SIGEP 2018

SIGEP 2018

En Italia

Novedades Sigep 2018

Matteo Salvatori, gerente general de Casa Italia, quien acaba de regresar de esta importante feria internacional de gelatería realizada en enero, compartió las principales tendencias en sabores y productos

UNA VEZ MÁS LA FERIA SIGEP presentó atractivas novedades en enero de 2018. “Cada año se notan las tendencias, moviéndose de acuerdo a lo que son los países”, dijo Matteo Salvatori, gerente general de Casa Italia, quien como es habitual asistió con el objetivo de traer lo mejor del mundo de la heladería a Chile.

Este año la feria Sigep convocó a 210 mil visitantes de 180 países, con una media de más de 40 mil personas por día. “Esto confirma, a nivel de público y adhesión, cuánto ha crecido el sector. Es una feria exitosa, donde a los visitantes se les entrega una experiencia sensorial total del mágico mundo del helado. Pueden apreciar los mejores productos, vitrinas, y todo lo que gira en torno al producto de excelencia”.

A nivel de sabores para helados, Salvatori indicó que este año hay mucho énfasis en todo lo que proviene del Reino Unido y Estados Unidos. Es el caso de Banoffee, un plátano con toffee, la torta de zanahoria y una salsa de jengibre. “Hay también una tendencia hacia las especias, desde Asia, Sudeste Asiático, Europa, de la mano del auge de la cocina y el desarrollo de los restaurantes. El mundo del chocolate, especialmente el ligado a las avellanas, sigue arriba en las preferencias”. También comentó que además de Italia se observa un desarrollo interesante en heladería en Eslovenia, Eslovaquia, Polonia, Turquía y China.

El ejecutivo señaló además que las frutas, especialmente las de América, están siendo más conocidas en Europa, como la papaya, la guayaba y la lúcuma, y otros frutos que ellos llaman exóticos. “Países que siempre han sido muy clásicos, de a poco están levantando barreras. Se crea así un mixer multicultural que antes no existía”.

Respecto a la recepción de los productos que Casa Italia importa, Matteo puntualizó: “Todo se recibe bien, pero hay que saber comunicar la oferta, pendientes del público al cual acudimos. Los que están acostumbrados a salir del país, para ellos es automático aceptar o atreverse al cambio de tendencias. Con quienes no han tenido la oportunidad, nos detenemos a explicarles con un discurso más familiar”.

Este 2018 Casa Italia desea acercarse aún más al cliente, con información y novedades, a través de charlas y apoyo constante. “Hay clientes que nos consultan cómo combinar ciertos insumos, o cómo insertarlos al mercado con un nombre atractivo. Para todos ellos prestamos ayuda técnica y profesional”.

Sobre el formato, Salvatori explicó que si bien no son presentaciones nuevas a ojos de los europeos, sí lo son para el mercado latino. Está la tendencia a decorar con productos exclusivos, desde hojas de oro que se comercializan en Oriente Medio, hasta láminas de chocolate con la marca de la heladería impresa, personalizando las heladerías, incluso los conos. Tal como lo hace la empresa Modecor, que acaba de formar parte del grupo Mec3 Italia, quienes realizarán un ambicioso proyecto a mediano plazo. “La idea es crear la presentación de un alimento, de un plato, de un postre de manera más compleja y personalizada. Para que tu producto sea tu espejo, de lo que quieres lograr como heladería”.

Hay conciencia de que el mercado está cambiando. Factores como ubicación, cuál va a ser el local, posicionamiento en el mercado, son trascendentales. Ante esto han entrado fuerte los carritos y los food truck, también para heladerías, que permiten una tremenda libertad e implica invertir sólo una vez. “Gracias a esto la gente puede consumir el alimento o helado en la calle, paseando, cambiando la costumbre histórica chilena de consumir dentro de un local y sentado en una mesa”, dijo Salvatori.

A LA VISTA Y ARTESANAL

En cuanto a maquinaria, estas se han vuelto más pequeñas, económicas y fáciles de adquirir. De hecho es fácil e inmediata la producción de un sabor en cantidad acotada, para mostrar y testear en el público. “Son fáciles de colocar en cualquier punto, incluso encima de una mesa. Todo el desarrollo del amoblado se ha presentado a la vista, con luces y transparencia, para comunicarse de manera más abierta y confiable con los clientes. Es el caso de los mantecadores verticales, con tapa de frente transparente. Esto ha cambiado la forma del consumo y la exhibición mientras se produce. Hoy la tendencia es la mantecación constante frente al cliente, lo cual es viable siempre y cuando sea en restaurantes con alto consumo y flujo de personas”, indicó el gerente, quien agregó que son productos más puros, artesanales, ricos, cuidados y frescos, pues están recién salidos de la máquina.

Al consumidor también le está atrayendo el producto artesanal como alimento. “Eso va de la mano con empresas que dotan las heladerías de vitrinas, mobiliarios, etc., hechos a medida, también artesanales para mantener esta línea noble, de acuerdo al diseño requerido por el cliente. Además vemos una tendencia a la instalación de heladerías de barrio en regiones, algo inimaginable hace veinte años. Se ubican en barrios estratégicos, que permiten que el cliente lo consuma todo el año”, dijo Matteo. Esto se potencia gracias a que la facturación del rubro ha mejorado claramente, y a que se está interpretando de manera diferente el valor añadido del helado, como postre y alimento. “El cliente está llegando a preferir más el producto artesanal, más fresco, personalizado y de tu gusto, comparado con el industrial, más predefinido y formal”.

Sobre el comportamiento del chocolate, Salvatori dijo que es un producto noble, con un tremendo crecimiento. “La gente además se está culturizando. Tal como Perú hizo famosa su gastronomía en el mundo, Ecuador, por ejemplo, está invirtiendo muchísimo en esto, y lo está haciendo muy bien. El made in Ecuador relativo al chocolate se está masificando”. El experto señaló además que en Chile la gente está aprendiendo a cómo consumir, beber y comer el chocolate todo el año. Se han creado locales que no sólo producen chocolate en invierno, también hay más bombonería, con rellenos personalizados. Ante esta realidad, Casa Italia ha potenciado el consumo del chocolate caliente con la línea Fiorentini. Con ella atienden tanto a los profesionales como a los hogares, con bases de medio kilo, 1 kilo, o potes pequeños de 200 gramos (novedad desde este año). “Hoy es posible personalizarlo con la marca del cliente. Además, a los sabores con fruta liofilizada de la Patagonia, se añadirán líneas con especias, manteniendo el elegante sello italiano que nos caracteriza”.