REFUGIO UNO BY SEARCHING THE DODO, FARELLONES

Refugio Uno By Searching The Dodo Farellones

Refugio Uno By Searching The Dodo Farellones

LA PERMANENTE BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD


• ES LO PRIMERO QUE SE VE AL LLEGAR A FARELLONES. ESTE NUEVO LODGE DE MONTAÑA, EMPLAZADO EN LA CURVA 39, RODEADO DE UN ENTORNO PRIVILEGIADO, QUIERE HACER SENTIR A LOS HUÉSPEDES IGUAL O MEJOR QUE EN SUS CASAS, CON UN SERVICIO DE CALIDAD, CERCANO Y PERSONALIZADO. UN LUGAR CON HISTORIA QUE ENTREGA UNA EXPERIENCIA EXCLUSIVA, ADAPTADA A CADA CLIENTE.


Cristóbal Luna, gerente general

TODO COMENZÓ EN 1924, CUANDO LA FAMILIA EDWARDS EMPEZÓ A CONSTRUIR EL PRIMER REFUGIO CORDILLERANO DE CHILE, en una época en la que no existía camino y los materiales se subían con mula. Estuvo listo en 1930. Hoy la esencia sigue viva y se proyecta en lo que es Refugio Uno: hotel boutique en Farellones, con increíble vista, cuidados jardines, y una piscina a dos mil metros de altura que se adapta en temperatura a las dos temporadas (37 grados en invierno). Y a pesar que se modificó la cocina, el mobiliario, los muros, el sistema eléctrico y sanitario, la mística del refugio original está intacta. Tanto así que las maderas crujen. Nunca se pensó demoler la casa, botar las paredes o cambiar el piso, y junto a la decoradora Virginia Figueroa – esquiadora, relacionada con temas de montaña –, se concretaron ideas para mantener ciertos detalles, sutilezas y particularidades de esos años, con las comodidades necesarias para el hotel.

Cristóbal Luna, quien ha dedicado veinte años a desarrollar la hotelería y el turismo es el gerente general de Refugio Uno, que pertenece a la marca Searching the Dodo, de la que Luna es propietario. Después de trabajar en hoteles, el empresario se dedicó a las asesorías, creando proyectos desde cero, reformulando conceptos o modificando el tipo de servicio, siempre con el interés de tener algo propio. “Llegué acá a través de mi consultora Be Hotels. Los nuevos dueños de la casa me contactaron para establecer un hotel, definir el tipo, el estilo. Les terminé arrendando 15 años y acá estamos”.

EL LODGE

Refugio Uno lleva casi cinco meses abierto. Es el único lodge de la zona con todo incluido, con espacios envidiables y habilitado los doce meses del año, característica importante de resaltar. “De alguna manera el mercado ha reconocido este destino como uno de nieve, y cuando termina el invierno miramos al mar o los lagos. Queremos potenciar la zona permanentemente”, dice Luna. Por eso es que han creado alianzas con El Colorado (y Parque Farellones), Valle Nevado y La Parva, para complementar las tarifas y fortalecer la de verano. En la temporada de nieve incluyen tickets para esquiar y traslado hacia las canchas. En la de “no nieve” hay convenios con los centros de ski que abren los fines de semana para realizar caminatas, subir en los andariveles o ir a los bike parks. Incluso pueden gestionar los traslados desde Santiago, los arriendos de equipos para esquiar, paseos o cualquier actividad de interés.

Por otro lado hay tres helipuertos que han sido utilizados por huéspedes o personas externas que los arriendan. “La misma demanda empezó a preguntar. Luego de analizar el terreno y hacer las investigaciones en relación a la superficie, planicie, entre otros, nos dimos cuenta que funcionaba”. Luna dice que así fueron desarrollando las actividades de heliski con los centros de ski, y que con eso se comenzó a operar después de la marcha blanca de julio del año pasado. “Oficialmente abrimos a mediados de agosto de 2019, con programas que continuaron durante la primera parte de septiembre”. Lo anterior va de la mano con la intención de Refugio Uno de que no sea sólo venir al hotel, sino también vivir la montaña en su totalidad, considerando la adrenalina, pero igualmente la tranquilidad y conexión con la naturaleza. El entorno que rodea al lodge potencia esa posibilidad de contemplación. “Tenemos un espacio de cinco mil metros cuadrados, entre jardines y terrazas, que hacen único este lugar. Es luminoso, a la vez tenemos rincones perfectos para una lectura tranquila, o parrilla para asados cuando un grupo completo toma el hotel”.

Hay capacidad para doce personas en total, tomando en cuenta dos piezas con camarotes, perfecto para disfrutar del lugar con la familia. “Todas las camas tienen sábanas de 400 hilos y 100% algodón”, explica Luna, quien agrega que el foco principal es que los visitantes estén cómodos, en todo sentido. “Tal como en su casa. Es parte de nuestro concepto, al igual que la cercanía que buscamos mostrar”. Dice que intentan fomentar y crear nexos, o que se pueda conversar con el staff de cualquier tema relacionado con la contingencia económica, social, historia o viajes. Lo anterior se complementa con el recorrido por Chile o el mundo a través de literatura que tienen disponible. De todas formas la proximidad con los clientes va de acuerdo al criterio hotelero para captar cuando los visitantes prefieren mayor distancia. Esa misma línea de saber “leer” al huésped, indica que a pesar de tener protocolos y formatos de trabajo, tratan de ser flexibles para satisfacer a cada persona con sus necesidades. “Nos preocupamos por los detalles y preguntamos datos al momento de la reserva, para que cuando lleguen se sorprendan. Adecuamos la música u horario que quieren comer, y aunque trabajamos con un plato único, siempre hay opciones para las restricciones o alergias alimentarias”. Lo otro es que los platos van acompañados con el vino apropiado para resaltar los sabores.

Puré rústico cocinado con
merkén orgánico de lago Ranco
y lomo vetado preparado
en base a mantequilla de ajo
y romero. Salteado de
verduras: espárragos,
pimentones (de los tres colores)
y zapallo italiano



Toda la gastronomía del lugar está a cargo del chef Francisco Celis, quien desarrolla variedad de platos para así poder elegir según la información entregada por los clientes, tomando en cuenta la disponibilidad de los proveedores con los que trabajan. “Compramos productos de temporada en ferias, pescaderías, carnicerías orgánicas, y el agua que servimos es de montaña, la que se reparte a los refugios desde la red de la Junta de Vecinos”. Luna dice que esas decisiones son parte de las políticas de sustentabilidad que han adquirido. “El objetivo es ser sostenibles en todas las áreas. Las personas que trabajan acá llevan casi cincuenta años. Es una familia que conoce las anécdotas y ha pasado por las diferentes etapas. También intentamos proveernos, dentro de lo que se puede, con gente de Farellones. A ello se suman las luces, que son Led. Reciclamos materiales y sólo usamos amenities que se van rellenando”. Además las botellas son polímeros reutilizados, orgánicas y biodegradables.



Mix de lechugas con zanahorias y chips de coco

EVENTOS

El hotel no se enfoca solamente en el alojamiento, ya que desarrollan eventos de hasta 200 personas. “Para grupos de más de 30 lo hacemos con una banquetera. Hemos realizado reuniones familiares, de empresas, y en marzo tenemos el primer matrimonio”. Luna indica que tienen una alianza con un alojamiento que está a menos de dos minutos cuando requieren de más hospedaje.

La historia del lugar también avala aventurarse en el ámbito de los eventos: la casa estuvo arrendada por la marca Corona durante cuatro años, utilizando la terraza para los Corona Sunsets que se disfrutaban en invierno, actividades conocidas por esquiadores o gente de montaña.

EN BUSCA DE LA FELICIDAD

En Refugio Uno lo principal es que el huésped disfrute y busque la felicidad, anhelo presente al momento de decidir viajar. “Ya sea por un paseo en pareja, familiar, para fidelizar un equipo de trabajo, conocer un lugar en particular. Siempre se busca algo, una felicidad más allá”. Cristóbal explica que la marca – Searching the Dodo – en la que está emplazado Refugio Uno, existe en base a ese concepto. “En general con los hoteles que vayamos incorporando pretendemos lo mismo: buscar esa felicidad, aunque muchas veces no se logre alcanzar en su totalidad. Es la permanente búsqueda y camino recorrido lo que genera satisfacción. Cuenta que Dodo era el ave no voladora más grande que se extinguió el año 1500 y que vivía en las Islas Mauricio. El mito dice que siempre se siguió buscando esa ave.

La idea de Cristóbal Luna es tener más hoteles de estas características en distintos destinos turísticos del país. “El plan es encontrar nuevas opciones en este formato de arriendo, darles un estilo o sello propio y que estén manejados por la marca principal, que tiene una mirada vanguardista en términos de lo que es este rubro en Chile”. Dice que la pequeña hotelería muchas veces empieza a decaer en el tiempo con su servicio, la comida o el ambiente, por no tener una escalabilidad suficiente o un concepto bien implementado. Contra eso quieren luchar. Aspiran a desarrollar productos que marquen la diferencia y que sean un aporte. “Con Refugio Uno el plan es crecer. Nos gustaría construir más habitaciones, y ampliar el área común para seguir evolucionando con este proyecto que tiene gran potencial, y que hasta la fecha ha sido bien recibido por los más de 800 huéspedes que han llegado”.

Destacado

Tarifas

Temporada alta: 21/6 - 20/9

- (3) Habitación con cama king, vista a la montaña y baño privado ($374.000)

- (1) Habitación con cama queen y baño exterior ($252.000)

Temporada baja: 21/9 - 20/6

- (3) Habitación con cama king, vista a la montaña y baño privado ($244.000)

- (1) Habitación con cama queen y baño exterior ($164.700)

Valores promocionales (temporada baja del primer año de apertura)

- (3) Habitación con cama king, vista a la montaña y baño privado ($180.000)

- (1) Habitación con cama queen y baño exterior ($120.000)

- Almuerzo: $20.000 p/p (incluye copa de vino, cerveza o bebida)

- Day use: $20.000 p/p (incluye botella de espumante y uso de las instalaciones)

- Desayuno de campeones para ciclistas: $10.000 (alimento proteico, hidratación, fruta, entre otros). A partir de enero se está implementando

Todas las tarifas de alojamiento incluyen desayuno a la mesa: granola casera, pan de masa madre, jugos naturales, huevos a pedido; almuerzo o cena en tres tiempos: entrada, comida y postre; mesón de café y té, bar abierto: vino, espumante, cervezas y bebidas no alcohólicas. De 17 a 22 horas.

Todas las tarifas de alojamiento durante la temporada de nieve incluyen tickets para esquiar y traslados a centros de ski.

Todas las tarifas de alojamiento tienen la posibilidad de utilizar el Honesty Bar para que los huéspedes consuman a gusto (lo descrito anteriormente + destilados), y luego dejen el registro en una libreta.

 

Refugio Uno by Searching the Dodo

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 17 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más

Area Comercial y Suscripciones