MARINA DEL FUY LODGE

Marina del Fuy Lodge

Marina del Fuy Lodge

COMO EN CASA Y A ORILLAS DEL PIRIHUEICO


• CON CLARA IDENTIDAD DENTRO DE LA RESERVA BIOLÓGICA HUILO HUILO, ESTE HOTEL OFRECE UNA EXPERIENCIA DONDE LOS VISITANTES SE HACEN PARTE DE UN PARADISÍACO PAISAJE DEL SUR CHILENO, Y GOZAN LAS COMODIDADES DE LA HOTELERÍA MODERNA, INCLUIDA LA MEJOR CONECTIVIDAD DE LA ZONA.
• UBICADO JUNTO A PUERTO FUY Y CON HABITACIONES QUE BRINDAN VISTAS AL LAGO O MONTAÑAS, EL LUGAR SUMA EN SU OFERTA UNA GASTRONOMÍA PROPIA DESARROLLADA POR UN NUEVO CHEF, QUIEN JUNTO CON RENOVAR LA CARTA Y DESTACAR LO ESTACIONAL Y LOCAL, TANTO EN PRODUCTOS COMO EN TRADICIÓN, BUSCA QUE LA COCINA DEL RESTAURANTE AGUA FUY SEA RECONOCIDA POR SU PROPUESTA Y DEDICADO TRABAJO DE INVESTIGACIÓN.


José Ignacio Araya, gerente
de Marina Fuy y de los hoteles
del complejo principal de la
Reserva Biológica Huilo Huilo

ACOGEDOR Y FAMILIAR, MARINA DEL FUY LODGE ES UN HOTEL BOUTIQUE CAPAZ DE HACER LA DIFERENCIA DENTRO DE LA RESERVA BIOLÓGICA HUILO HUILO. El lugar está a orillas del lago Pirihueico y junto a Puerto Fuy, tranquilo pueblo de la Región de Los Lagos, entre cuyas principales actividades figura el zarpe y arribo de la barcaza que lleva hasta la localidad de Pirihueico, en un viaje de dos horas y 45 minutos. Encantado con esta localidad, Víctor Peterman, fundador de la reserva biológica, se interesó en construir aquí para entregar una opción de hospedaje junto al lago, y a la vez ser un aporte para la comunidad aledaña, por ejemplo ayudando a levantar su turismo. 







Al arribar el hotel se aprecia como una enorme y acogedora casona de madera, inserta en un paisaje donde la selva valdiviana es protagonista. Dentro de sus instalaciones aquella sensación se acentúa, y a través de amplios ventanales se disfruta una privilegiada vista al lago y al complejo volcánico Mocho-Choshuenco. El diseño se inspira en la naturaleza local y está pensado para vincularse con esta. La estructura es obra del arquitecto Rodrigo Verdugo y su construcción se adecuó al entorno, sin necesidad de modificarlo. Para el levantamiento de sus tres plantas y dos alas diferenciadas, se usó fierro revestido en maderas propias de las especies del bosque nothofagus que reina en Huilo Huilo. De esta forma, espacios comunes y habitaciones de Marina del Fuy lucen una estética elegantemente rústica, donde abundan matices y formas propias de troncos y ramas. El ambiente se inunda de tonos tierra y se mezcla con mobiliario clásico, también con detalles de piedra local. Inevitablemente se logra especial calidez, cualidad reforzada por el tipo de servicio que aquí se encuentra.

En Marina del Fuy trabajan 25 personas – cifra que en temporada alta puede llegar a 50 –, donde se procura dar una atención personalizada, incluyendo detalles tales como tratar a los huéspedes por su nombre y conocer sus posibles restricciones de alimentación, explica José Ignacio Araya, gerente de Marina del Fuy y de los hoteles del complejo principal de la Reserva Biológica Huilo Huilo. Favorece el hecho de ser un hotel pequeño que cuenta con 22 habitaciones, cuya capacidad máxima es de 44 o 46 pasajeros, sin considerar huéspedes que llegan a los departamentos contiguos, en Club Huillín, otra alternativa de hospedaje que Huilo Huilo ofrece junto al lago, y que usualmente es elegida por familias.

En general el público que llega a Marina del Fuy Lodge son chilenos que, en pareja o en familia, buscan disfrutar un destino distante y conectado con la naturaleza, sin que por eso tengan que privarse de comodidades. El hotel cuenta con restaurante y cafetería o salón de té, ofrece baños calientes en tinajas de ciprés, y tiene una piscina al aire libre cuyo diseño evoca la forma del lago Pirihueico, que prontamente se hará temperada para ser usada durante todo el año. Se suma una sala común donde, tal como ocurre en todas las habitaciones, hay televisión satelital. Marina del Fuy es el único alojamiento de la reserva con esa opción. Asimismo, gracias a que el pueblo cuenta con señal 4G, el hotel goza, además, de la mejor conectividad del complejo.

NATURAL Y CÓMODO EN TODA ESTACIÓN

Las habitaciones de Marina del Fuy Lodge se distribuyen en tres plantas del hotel. Las hay de tres tipos: Estándar, Superior y Suite, con 15 m2, 25 m2 y 40 m2 respectivamente. Las categorías Superior y Suite tienen terraza con vista al lago o al complejo Mocho-Choshuenco, y todas cuentan con detalles propios de una línea de sustentabilidad seguida por la reserva donde se incluye, entre otros, amenities de envases compostables. En ese sentido el hotel utiliza bolsas de basura biodegradables y trabaja la reutilización de aguas. Otro detalle de las habitaciones es su equipamiento con aire acondicionado y ventilador de techo, comodidad exclusiva en Huilo Huilo, desarrollada sobre todo para los días de intenso calor veraniego en Puerto Fuy, cuando el termómetro alcanza los 30ºC.

Al llegar el frío, los espacios están preparados para dar el mejor cobijo, ya sea con chimeneas o calefacción. Y es que entre las preocupaciones más esenciales del hotel figura que sus huéspedes disfruten al máximo y cómodamente, tanto dentro como fuera de sus instalaciones. Así lo destaca José Ignacio Araya, quien agrega que la intención es integrar a los pasajeros en el entorno. El gerente ejemplifica mencionando la salida directa al lago Pirihueico, con una pequeña y muy próxima playa apta para el baño, además de un muelle. De alguna manera – dice Araya – Marina del Fuy es un hotel de estación, esto es, ideal para gozar tanto en verano como en invierno. Su temporada alta está entre los meses de diciembre y marzo, habiendo también puntos de alta demanda durante las vacaciones de julio y Fiestas Patrias. La ocupación promedio en un mes, como el pasado septiembre, alcanzó el 80%. El resto de la reserva llegó a 40%, considerando la misma fecha. La preferencia se puede advertir en un alto puntaje dentro de la plataforma Booking.com, donde Marina del Fuy llega a 9.1, mientras que la calificación del complejo principal alcanza 8.8. “Es un muy buen producto, similar a toda la oferta de Huilo Huilo, pero con identidad propia”, indica el ejecutivo, argumentando que probablemente ayuda en su exitosa recepción, el hecho que el lodge presenta valores más asequibles respecto de otras opciones de la reserva, sumando a ello su servicio personalizado y privilegiado emplazamiento.

La estadía permite disfrutar todas las instalaciones, servicios y actividades de Huilo Huilo, incluidas las excursiones a los saltos de agua o laderas del Mocho-Choshuenco. El Pirihueico se puede disfrutar, por ejemplo, con navegación tanto en kayak como en barcaza o lancha, medio que lleva – en un viaje de 15 minutos – hasta las termas de la reserva.

En tierra otra vez, el Sendero Rodolfo Hoffman invita a caminar y – tras dos horas y media bordeando el río Fuy – llegar a los alrededores del hotel Nothofagus, distante dos kilómetros de Marina del Fuy. El circuito se une al Sendero del Poeta Elicura Chihuailaf, sobrecogedora ruta entre elevados árboles, inaugurada este año, y que también llega al complejo principal de Huilo Huilo.

NUEVOS Y CLÁSICOS SABORES EN AGUA FUY

Chef Stefano Puls
Chapalele de pato y su chicharrón es una propuesta que lleva magret confitada en romero, murta, puré de membrillo y mix de hierbas cultivadas en el huerto de la reserva Amankay ($9.500)
Risotto con puré de zapallo camote y albahaca va acompañado de bombón frito, hecho con mechada de cordero al vino tinto y ajo, también frito ($12.000)

Para hablar de la gastronomía del hotel, es imprescindible referirse al interesante proceso de transformación que experimenta. Se enmarca en una renovación general de la cocina de Huilo Huilo – labor a cargo de su chef ejecutivo, Claudio Navarrete –, que no obstante sigue una línea propia que la diferencia de cualquier otra propuesta culinaria en la reserva biológica. El desafío lo tomó Stefano Puls, cocinero de origen brasilero que se integró en julio recién pasado al equipo, quien ya concretó la nueva carta del restaurante Agua Fuy. Con capacidad para atender 34 comensales, este comedor abierto para pasajeros y público general no tenía recambio de platos hace tres años. Hoy cuenta con originales apuestas en una selección de 17 preparaciones, incluyendo sopas, entradas, pastas, y principales en base a pescados y carnes, como jabalí y ciervo, además de opciones vegetarianas – carpaccio de betarraga, por ejemplo – y cuatro alternativas de postre.

La nueva carta de Agua Fuy incluye Gravlax, entrada preparada con trucha del río Fuy: huevo pochado, poleo, piñones con mantequilla y perejil, más una ensalada de papas con hinojo, apio y manzana verde ($8.500)
Pera pochada en jugo de murra, es un postre que lleva en su relleno mousse de praliné de avellana. Se acompaña de harina tostada dulce, toronjil y merenguitos ($6.500)

José Ignacio Araya explica que en el proceso de cambio y presentación de la nueva carta se sigue, en gran medida, la línea de la cocina del restaurante del complejo principal de Huilo Huilo, Nothofagus, esto es, uso de productos locales y platos con identidad. Sin embargo las diferencias se hacen inevitables, dado que el pueblo de Puerto Fuy tiene cualidades distintas a otras localidades aledañas a la reserva. El clima, por ejemplo. Este es un lugar mucho más frío y caluroso según la época del año. Por eso la propuesta culinaria se hace con mayor cantidad de nutrientes, capaces de reponer el gasto calórico. 

Carpaccio de ciervo con azúcar morena y pimienta de canelo, es un plato que también lleva los aromas y sabores del poleo, queso parmesano y dressing de murta ($9.900)
Baked Alaska relleno con helado de rosa mosqueta, acompañado de frutillas salteadas, con pimienta negra y salsa de vainilla ($5.900)
Estofado de jabalí al vino tinto se prepara con tocino, zanahoria, apio y champiñones. Se sirve con crocante masa de hoja, puré de manzana y papa ($13.900)
Leonel Navarro; Stefano Puls; Roberto Treumun y Javiera Muñoz

Stefano Puls explica que los platos resaltan la historia de las preparaciones, enriqueciendo su personalidad y la cercanía con la naturaleza circundante, los árboles y el lago, principalmente: “La idea es ocupar cada vez más elementos locales. Por ejemplo tuvimos la temporada de digüeñes, y en verano es época de berries. Los platos van cambiando gradualmente conforme los frutos de la naturaleza, y así ocupar productos frescos. Trabajamos en conjunto con el huerto de la reserva, donde hay una gran variedad de hierbas (…) Me estoy empapando de todos los recursos e ingredientes locales, de sus temporadas, y de cómo se preparan localmente. Para mí es un año de estudio, lo necesito para mimetizarme con el ambiente. Queremos que la gente sepa que acá se está cocinando bien. Por esa razón no se está haciendo una carta por hacerla, queremos que se note que hay un trabajo de investigación y aprendizaje”.

Resulta necesario señalar que la cocina de Marina del Fuy es diferente a cualquier otra que se pueda disfrutar en Huilo Huilo, sin ser competencia. En palabras del chef, “son cocinas distintas, montadas por profesionales distintos (…) Hay una línea a seguir, una ideología, pero no se deja de lado la creatividad y estilo de cada uno”. ¿Cuál es el sello de la cocina de Puls? “Soy un poco clásico para cocinar, me gustan las técnicas antiguas. Son bases que uno debe saber y manejar bien. Por ejemplo en mis cartas siempre vas a encontrar huevo pochado, algo que todo cocinero debe manejar y presentar. Me muevo un poco más por lo clásico, pero no me define”.

 

Marina del Fuy Lodge

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 17 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más

Area Comercial y Suscripciones