LAS MAJADAS DE PIRQUE

LAS MAJADAS DE PIRQUE

Las Majadas de Pirque, una experiencia integral

Hace poco más de dos años que estrenaron el proyecto completo, con el palacio, las residencias y el restaurante, y la recepción ha sido exitosa. Recibieron 18 mil visitas el 2017 y esperan aumentar la cifra este año, manteniendo las conversaciones y espacios de integración como pilares fundamentales

Pilar Rodríguez, chef ejecutiva

SON 8,5 HECTÁREAS las que cobijan a Las Majadas de Pirque, en las cuales se despliegan más de mil árboles centenarios, un castillo que data de 1907, que fue totalmente restaurado para su uso como centro de conversaciones, las residencias – hotel – con 50 habitaciones, y un restaurante con un equipo gastronómico liderado por la destacada chef Pilar Rodríguez.

Este particular proyecto, gestado por los empresarios Wenceslao Casares y Pablo Bosch O., al que luego se sumó Diego Valenzuela, busca ser una fábrica de capital social, un generador de espacios creado para desarrollar confianzas a través de un modelo de negocios que aúna personas distintas, con objetivos comunes.

El arquitecto Teodoro Fernández estuvo a cargo de dar nueva vida al palacio, ya que tras algunos terremotos y el paso del tiempo estaba bastante dañado. “Construimos un edificio de hormigón, armado y anclado a la estructura externa, guardando y cuidando el patrimonio”, explica Pablo Bosch K., gerente general de Las Majadas de Pirque, quien ha estado en todo el proceso de refacción.

A ello se suma el trabajo realizado por Alejandra Bosch, con el rediseño del parque – que alcanza las 8 hectáreas –, Arturo Lyon, quien diseñó las residencias y el restaurante, y Santiago Valdés, quien lideró el interiorismo.

“Todo se hizo en conjunto, incluso recuperamos maderas que sirvieron de base para generar nuevas estructuras”, recuerda Bosch, destacando una en particular: una mesa ubicada en el centro del restaurante fue creada con un  árbol que nació, creció y cayó en Las Majadas y que pudieron reutilizar.

El proyecto completo – palacio, residencias y restaurante – estuvo listo en mayo de 2016. Con un equipo de 80 personas, gente que en su mayoría vive en Pirque y Puente Alto, potencian un ambiente laboral positivo, tranquilo e inspirador.

Palacio Las Majadas de Pirque
Pablo Bosch, gerente general de Las Majadas de Pirque

CENTRO DE CONVERSACIONES

En Las Majadas de Pirque no se hacen matrimonios, tampoco lanzamientos de productos a cargo de productoras. “Queremos que las cosas pasen de cierta manera, con una lógica para compartir. Los espacios no están preparados para hacer grandes producciones, sí para tener buenas conversaciones”, señala el ejecutivo.

También se han preocupado de cultivar excelentes relaciones con los vecinos y empresas de la zona. Hay vinculación directa con las viñas y diversos actores del turismo local, con el objetivo de articular un destino enoturístico. Lo otro es que se han relacionado con el Mercado Origen, perteneciente a la Fundación Origen. “Tratamos siempre de articular trabajos en conjunto, buscar socios y ofrecer así una oferta de valor que sea buena para los turistas y beneficiosa para la comuna”, indica Bosh.

Durante el 2017 recibieron 18 mil personas. En el primer semestre de 2018 registraron 10 mil, por lo que estiman será un muy buen año. “Estamos apuntando a captar público corporativo de otros países. En septiembre del año pasado nos abrimos al turismo, trabajamos con agencias de viaje, lo que nos ha abierto un nuevo nicho”, cuenta el gerente.

Marcelo Saldaña, sous chef

PROPUESTA GASTRONÓMICA

Ser un ente facilitador para el desarrollo de la gastronomía en Las Majadas de Pirque: así define su rol la destacada chef Pilar Rodríguez, quien explica que el proyecto se generó hace más de un año. “Mi experiencia me ha enseñado que no sólo hay que armar la carta, se debe facilitar el trabajo y pensar en el espacio a desarrollar, diseñar una propuesta que tenga un sentido de propiedad del lugar donde se está”. Así lo planteó y le encontraron razón. Tras varias pruebas, desarrolló una gastronomía propia de Las Majadas, con un sello que refleja los pilares fundamentales que ellos transmiten día a día, centrados en la importancia de compartir, de privilegiar los espacios abiertos.

Así nacieron las Fuentes Majadas, bien recibidas por el público – corporativo y turista final –. “Tienen un estilo contemporáneo, siempre rescatando lo sencillo, es como estar en casa”, dice Bosh. Consideran dos alternativas de platos principales, dos acompañamientos  y una ensalada. También ofrecen una selección de empanaditas (sobrecostilla y chanco, espinacas, cebolla acaramelada y callampa de pino, pulpo asado y betarraga), variedades de ensaladas, pastas frescas caseras, sopas, pescados, aves, diversos cortes de carne, sandwichs y acompañamientos diversos, desde papas majadas hasta puré de pallares. Hay opciones para veganos.

Sopa de betarraga y queso de cabra fresco frito

Marcelo Saldaña, sous chef, asegura que buscan la mejor calidad en productos locales. Para ello trabajan con proveedores de la zona para reflejar lo que es Pirque y el valle: quesos de cabra y de vaca, vegetales orgánicos, vinos, aceites, mermeladas, miel, huevos, leches vegetales y más.

Pilar Rodríguez viaja una vez a la semana a Las Majadas, y se queda dos a tres días en promedio, tiempo que dedica a ver nuevas propuestas y analizar ideas. Cada mes tienen una viña invitada, y hay sugerencias de maridaje con vinos locales.

A la carta del restaurante se suma una amplia oferta para empresas que realizan actividades corporativas. El mismo equipo ve estas opciones: desayunos especiales, picnics, asados a la chilena, menús de tres y cuatro tiempos, cordero al palo y lunch box, entre otras alternativas. “La propuesta responde a lo que es Las Majadas. Tenemos carta libre, con cortes de carne, pescados, pastas, ocho acompañamientos…nada nos limita. Nuestras guarniciones van fuera del plato, en un pocillo, para que la gente pueda seguir compartiendo”, explica la chef.

Consomé de ave: pollo de pradera con huevo pochado orgánico, sobre puerros al vapor
Minestrone de vaca y hongos
Fuentes Majadas con merluza austral, salsa de queso de oveja, sobrecostilla, vegetales grillados, puré de porotos pallares, ensalada de espinaca y berros en manzana verde, nueces endiabladas y queso azul
Tarta de nuez

RESIDENCIA

Madera, hormigón y vidrio son los materiales que emplearon en la construcción de las 50 habitaciones (dos Premium, cuatro Superior y 44 Majadas), y espacios comunes de la residencia de Las Majadas de Pirque, destinadas a entregar una oferta hotelera distinta. A cargo de la oficina de arquitectos Lyon-Bosch, invita al descanso y la desconexión. Incluyen wi-fi, calefacción y servicio de lavandería. No cuentan con televisión ni servicio de frigobar. Esto último para que el huésped baje a las áreas comunes a disfrutar de una buena conversación y comparta con familia y amigos.

Volcán de chocolate y helado de poleo

Las Majadas de Pirque

Las Majadas de Pirque está a 50 minutos de Santiago y abre de lunes a domingo. Todas sus instalaciones  cuentan con acceso para discapacitados.

El restaurante tiene capacidad para 150 personas considerando terrazas, con un ticket promedio de $18.000. Horario de almuerzo: de 12:30 a 15.30 horas, y cena: de 19.00 a 22.00 horas.