Hace una década regresó al país para embarcarse en un proyecto que la ha convertido en embajadora de la gastronomía chilena. Actualmente festeja que, luego de formarse en la prestigiosa escuela de artes culinarias Le Cordon Bleu de París y conocer in situ el riguroso trabajo de la cocina francesa...

  • Hace una década regresó al país para embarcarse en un proyecto que la ha convertido en embajadora de la gastronomía chilena. Actualmente festeja que, luego de formarse en la prestigiosa escuela de artes culinarias Le Cordon Bleu de París y conocer in situ el riguroso trabajo de la cocina francesa, haya encontrado en el valle vitivinícola más reconocido de Chile el lugar perfecto para vivir allí su gran pasión.

Texto: Cristina Álvarez / Fotografías: Pilar Rodríguez Food & Wine Studio

Pilar junto a los periodistas, cronistas y sommeliers que celebraron los diez años de Food & Wine Studio

PARA LA CHEF PILAR RODRÍGUEZ, nunca fue una estrategia de marketing ligarse al connotado mundo del vino colchagüino para desarrollar su amor por la cocina. Sin embargo sus pretensiones fueron más allá: empezar de cero con un proyecto culinario propio en una zona donde no había mucho en términos enoturísticos, pero atractivo pues todo estaba por hacer.

En ese tiempo – año 2003 – el suceso “Valle de Colchagua” estaba recién comenzando, casi no había hoteles para hospedarse, tampoco restaurants, y en el mapa gastronómico sólo estaba el Club Social de Santa Cruz. “Antes de venirme mi mamá me dijo: ‘acá está pasando algo genial, están abriendo una Ruta del Vino’. Cuando llegué ya había algunas viñas abiertas al turismo con una oferta básica: un recorrido y probar tres vinos”, recuerda Pilar.

En tierras del viejo mundo, específicamente Francia, uno de los países famosos por su tradición vitivinícola, la chef le toma particular amor al vino, “allá me empapé de su poesía, lo que el vino involucra, lo que hay que esperar, porque también es paciencia y cariño por el proceso, algo que mucha gente acá no se da cuenta. En las calles todos esperan el vino de temporada, lo discuten e intercambian opiniones sobre las añadas anteriores. También está la temática del maridaje, algo que tampoco había en Chile hace diez años, a pesar de ser un país productor”.

Así, sin mucha claridad, comenzó a abrirse paso por los incipientes caminos del vino en Colchagua. Primero se radicó en Pichilemu para asociarse con su hermano Andy y vender sus preparaciones puerta a puerta. Después de un tiempo, en solitario, entró de lleno en el mundo de la banquetería con almuerzos familiares y luego bautizos. El vino, sin embargo, comenzó a tomar protagonismo cuando se atrevió a elaborar menús de maridaje, “al principio fue difícil. Afortunadamente apareció MontGras, una de las primeras viñas que creyó en mi proyecto. Fue así que comencé”.

Tener que viajar desde Pichilemu y el paulatino aumento de sus actividades en Santa Cruz, la obligó a buscar en esta última ciudad un centro de operaciones, momento en que José Miguel Viu, gerente general de viña Viu Manent, le propuso formar una sociedad estratégica, “me ofreció una casita en medio de sus viñedos, en Cunaco, la cual podía remodelar a mi gusto…Traer todo lo que había adquirido y hacer desde ahí mis eventos”. Así, en 2006 fue que nació lo que hoy conocemos como Pilar Rodríguez Food & Wine Studio.

TRABAJAR DESDE LA GENEROSIDAD

Pero la historia de Pilar se comenzó a escribir antes. De hecho formaba parte de la industria de la moda: por diez años fue directora de marketing de Tommy Hilfiger USA para Latinoamérica y el Caribe, una experiencia que ciertamente la ayudó a visualizar cómo llegar a un territorio y posicionar una marca, y poner en práctica una rigurosa filosofía que consiste en buscar permanentemente la armonía en sabores, texturas y colores, ubicando en lo alto los orígenes de cada ingrediente usado en las preparaciones, inspirándose, sobre todo, en el terroir chileno y en su conocida pasión por el vino.

Por eso, para celebrar los diez años, Pilar ha confeccionado un calendario de actividades hasta abril de 2017. Entre otras se encuentra la creación del menú “Degustación con armonía de vinos de 3, 4 y 5 tiempos”, donde se podrán probar vinos de grandes y pequeños productores de Colchagua cuidadosamente seleccionados. Así, Food & Wine estará abierto de 13:00 a 15:00 horas los días sábado y festivos. En tanto, cada domingo el estudio ofrecerá en el mismo horario el “Menú Terruño”, con platos que Pilar exhibe en su libro del mismo nombre. Se trata de una opción más familiar, con un precio promedio de $20.000 por persona más el servicio. Esta idea “es para mostrar al público que hay periodicidad en nuestro servicio Food & Wine Studio”, cuenta la chef.

Otro de sus proyectos es realizar eventos en su taller-estudio, donde cocinará con reconocidos chefs chilenos. Sus clases de cocina también se incluirán en la oferta de paquetes turísticos de la agencia de viajes Cocha. “Siento que debo estar más en Colchagua. Quiero desarrollar más cosas, no para que Food & Wine Studio funcione sólo como restaurant, sino que tenga vida con más actividades por las que fue creado: clases de cocina, un menú de degustación diario, comidas los fines de semana…Incluir nuevos productores, vinos de autor, integrar la chicha, el pipeño”, explica la profesional.

De igual modo expresa su interés por “hacer algo para la región, una actividad en torno a la gastronomía y el vino, pero fuera de temporada, mostrando todo lo que se produce en el valle y que tenga identidad con Colchagua”. Por eso, a raíz de la inédita visita que en mayo realizó a la zona Josep Roca – sommelier de El Celler de Can Roca, el mejor restaurant del mundo –, es que ella reflexiona: “es importante ver lo que tenemos, pero desde una mirada más generosa, debemos saber y beber nuestros vinos, necesitamos vender el valle”

La especialista señala también que trabajar mancomunadamente es hacer que la gastronomía se entienda como un eje de desarrollo fundamental para el enoturismo, razón por la que cree necesario “la existencia de más restaurants en Colchagua, con propuestas chilenas que demuestren que existe una relación con los productores locales, que tengan un sentido territorial”.

Cuando reflexiona sobre esta década al frente de Food & Wine Studio, Pilar Rodríguez espera aprovechar estos años de siembra en los que asegura ha sido porfiada, ello porque “lo que tengo no es parte de una estrategia de marketing, sólo estar convencida de que lo que estoy haciendo es promover lo que Chile tiene, ése es el corazón de mi proyecto…Celebrar lo que tenemos, nuestros sabores y el vino”. Y aunque la chef prioriza Colchagua, ha abierto espacios para mostrar otras regiones, siendo en ello fundamental su alianza con instituciones como ProChile y FIA.

Pese a que estos años son de pausado crecimiento y mucho esfuerzo, Pilar está agradecida: “cuento con un excelente equipo, con quienes tengo una relación muy cercana. Doy gracias también a José Miguel Viu por su generosidad, estando aquí he podido incluir otros vinos…Él siempre entendió que nuestra apuesta era mostrar un destino”.

La chef entrega una mirada positiva de la gastronomía nacional, que para ella es mucho mejor que antes: “años atrás se discutía qué era la cocina chilena. Hoy, sin embargo, estamos atentos a lo que está pasando y cada cocinero se esfuerza por mostrar lo nuestro. En regiones suceden cosas importantes, desde su propia identidad, por eso nuestra cocina tiene que ser cien por ciento territorial…Ahí está la verdadera riqueza de la gastronomía chilena”

Asado de tira y puré al ajo chilote
Sorbet de peras, damascos brulee, crocantes de zanahorias
Empanadas de pato al jugo en consomé de pato
Loco en su Leche

DIEZ AÑOS EN LA CASA 8

Con esta presentación, Pilar Rodríguez celebró de manera inédita su brillante trayectoria junto a cronistas gastronómicas, periodistas especializadas y sommeliers profesionales, además de amigos e invitados especiales. En el singular festejo la chef colchagüina desplegó un singular menú de siete tiempos, donde destacaron deliciosas preparaciones elaboradas en su totalidad con productos locales.

Todo ciertamente en armonía con exquisitos vinos, algunos clásicos de viña Viu Manent, como su ícono VIU 1, además de otros nuevos exponentes de pequeños productores del valle de Colchagua, entre ellos Diosai Brut, estrenado espumante de Maturana Wines, y un merlot de rica personalidad perteneciente a Vinos Lugarejo, ambos hechos de uvas provenientes de Colchagua Costa, Lolol y Paredones, respectivamente.

Pilar Rodríguez coronó el encuentro con sentidas palabras para los asistentes: “Gracias por el apoyo y cariño que me han brindado desde mis inicios, cuando decidí abrir este estudio de cocina. También a viña Viu Manent por la generosidad de compartir este espacio conmigo – la casa 8 –, donde puedo manifestar libremente al mundo la riqueza y diversidad de sabores que tiene Chile: cocinarle al vino con gastronomía chilena contemporánea”.

Pilar Rodríguez Food & Wine Studio

  • Carretera del Vino Santa Cruz, km. 37
  • Valle de Colchagua
  • Teléfono: (+56-9) 6899 0441
  • Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Skype: mpilar-rodriguez
  • Facebook: Pilar Rodriguez Food & Wine Studio
  • Twitter: @pilirodriguez

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 15 años cubre en forma amplia todo el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta nueva.

Leer Más

Area Comercial y Suscripciones

  • (+562) 2323 7073
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • www.chefandhotel.cl
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en instagram