CASA HOTEL HAIN

CASA HOTEL HAIN

Casa Hotel Hain

Hospedarse en clave selk’nam

Enamorados de la vida en Punta Arenas y sus alrededores, los dueños de este hotel llevan casi 30 años trabajando en torno a la cultura y naturaleza del Chile austral. Comenzaron aportando en el rescate gastronómico de la zona cuando esto aún no era tendencia, y hoy, desde hace más de diez años, lo hacen en la industria hotelera con una propuesta original, tan diferente como exclusiva

Lilian Riquelme, dueña del hotel junto a su marido
el chef Luis González

SIGUIENDO EL DISEÑO ESTRUCTURAL de una choza ceremonial selk’nam, Casa Hotel Hain gira en torno a esta cultura originaria del extremo sur de Chile, y destaca en Punta Arenas como una opción de alojamiento diferente, donde, entre otras experiencias, la invitación es a iniciarse. Así lo describe Lilian Riquelme, dueña del hotel junto el chef Luis González.

La historia de la pareja resulta apasionante, y es la base para comprender el concepto de su apuesta hotelera. Llegaron a la capital de Magallanes desde Santiago a fines de la década de los ‘80, cuando se les envió para dictar cursos de capacitación para el sector empresarial de la ciudad. “Entonces, me encuentro con un grupo humano excepcionalmente cálido que me abre una puerta, una mirada distinta de esta zona, de este lado del país (…) Me produjo un impacto tremendo”, cuenta Lilian, que encontró la opción de regresar cuatro meses después como docente de la carrera de turismo, recién abierta en la ciudad.

Luego desarrolló con el canal de televisión regional el programa Identidades, un proyecto en el que quería mostrar a los habitantes locales toda su riqueza cultural, aquello que quizás tenían tan incorporado que no le daban el valor que correspondía. Eran los años en que la industria del petróleo había propiciado en la región la llegada de población y costumbres nortinas, incluidas las culinarias.

Inicialmente proyectado para un semestre, y finalmente emitido durante tres años cada día martes, el trabajo audiovisual mostraba parte de la historia, cultura y realidad geográfica de la región. Hablaba, por ejemplo, de las culturas originarias, del asentamiento de los inmigrantes, de las jineteadas, de las fiestas costumbristas, del viento, el bosque y el asado del primero de enero, todo un código culinario en esta parte de Chile.

Luego de dar clases y trabajar en hotelería, en paralelo a la labor de Lilian, Luis González se hizo cargo del restaurante El Remezón. Asimismo, a partir del trabajo de entrevistas para Identidades, se logró apoyo de Corfo para desarrollar un inventario de ingredientes, a modo de diseño, de lo que iba a ser la gastronomía para la región en los próximos años. “Trabajábamos en conjunto, yo hacía toda la parte de los laboratorios de cocina, reproducía recetas antiguas y elegía productos que no tenían uso. No había experiencia, pero nadie la tenía. En esos años aún no era tendencia esa búsqueda”, explica el chef. Entre otros ejemplos, cocinaban carne de guanaco o castor, probaban diferentes métodos de cocción para cada corte, y hacían una ficha con datos como rendimiento y textura. Así, a poco andar, se generó un movimiento de fuerte identidad: cocina salvaje de la Patagonia.

SURGE CASA HOTEL HAIN

Con la idea pendiente de crear un hotel, cuando la casa esquina ubicada en José Nogueira 1.600 estuvo vacía, Lilian buscó a los dueños. La construcción le gustaba desde hace mucho, por su tamaño y ubicación. El lugar había sido un conocido y exitoso “quilombo” de la ciudad, pero, abandonado, comenzó a ser habitado temporalmente por diferentes personas, y la edificación cada vez sufría más deterioro. Finalmente el matrimonio compró la propiedad, y durante dos años se desarmó, eliminando los vestigios del otrora lugar de actividad nocturna.

Desde que llegó a esta parte de la Patagonia, el eje conductor de Lilian fueron los pueblos ancestrales. Al momento de pensar en un concepto para el hotel, no hubo dudas que se trabajaría en torno a su cultura. La empresaria cuenta que en aquellos días alucinaba con los selk’nam u onas, dice que sentía que podía desdoblar la realidad en dos, que le era posible caminar por las calles de la ciudad y verla como es en la actualidad, pero también imaginar el territorio como era antes, con las comunidades y sus actividades.

A partir de expediciones por Tierra del Fuego, conociendo las inclemencias del tiempo, Lilian comenzó a fascinarse con las capacidades de sobrevivencia de las mujeres selk’nam, su rutina doméstica y sus casas: “Comencé a navegar en el mundo femenino, me pude conectar con la costumbre de desarmar la casa y llevarla al hombro, volverla a armar y así sucesivamente”. Su interés por este pueblo la llevó también a adentrarse en el hain, la ceremonia de iniciación para los adolescentes varones selk’nam, rito en que se construye una gran choza para acoger a los jóvenes.

La empresaria, que trabajó de guía cocinera, sentía que los turistas que ella recibía también pasaban por una especie de iniciación: a raíz de la experiencia con la naturaleza retornaban a sensaciones más humanas. En ese contexto, cuando se formó el hotel, se proyectó como un símil de la gran choza redonda hain, un espacio para recibir a quienes venían a esta tierra extrema que brinda oportunidad de humanizarse: “Pensaba en un hain, donde quería que la gente llegara y se iniciara en este camino ancestral por la Patagonia. Un lugar donde pasen cosas más allá de dormir”.

HOTEL ATREVIDO Y MUY VIVO

Hacia 2014, la propuesta de Casa Hain se convirtió en el único espacio de alojamiento en Punta Arenas inspirado en una cultura ancestral. “Fui muy atrevida en llamarlo hotel”, dice Lilian. Pero esa osadía respondió a que no tenía en mente una pensión ni un hostal, ella ideaba un hotel, por tanto decidió desde un comienzo llamarlo así: “Al principio tenía pudor. Partí con una habitación y medio baño”. Hoy son 14 habitaciones con baño privado. Las hay dobles, triples y matrimoniales. También están las cabinas que, con un valor mínimamente inferior, tienen ventana a un pasillo de luz y evocan los dormitorios de los capitanes de barco.

Siguiendo la costumbre selk’nam, el hotel invita a salir del lugar privado para instalarse en un área común junto al fuego. Ahí está el comedor complementando el diseño ancestral, el mismo que fue rebatido por los arquitectos, dada su forma circular y las paredes inclinadas, también por la falta de pilares interiores. Sin embargo, con ingenio y ayuda de un carpintero de la Patagonia, finalmente el hotel se levantó sobre cimientos de piedras de río, líneas de contacto enfrentadas, y un gran ventanal que permite integrarse a la ciudad, puntualmente hacia el puerto y la plaza.

Desde la apertura ha transcurrido más de una década, y algunos de los primeros pasajeros siguen prefiriéndolo. Se trata principalmente de personas que se encantan con el concepto y disfrutan de particularidades, como la cocina de uso común para desayuno con autoservicio, mismo espacio donde Luis González prepara exclusivos menús de degustación para grupos, generalmente extranjeros que arriban para conocer las cualidades de la cocina local.

Casa Hotel Hain también se trata de un espacio en constante evolución. Gracias a un proyecto Corfo, actualmente se busca revalorizar todavía más la cultura selk’nam, y dar valor agregado al alojamiento. Entre otros recursos, una señal de televisión que habla exclusivamente de los onas; revestimiento de paredes en pasillos para contener un relato en torno a este pueblo; taller de capacitación en historia para el servicio; salas para cursos de confección de máscaras representativas de los espíritus selk’nam. Para el verano de 2019, se espera abrir a público general una confitería con opciones de sandwichs, y alternativas para la hora de almuerzo o la noche. Un lugar donde comer con relajo, sin protocolo.

Así se completa el proyecto de renovación en curso de este hotel que crece como espacio vivo, tan vivo como la cultura ancestral de esta tierra, en cuyo rescate este hain participa como un pionero más del extremo sur de Chile.

Casa Hotel Hain

  • José Nogueira 1.600
  • Punta Arenas
  • Teléfono: (+56-61) 224 1357
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • www.hotelhain.cl