CASA GARCÍA-HUIDOBRO

CASA GARCÍA-HUIDOBRO

Casa García-Huidobro

La nueva era en eventos

Con poco más de un año de funcionamiento, este centro de eventos se ha convertido en uno de los más solicitados del sector. Su ubicación privilegiada en Chicureo, espacios amplios, alta tecnología y un gran equipo a cargo de la ambientación y gastronomía, lo perfila como la primera opción para realizar grandes matrimonios, importantes lanzamientos o celebraciones corporativas

Diego García-Huidobro, chef Juan José García-Huidobro, socio fundador

CASA GARCÍA-HUIDOBRO ACABA DE LANZAR SU NUEVA CARTA, y con ello comienza también una nueva etapa, que significa prepararse para la temporada alta, pues antes de agosto ya habían vendido casi diez eventos de alrededor de mil personas cada uno.

¿Cómo lograr en todos los casos un resultado de primera calidad? Este centro de eventos con poco más de un año de vida ha evolucionado lo suficiente. Con su experiencia detectó que el desafío estaba en variar la oferta, ser más flexibles con los clientes, incorporar tecnología y mantener el alto estándar al que están acostumbrados. “Con todos estos desafíos la evolución debía ir por el lado de la tecnología. Hicimos un cambio de chef en febrero de este año y con él incorporamos el sistema cook and chill, que nos permitió dar un salto en nuestro objetivo: tener un centro de eventos de lujo”, cuenta Juan José García-Huidobro, socio fundador de la empresa.

UNA COCINA MODERNA

Para toda banquetería la mayor dificultad es cumplir con la temperatura, lograr los puntos de cocción adecuados, y lo más difícil, que llegue a los comensales en las mismas condiciones. Gracias a la tecnología Casa García-Huidobro ha logrado controlar este proceso. “Invertimos en hornos, mantenedores de temperatura y otras herramientas que nos permiten adelantarnos al servicio, tener los platos listos, y a la hora del evento sólo montarlos y dar los toques finales para servir y presentar en excelentes condiciones”, explica Diego García-Huidobro, chef del centro de eventos.

El cocinero estudió en Chile, luego en Barcelona, trabajó en el extranjero y de vuelta en el país fue chef de cocina del reconocido restaurante Ambrosía. Además participó en el premiado 99. Sin embargo, el desafío de hacerse cargo de Casa García-Huidobro fue más atractivo. “Cuando Juan José me ofreció este proyecto lo encontré interesante y desafiante. La idea es ofrecer la misma calidad de restaurante, pero replicarla a gran escala, para 300 o mil personas”, dice Diego.

Para lograrlo, la técnica la está adaptando a un sistema de pre-elaboración gracias al cook and chill que permite cocinar los alimentos, sellarlos al vacío, abatirlos de forma rápida, y ultra congelarlos para mantener las características organolépticas de cada preparación. “Lo que hace es congelar en 40 minutos, cuando descongelas y regeneras el producto, está igual como si lo hubieras hecho el mismo día. Esa es la gracia que tiene la tecnología, sin ella tendríamos que tener un ejército de personas para hacer lo que hacemos hoy”, señala el chef.

LA NUEVA CARTA

Junto a la llegada de nuevas técnicas, Casa García-Huidobro lanzó su renovada carta. Un enfoque gastronómico con vuelco hacia el consumidor, preparaciones más simples, urbanas y con productos locales. “Estamos usando más productos chilenos, disminuyendo las preparaciones francesas que se hacían antes, para evolucionar a algo más simple, con ingredientes como quínoa, papas nativas de Chiloé, centolla magallánica, entre otras cosas que son tradicionales, pero llevándolas a un nivel de alta cocina”, indica Diego.

Las carnes son importantes en cualquier banquetería, pues sigue siendo la primera opción en gran parte de los eventos, y agrega: “El plato estrella hoy es Picana Angus, carne que normalmente es sabrosa, pero un poco más difícil de cocinar que el filete, por ejemplo. La cocinamos ocho horas al vapor, a 60 grados, dando como resultado un corte muy sabroso. En las degustaciones la mostramos como opción, y nunca más nos pidieron filete”.

Diego García-Huidobro es nieto del poeta Vicente García-Huidobro, y en honor a su legado recrea una sopa “huidobrana”, una receta que el artista alguna vez mencionó en una de sus obras. Se trata de la Oceánica, un caldo que se hace con pescado y hueso de carne, enjundioso, acompañado de choritos, almejas, camarones, y algunos condimentos para servir bien caliente. “La hemos incorporado en la carta del trasnoche, a la hora de la fiesta, en vez de caer en el típico consomé. Además de tener una connotación importante a nivel familiar, subimos el nivel de la oferta y me doy el gusto de homenajear a mi abuelo”

LA EVOLUCIÓN DE LAS FIESTAS

Con capacidad para 700 personas en cena, más de mil en coctel, 160 estacionamientos y ubicados en Chicureo, a diez minutos de Vitacura, Casa García-Huidobro busca marcar tendencia en cuanto a un nuevo estilo de organizar eventos. Hasta hoy los matrimonios ocupan gran parte de su agenda, pero también los lanzamientos y celebraciones corporativas son cada vez más concurridos. “Estamos muy solicitados en la industria automotriz, por ejemplo, y esto se debe a nuestro espacio en el que, estratégicamente hablando, podemos ingresar cualquier vehículo en el salón principal, lo que no pasa en otros lugares donde los autos deben quedar fuera”, dice Juan José.

En esta empresa saben que lo más importante es estar al tanto de las modas y a la vanguardia con la tecnología. Eso se nota al momento de entrar a Casa García-Huidobro. Las luces son las protagonistas, pero no destaca sólo la iluminación, sino que el movimiento, colores y dinamismo es lo que más llama la atención de los invitados. “En las fiestas podemos ver una evolución evidente. Nos piden colores, decoración de todo tipo y muchos accesorios. Hoy los novios toman todas las decisiones, entonces todo es más juvenil y arriesgado. Tenemos esferas de luces led de colores que suben y bajan, tubos largos que producen olas y llamativos diseños, pistas led, etc., todo de última generación”, cuenta el dueño. Para esto existe un equipo de decoradores, con el cual se reúnen permanentemente, para analizar las modas y últimas tendencias.

Otro desafío es la iniciativa de ampliar el coctel de bienvenida y reducir el tiempo de cena, ya que los novios, por lo general, quieren disfrutar de la fiesta lo más posible. “Hubo una época que incluso nos pedían sólo coctel y fiesta y se saltaban la cena,

pero eso aumentaba los costos y era incómodo para familiares mayores. Así se llegó a este equilibrio, para que la cena tuviera su espacio y los adultos se quedaran en las mesas si lo desean”, concluye el empresario.

Con tanta innovación, este centro de eventos se ha vuelto un referente en el mercado nacional. Esperan seguir estando a la vanguardia y marcar tendencia gracias a la retroalimentación con los clientes, que actualmente llegan con sus gustos claros y decisiones tomadas para la mayoría de los eventos.

Casa García-Huidobro