Santiago Coffee Festival

Expandiendo el universo para los amantes del café

Expandiendo el universo para los amantes del café

De las mentes creadoras de la Expo Café Chile llegó el pasado 26 y 27 de noviembre el Santiago Coffee Festival, un evento que convocó en la explanada de Centro Parque a más de cinco mil amantes del café, todos dispuestos a expandir su pasión por el brebaje tropical a un cúmulo de sensaciones gastronómicas y lúdicas de diversa índole.

“La idea de hacer el Santiago Coffee Festival nace gracias a nuestro contacto tanto con los profesionales del café como con los aficionados en un espacio donde, aparte del café que es lo principal, aparecieran y encontraran otras cosas que son propias del amante del café”, explica Américo Olivari, co-creador junto a Leo Rivera de la Expo Café, un punto de encuentro obligado del mundo cafetero nacional que ya lleva tres ediciones y se prepara para una cuarta a mediados de 2023.

Explicando las razones detrás del festival, Américo detalla que “(el amante del café) es sibarita, es una persona que gusta de la buena música y que gusta de una buena coctelería. Nosotros sentíamos que con la Expo Café habíamos logrado contactar con ellos desde el centro –que es el café– y de su alrededor más directo que son los métodos de preparación, los campeonatos de baristas; y que el Coffee Festival logra abrir esto aún más, a un público que está mucho más al inicio del mundo del café y que también gusta de otras cosas. Esta es una gran fiesta cafetera”.

FAMILIA CAFETERA

El público que asistió al evento coincidió con lo que los organizadores esperaban. “Muchas familias, gente con mascotas...eso no pasaba en la Expo Café ya que era un lugar cerrado. Acá, al aire libre, se producía esta cosa familiar de estar en el pasto disfrutando de la música en vivo mientras tomas una preparación de café novedosa. Sentimos que eso iba a ocurrir y así fue”.

En un sondeo básico, el equipo detrás del festival observa ciertos fenómenos que sirven de retroalimentación a la Expo Café. “Entendemos que puede crecer hacia otros lados, entendiendo también que la Expo es un evento más cerrado, más de industria, donde está el campeonato de baristas –que es una parte importante– y está más dirigido al profesional, pero dónde va mucho amante también”.

 

“La idea de hacer el Santiago Coffee Festival nace gracias a nuestro contacto tanto con los profesionales del café como con los aficionados en un espacio donde, aparte del café que es lo principal, aparecieran y encontraran otras cosas que son propias del amante del café”, explica Américo Olivari, co-creador junto a Leo Rivera de la Expo Café.

 

Aprendiendo de la iniciativa, Américo suma puntos a la Expo: “Podemos abrirnos a ciertas cosas que tendrían cabida y eso abriría más el público. Ya estamos viendo la opción de un espacio más grande, porque ha ido creciendo año a año y cada vez se nos empiezan a hacer más chicos los espacios. Siempre es más gente la que quiere ir y más los expositores que quieren participar”.

Días antes del evento, Américo auguraba una convocatoria de cinco mil asistentes, la cual se concretó a la perfección sumando 5.236 personas. “Era la expectativa por entradas vendidas y considerando la gente que lleva cada expositor. Cinco mil doscientos fue un súper buen número que permite flujo de gente y que la experiencia fuese entretenida para todos”.

Contentos con el resultado, a los expositores también les llamó la atención el gran poder de convocatoria que tenía el café a través de los eventos creados por la dupla. “Estamos felices como marca”, dice Martín Ríos, productor de eventos de Juan Valdéz. “Vendimos bien, convocaron a mucha gente, había muchos interesados y eso fue muy entretenido. Se daba un espacio para interacción”.

Para Nathalie Amores, jefa del área comercial de Señor K, da su impresión: “estuvimos muy contentos de participar y los asistentes tuvieron también comentarios positivos en cuanto a la feria y nuestra participación. Fue una gran oportunidad para poder mostrar no solamente un buen café sino también nuestro compromiso con la sustentabilidad. Nosotros estuvimos presentes con un punto limpio, ya que tanto nuestras cápsulas como nuestros packaging tienen la característica de ser biodegradables y compostables. Es algo que es importante comunicarlo a la gente y estos espacios permiten esa comunicación más directa con los clientes”.

 

“Podemos abrirnos a ciertas cosas que tendrían cabida y eso abriría más el público. Ya estamos viendo la opción de un espacio más grande, porque ha ido creciendo año a año y cada vez se nos empiezan a hacer más chicos los espacios. Siempre es más gente la que quiere ir y más los expositores que quieren participar”, explica Américo.

 

VICIO POSITIVO

El arrastre del festival, que contó con más de cuarenta expositores, según Américo, responde a un efecto favorable de la post pandemia. “Sobre todo en la pandemia el consumo de café en Chile aumentó y hay toda un hambre por aprender más de todos los métodos, de las distintas recetas, entonces cada vez el público crece. Se vuelve muy atractivo el mundo del café porque es muy entretenido. Se empieza a convertir en una especie de vicio positivo”, señala.

Ese vicio explica el paso lógico y bastante común que lleva al amante del café a considerar fácilmente la puesta en marcha de su propio emprendimiento cafetero, sea este un carro de café, una cafetería propiamente tal, un puesto de venta de insumos y máquinas, o incluso involucrarse en el mundo del tueste.

“No me deja de sorprender que el amante del café tenga muchas ganas de aprender. Veía a varios expositores que en sus propios stands hacían charlas o mini master classes gratuitas para la gente que estaba ahí, y se iban repitiendo cada cierto tiempo. Tuvimos workshops donde hubo cosas de nivel más avanzado como el tueste. Hay mucho ánimo por el aprendizaje y entendemos que se abre un espacio grande para todos nuestros participantes como expositores, para que sigan desarrollando esa área educativa. El amante del café entiende que a veces requiere más tiempo del que parecía y está dispuesto a ser instruido y gastar el tiempo necesario en eso”, apunta.

La intención última de Santiago Coffee Festival, fue generar un diálogo entre mundos aledaños al cafetero como la street food y la coctelería, toda una apuesta de Américo y Leo. “Nosotros mismos, en la producción, en nuestras reuniones conversábamos sobre qué otras cosas nos gustan. Hay muchas marcas y personas, baristas y bartenders que están jugando con recetas nuevas y, en una experiencia de tarde, con calor, qué rico es poder tomarse una cerveza y después ir a probar un carajillo con café. Nos jugamos para armar un abanico de distintas experiencias que conversaron súper bien entre ellas. Siento que todo conversó muy bien, mucho mejor de lo que esperábamos”.

 

La intención última de Santiago Coffee Festival, fue generar un diálogo entre mundos aledaños al cafetero como la street food y la coctelería, toda una apuesta de Américo y Leo.

 

EVALUACIÓN

El calor, ciertamente, fue un punto que no podía preverse lo suficiente, y que aquel fin de semana azotó con fuerza la capital. Para Martín, de Juan Valdez, este es un punto para considerar en versiones futuras: “Había harto calor y eso hizo que la gente que llegaba se fuese rápido, faltaron áreas para estar más fresco”. Igualmente, señala la falta de dinamismo y de experiencias acordes a los asistentes no tan cercanos al café, o en el caso de los niños que acompañaban a sus padres. “Creo que estaba muy enfocado en la venta y en escuchar a expositores, pero se entiende que levantar una feria así es difícil y van paso a paso”.

Nathalie, de Señor K, concuerda en el problema: “el clima no colaboró mucho, ya que hizo bastante calor. Afortunadamente nosotros nos habíamos organizado previamente para poder ofrecer una carta de cafés fríos y estuvieron de lujo. Hubiera sido bueno tener un poco más de ventilación, eso hizo falta”. A pesar de ello, su balance es positivo: “Nosotros siempre buscamos participar de este tipo de eventos que ayudan a promover la cultura cafetera, es un compromiso que tenemos. Hacer que la gente conozca que, más allá de un café comercial, pueden existir cafés de especialidad y que están al alcance”.

Los organizadores subrayan la diferencia entre la Expo y el SCF, pensando en un evento dedicado exclusivamente al apasionado del café, y no al experto ni al conocedor. “Faltaba un evento que pudiera abrir más esto a todas las otras cosas que también le gustan al amante del café. Llega mucho cliente final y que se maravilla, pero necesitábamos un evento mucho más dedicado a esa persona. Coffee Festival te invita a quedarte, a esperar la banda de blues, tomar un café rico, darse una vuelta por la sección coctelería y después volver a recorrerlo. Busca ser más abierto y permitir la entrada de elementos diversos”.

Reconocen a la vez, que existe el desafío de orientar el evento abriendo cada vez más oportunidades para los clientes. “Estamos contentos con el resultado y estamos viendo qué cosas del festival podrían entrar e influir en la Expo Café, que se mueve como fecha tentativa para julio. Tenemos distintas opciones de recinto para que nos quepan todos los expositores, y ya hay muchas ganas de participar”.

 

Santiago Coffee Festival

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más