Schock-BA

Schock-BA Heladería artesanal

Schock-BA Heladería artesanal

• CADA UNO DE LOS DETALLES, PRESENTES EN ESTA SOLEADA CASA DEL BARRIO ACASSUSO, 21 KILÓMETROS AL NORTE DE BUENOS AIRES, DAN CUENTA DE LA PERSONALIDAD INNOVADORA DE DOS AMIGOS QUE DECIDIERON CREAR UN NUEVO CONCEPTO EN HELADOS ARTESANALES, DONDE LA CREATIVIDAD Y EL TALENTO DEL EQUIPO SE COMBINAN CON MATERIAS PRIMAS ITALIANAS DE LA MEJOR CALIDAD PARA LOGRAR UN SABOR ÚNICO

HELADOS CON SABORES NATURALES, productos frescos, frutas seleccionadas de estación y hechos a mano, sin conservantes ni colorantes, es la propuesta de Schock-BA, una joven heladería ubicada en el boulevard gastronómico de Avenida Libertador, cuyo nombre proviene del shock térmico al que se somete el mix de helado entre las fases de pasteurización y mantecado.

Luciano Barosio y Alejandra Sarotto, socios de la heladería

“Queríamos un espacio que invite al disfrute verdadero, en un entorno elegante, junto a la calidez de un hogar por dentro y por fuera”, cuenta Luciano Barosio, socio del proyecto, que tras trabajar más de diez años como jefe de cabina y cabotaje en LAN, recibió el llamado de su amiga Alejandra Sarotto para crear una heladería artesanal con estilo propio.

Schock-BA se emplaza en una remodelada casa de Avenida Libertador, en el barrio de Acassuso
Acogedores salones de inspiración floral, con mucha madera, almohadones, lámparas de cerámica y un gran mural pintado a mano, invitan a quedarse disfrutando del helado en el interior del local

En un año y seis meses remodelaron por completo la casa de dos niveles emplazada en el corazón de Avenida Libertador, imprimiéndole toques premium de cercanía y calidez. Bajo esa premisa, el equipo de arquitectos proyectó dos áreas principales en 120 m2: la de servicio, donde la paleta de colores basada en negro, dorado y mármol otorga realce a las dos elegantes vitrinas rectangulares que exponen el helado en vaschettas transparentes, y los acogedores salones de inspiración floral, con mucha madera, almohadones, lámparas de cerámica y un gran mural pintado a mano.

Helado artesanal, natural y
fresco, es la consigna de
esta joven heladería que
en julio pasado celebró su
primer año de vida
El proyecto busca transmitir
frescura y contacto con
la naturaleza a través de
los helados y la decoración
del espacio

La inspiración, dice Luciano, siempre fue transmitir frescura y contacto con la naturaleza. Además de los motivos pintados en las paredes, el acogedor espacio se complementa con plantas y grandes ventanales que proyectan el interior de la vivienda hacia el jardín y la pileta ubicada en el patio trasero, diseñado por la paisajista Paquita Romano.

Junto con una amplia carta de helados artesanales desarrollados por Ariel Segesser, reconocido maestro heladero marplatense, embajador de Bravo y miembro de Trittico Club, vecinos y turistas que llegan a Schock-BA también pueden disfrutar de un rico café Nespresso y un blend de té de TeaConection. 

HELADOS CON SELLO PROPIO

"UN IMPERDIBLE DE LA VITRINA DE SCHOCK-BA ES EL HELADO MARQUISE DE CHOCOLATE, ELABORADO CON MERENGUE ITALIANO 50% MENOS DULCE QUE EL TRADICIONAL, GRACIAS A UNA ADECUADA COMBINACIÓN DE AZÚCARES, QUE GARANTIZAN UN PRODUCTO DE ÓPTIMO SABOR Y EXCELENTE ESTRUCTURA EN VITRINA"

En sus elegantes vitrinas ISA se combinan sabores tradicionales del paladar argentino, como tramontana, dulce de leche granizado y sambayón, con clásicos italianos como pistacho y gianduia, además de chocolates con alto porcentaje de cacao, y creaciones de temporada como Tarta de manzana y Choco pasión, de maracuyá y chocolate blanco.

“Combinamos materias primas de la mejor calidad, nacionales e internacionales, para lograr un helado único en Argentina, que desde un principio fueron pensados para el público más exigente de nuestro país”, dice Barosio.

En este sentido, Milagros Sandez, jefa de producción de Schock-BA, explica que el proceso artesanal junto a materias primas de excelencia, equipamiento de última tecnología y el constante estudio detrás de cada una de las recetas les permite ofrecer un producto de primer nivel, y siempre tener alguna novedad para sorprender: “En Schock-BA tenemos muchos sabores de autor, de esos que no encuentras en ningún otro lado. Por eso ofrecemos una cucharadita para que puedas probar todos los sabores antes de elegirlos”.

“MUCHA GENTE CONFUNDE DULCE CON SABOR, Y ESO NO ES ASÍ. SI HACES UN HELADO MUY DULCE ESTÁS TAPANDO EL SABOR DE LO QUE REALMENTE ESTÁS PROBANDO. ENTONCES NO SE PERCIBE Y NO DISFRUTAS REALMENTE EL SABOR REAL DEL PRODUCTO QUE TIENES” Milagros Sandez, jefa de producción de Schock-BA

Entre los exitosos sabores de edición limitada, Milagros destaca el Sorbet de durazno infusionado en té de rosa mosqueta con hibiscus; Gelato de torta sablée de toffee y frutos secos caramelizados con miel, y el de queso fresco y batata, en homenaje a este clásico postre argentino. También recomienda el Chocolate Schock, infusionado en cítricos, con un delicioso toffee de dulce de leche, amaretto y ralladura de limón. ⠀⠀⠀⠀

Otro gelato que se llevó todos los aplausos, coinciden en la heladería, es el de Chocolate inspiración frutilla, combinado con frambuesas frescas y grue de cacao, una llamativa combinación con la que la jefa de producción de Schock-BA obtuvo el mayor puntaje en la etapa Mistery Box, del VI Campeonato Nacional de Helado Artesanal Argentino.

CONSTRUIR COMUNIDAD

El equipo detrás de Schock-BA entiende que no basta con ofrecer buena atención y un producto de calidad para crear vínculos con su  público, por lo que constantemente generan actividades dirigidas a educar al consumidor y fortalecer la conexión con la marca. Por ejemplo, a mediados de julio y en el marco de su primer aniversario, ofrecieron un workshop para enseñar el proceso de elaboración de sus helados artesanales. La actividad, a cargo del equipo de producción compuesto por Milagros Sandez y Chiara Nuzzi, culminó con una cata a ciegas para aprender con los sentidos.

“Queremos crear schockers sommeliers de helados y sorprenderlos constantemente. La gente no está sólo buscando un helado rico y bueno, también un lugar cómodo, que se sientan como en casa, donde los atiendan bien y puedan vivir una experiencia mientras toman un helado”, explica Barosio, quien personalmente se encarga de velar por la hospitalidad del espacio. “Para nosotros cada cliente es único. Nuestra atención es artesanal, no sólo te dejamos probar todos los sabores que quieras, también te ayudamos a encontrar el helado perfecto”. A su juicio, “si la persona que te está sirviendo el helado te mira a los ojos y te sonríe, lo encuentras cercano. Que sepa si tienes ganas de que te hablen o no, que esa persona que te está atendiendo sepa si quieres probar o no, si se adelanta a tu pedido. Todos esos componentes van a ser que cuando tomes el helado, el momento sea increíble”.

Lo anterior también se refleja en la colección de sabores de la vitrina, que ofrece entre 30 y 35 alternativas dependiendo de la época del año. “Tenemos un porcentaje aproximado de 85% de sabores fijos, y un 15% que está ahí, siempre dinámico. Primero, para que la paleta de sabores sea siempre dinámica; segundo, para que el cliente venga y siempre encuentre algo nuevo; y tercero, para no aburrirnos nosotros. Desde el momento uno dijimos que queríamos divertirnos, y el factor creativo detrás de un sabor nuevo tiene esa cosa lúdica, que permite tanto a nosotros como a nuestros clientes jugar un poco y compartir el espíritu Schock-BA”, dice finalmente Luciano Barosio.

Schock-BA

  • Av. Libertador 14.988
  • Acassuso, Buenos Aires, Argentina
  • Horario: Martes, miércoles, jueves y domingo, de 12 pm. a 12 am.
  • Viernes y sábado, de 12 pm. a 02:00 am
  • Contacto: info@schockba.com.ar

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más