Tendencias hoteleras

La puesta en valor de estadías apartadas

La puesta en valor de estadías apartadas

• Dentro de las inclinaciones de consumo que se esperan para el rubro, se habla del impulso que pueden llegar a tener los destinos que, además de locales, tengan como cualidad el encanto de lo solitario. Y más allá de un asunto de seguridad sanitaria evitando aglomeraciones –que también lo es–, la idea resalta como un tipo de lujo que iría en franca alza
• Siguiendo estilos diversos, los ejemplos y oportunidades de esta clase de apuesta se dan con especial fuerza en nuestro país, territorio rico en rincones y pequeñas localidades que adhieren espontáneamente al concepto

Un nuevo tipo de turismo es lo que se prevé para cuando las condiciones de salud mejoren. Las visiones más optimistas hablan de una rápida recuperación basada en experiencias previas donde, tras alertas sanitarias, atentados o crisis financieras, el sector no solo ha sabido remontar sino crecer con más fuerza. Asimismo, se apuesta por el impulso que den los mismos viajeros, ansiosos de aprovechar probables ofertas en pasajes, estadías y paquetes turísticos.

Cualquiera sea el escenario que deparen los siguientes meses, es muy probable que al menos, en la primera etapa post pandemia, las actividades turísticas se centren en determinados destinos.

Sin que a la fecha sea posible contar con antecedentes suficientes para determinar cuáles serán los primeros lugares en recuperar su demanda, las opiniones que más se repiten destacan desplazamientos breves y posibles de hacer en un vehículo particular, sin dar lugar a las aglomeraciones. Asimismo, resulta muy probable que los viajeros escojan lugares más bien solitarios o rurales donde sea posible hospedarse en espacios que trabajen al máximo el concepto boutique, sobre todo, en cuanto a número de habitaciones y/o áreas al aire libre.

 

 

Casa Bouchon trabaja el concepto y su propuesta hotelera permite adentrarse en el tema con ejemplos concretos. Se encuentra en San Javier, camino a Constitución, y se trata de una casona patronal construida en adobe hace más de 150 años, actualmente, convertida en un acogedor hotel emplazado dentro de la estancia Mingre, en la zona de secano costero del valle del Maule. Luce en una propiedad de más de mil hectáreas, entre viñedos y vegetación nativa, uniendo historia y modernidad, pues la construcción fue acondicionada para ofrecer todas las comodidades de un hotel contemporáneo, labor que se hizo sin descuidar la identidad y esencia de la mansión.

Cuenta con solo cinco habitaciones a las que se accede desde un gran patio interior donde crece un olivo de más de cien años. En el interior de cada cuarto, el silencio está asegurado, los muros de más de un metro de espesor y techos a cinco metros de altura aíslan al huésped.

La propuesta de Casa Bouchon es una invitación a la desconexión y privacidad, con atención personalizada acogiendo gustos y preferencias del pasajero. También insta a relajarse y disfrutar de la naturaleza, permitiendo paseos entre añosas parras y lomajes o el descanso en hot tub al aire libre.

La estadía incluye desayuno, almuerzo y cena, servicio enmarcado en una experiencia gastronómica que combina platos internacionales y cocina típica chilena preparada, en lo posible, con vegetales e ingredientes de tierras cercanas y acompañada con una selección de vinos de Viña Bouchon. “Llevamos 130 años y cuatro generaciones haciendo vinos y nuestro deseo es que cada visita sea una invitación a recorrer los viñedos, a dejarse maravillar por la antigua sala de barricas, y por supuesto, a degustar muchas botellas en su sitio de origen”, describen desde el hotel.

Las visitas pueden recorrer libremente los viñedos de Mingre, sus cerros y quebradas, también la bodega y sala de guarda de barricas. A su vez, hay programas para excursiones guiadas: trekking, cabalgatas o mountain bike.

 

 

DESÉRTICO

En el desierto, Alto Atacama Desert Lodge & Spa es otro caso que ofrece estadía apartada. Emplazado en Camino Pukará, sector Suchor, Ayllú de Quitor, en medio del desierto que le da nombre, rodeado por la cordillera de la Sal y retirado del pueblo de San Pedro de Atacama, este lodge con sello “S” de sustentabilidad turística, desarrolla una propuesta que busca conectar experiencias capaces de vincular a los huéspedes con las tierras circundantes, su geografía y cultura.

Cuenta con observatorio de largo alcance, corral de llamas y un huerto de maíz. Sus habitaciones denominadas ayllú se dividen en las categorías Quitor, Catarpe y Suite Tilo, todas tienen terrazas amplias que tamizan la radiación del sol, ofreciendo frescura y baja luminosidad para descansar la vista.

La habitación Tilo (laguna en lengua kunza) se inspira en la quietud de aguas andinas y tiene patio privado donde es posible tomar una ducha al aire libre; su espacio total es de 70 m2 y ofrece vista al oasis, la Cordillera de la Sal y los macizos andinos. Catarpe permite disfrutar el sonido que lleva el cauce del río San Pedro bajando por el valle de Catarpe; tiene 50 m2 incluidas terrazas, su vista privada va hacia el valle y la cordillera de la Sal. Quitor, por último, es un refugio que se inspira en el cercano pucará homónimo, tiene 50 m2 y le rodea un huerto andino donde crecen frutales. Su terraza da a los jardines interiores del lodge y está habilitada para personas con necesidad especial.

Alto Atacama complementa su propuesta con delicado trabajo gastronómico. Tiene bar y restaurante, espacios que comparten el nombre Ckelar (brasa en lengua kunza). La cocina trabaja ingredientes locales y fusión de estilos, siempre basándose en la comida atacameña, con opciones vegetarianas, veganas y preparaciones para celíacos.

 

 

 

INSULAR

Inmerso en el archipiélago de Chiloé, unos 25 km al sur de Castro, en el pueblo Huillinco (Chonchi) y a orilla del lago del mismo nombre, se emplaza Huillín Lodge, un proyecto hotelero ideado por Óscar Soto y Andrea Opazo, matrimonio de origen santiaguino que concretó la apertura en febrero de 2018.

De privilegiada y apartada ubicación, el acceso al lugar se encuentra a 8 km desde la carretera que lleva al Parque Nacional de Chiloé (22 km distante) y al Muelle de Las Almas, en el sector oeste de la isla donde están las extensas y solitarias playas de Cucao.

Atendido por sus propios dueños, con filosofía sustentable e inclusiva –todos los espacios tienen acceso para personas con movilidad reducida–, el lugar apunta especialmente a pasajeros de espíritu viajero, en su mayoría extranjeros. Entre las actividades que ofrece la estadía figuran pesca, kayak y trekking en bosques de mañíos, tepas y arrayanes, así como en rutas para arribar a playas e islotes de rica flora y fauna autóctona.

Resalta la construcción con materiales eficientemente energéticos para aislar el interior, pero es la privilegiada vista al lago una de las máximas cualidades del lodge. Sus seis habitaciones de categoría suite superior están diseñadas con terrazas que aseguran el disfrute del paisaje, pero además cuentan con entrada independiente desde un corredor abierto, garantizando privacidad. Están revestidas en mañío, cuentan con calefacción, todos sus textiles son de algodón, tienen servicio de televisión por cable, y wifi, entre otras comodidades. Las hay en tres categorías: Suite Triple Accesible, acondicionada para tres personas (cama matrimonial y twin), habilitada además para pasajeros con movilidad reducida; Suite Doble (dos camas twin) y Suite Matrimonial (cama king).

Las instalaciones contemplan rampa con mirador natural y tinaja de agua caliente entre arrayanes, con vistas al Huillinco. Como espacio común también hay un quincho o fogón destinado a compartir un potente desayuno campestre para iniciar actividades o veladas de tarde y noche, siempre con preparaciones hechas a partir de productos locales y típicos del archipiélago. “Preferimos productos elaborados en la isla con sello SIPAM y las frutas, verduras y huevos se compran a los mismos agricultores del lugar”, describen.

 

 

Alto Atacama Desert Lodge & Spa

 

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 17 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más

Area Comercial y Suscripciones