Una ley que no cumple su objetivo


El 13 de febrero pasado entró en vigencia en el país, la mal denominada Ley de Plásticos de Un Solo Uso. El objetivo de quienes impulsaron esta normativa fue contribuir al cuidado del medioambiente, al disminuir los desechos de este tipo de utensilios, aunque termina prohibiendo también los de otra materialidad. Aunque el interés de los legisladores tuvo un loable propósito, lamentablemente como quedó establecida la legislación, su aplicación más bien va en el sentido contrario, ya que provoca externalidades negativas que dañan el medioambiente.

El motivo es muy concreto: la ley, en su artículo 3, impide el uso de cualquier utensilio de un solo uso, dentro del local, sin distinguir su materialidad, ya que también impide entregar productos compostables, reciclables o biodegradables. Esto necesariamente va a llevar a que los locales de comida van a tener que utilizar más agua para lavar los utensilios de mayor uso, dejando una huella hídrica bastante alta, con uso de detergentes al medioambiente y con un gasto de energía importante, que redundará en una mayor huella de carbono, una vez que ese artículo entre en vigencia.

En Achiga estamos por promover de forma permanente el cuidado del medioambiente en las actividades que realizamos, y por lo mismo, ponemos especial énfasis en el consumo de agua, considerando el contexto global, y particularmente local, ante los problemas de escasez hídrica que presenta hace muchos años Chile debido a los efectos palpables del cambio climático, por lo que hemos llegado a la convicción de que la Ley de Plásticos de Un Solo Uso afecta al medioambiente. Motivo por el cual encargamos un estudio al Dictuc para establecer los alcances de lo que supone el lavado intensivo de utensilios, especialmente para los locales de comida rápida, y las conclusiones van en la línea de lo que planteamos.

Postura que fuimos a exponer a la Comisión de Medio Ambiente del Senado y la Cámara de Diputados, donde tuvimos una buena acogida por parte de los parlamentarios miembros de esta instancia, quienes quedaron de revisar el tema.

Como se trata de una ley que ya está promulgada, lo que el sector gastronómico necesita es modificar el mencionado artículo 3 de esta ley, que es el que va a impedir que se puedan usar artículos de un solo uso confeccionados con materiales beneficiosos para el medioambiente, sin perjuicio de que utilicen una vez.

Confiamos en que se pueda avanzar rápido en este tema, de manera que contemos con una normativa que sea beneficiosa para el cuidado del planeta y vaya en línea con la política de sustentabilidad que venimos impulsando como asociación gremial en el sector gastronómico.

Etiquetas:
Achiga - Máximo Picallo - Opinión - Presidente Asociación Chilena de Gastronomía




Déjanos tu comentario

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más