• Ensei

    Ensei Neto

    Experto en Cafés Especiales.
    Ingeniero Químico especialista en Ciencia de los Alimentos y Marketing.
    Juez Certificado SCAA/Asociación de Cafés Especiales de América.
    Q Grader Licenciado por CQI/Instituto de Calidad del Café

Tiempos de cambios


Se sabe que los precios del café siguen una trayectoria cíclica, años con valores tan bajos que prácticamente no cubren los costos de producción de los cultivos en la mayoría de los países productores, seguido de años de precios tan altos que promueven un cambio profundo en el perfil de consumo.

Los principales fenómenos meteorológicos han tenido un fuerte impacto en el mercado del café. En los últimos años, un fenómeno muy importante ha sido el dúo El Niño y La Niña, ambos originados en el Océano Pacífico alineado con la costa de Perú, resultado del calentamiento o enfriamiento de estas aguas.

En particular, el fenómeno de La Niña ha tenido un efecto devastador en América del Sur, especialmente en Brasil y sus principales regiones agrícolas. Es notable la disminución de las precipitaciones, provocando grandes pérdidas por sequía y, como componente complementario, altas temperaturas.

De manera inédita, 2020 y 2021 fueron años en los que el fenómeno de La Niña se produjo de forma repetida, lo que intensificó aún más el efecto de la sequía. Como resultado, los principales reservorios naturales de agua nunca habían estado tan bajos, lo que llevó a un largo período de impulso a la generación de energía con plantas termoeléctricas en la mayor parte de Brasil.

Otro efecto importante cuando se manifiesta La Niña es la facilidad con que las masas polares llegan a las regiones cafeteras de Brasil, provocando potencialmente las temidas heladas. En este año de 2021, fuertes masas polares alcanzaron las importantes regiones del Cerrado Mineiro, Sul de Minas y Mogiana, que juntas representan más del 80% de la producción de café arábica brasileño.

Cultivo del cafeto - monocultura

Brasil es el único país productor sensible a las heladas, por lo que siempre hay mucha preocupación y especulación cuando llega el período invernal, ya que la posibilidad de que las olas polares causen estragos en las regiones cafetaleras bien puede causar un caos en los precios del café. Y eso es lo que pasó.

En poco tiempo, el café alcanzó los precios más altos de los últimos 10 años y se encaminan hacia rangos cercanos a los más altos en 25 años. Casualmente, fue en 1996 cuando los precios del café alcanzaron un valor estratosférico de US $ 6/kg de granos crudos, poco menos de 2 años después de la gran helada de 1994, que devastó varios orígenes brasileños como Norte del Paraná, Mogiana y Alta Paulista.

El fuerte aumento de los precios del café arábica fue la señal para dar protagonismo a un nuevo país productor: Vietnam y su café robusta. El gobierno de ese país entendió que era la oportunidad de asentar a su población en el campo y promover una mejora en la economía con un producto de alto valor como el café.

En 1995, Vietnam produjo poco más de 150.000 bolsas de 60 kg o 9.000 toneladas de café crudo. En 2020, la producción alcanzó la impresionante cifra de 30 millones de bolsas de 60 kg o 1,8 millones de toneladas de granos crudos.

Se puede decir que Vietnam es hoy el segundo mayor productor de café del mundo, cuya trayectoria fue impulsada por el gran evento climático de 1994.

Flor del cafeto

Los eventos climáticos de 2021 han llevado a una producción mundial de café menor a la esperada, lo que probablemente se refleje en los precios con más fuerza en 2022.

En su libro autobiográfico, Howard Schultz, quien convirtió a Starbucks en la cadena de cafeterías más grande del mundo, dedicó páginas a las reflexiones que la helada de 1994 en Brasil podría provocar en el mercado. Una de las alternativas encontradas por el mercado fue ayudar fuertemente a los productores, garantizando las compras, trabajando con precios remunerativos y, al mismo tiempo, suficientemente accesibles para los consumidores.

La historia se repite estos días.

Sin embargo, se han probado e implementado muchas iniciativas para mitigar los impactos del cambio climático.

Una de las prácticas más importantes es la denominada Agricultura Regenerativa, cuyo principio es integrar la actividad agrícola con la restauración de la vegetación nativa, principalmente de los bosques tropicales.

Otra iniciativa muy interesante es utilizar abejas para polinizar las flores de los cafetos. A pesar de que las flores de la especie Coffea arabica se clasifican como auto fecundantes, es decir, no requieren elementos que puedan ayudar en el proceso de polinización, el trabajo de las abejas ha mostrado resultados sorprendentes, especialmente en lo que se refiere a la calidad sensorial del café.

Otro detalle importante: las abejas son extremadamente sensibles a cualquier tipo de plaguicida, por lo que para que puedan participar activamente en la producción de café es necesario utilizar técnicas naturales o similares a las orgánicas. Por lo tanto, el café que es el resultado del trabajo con abejas es ciertamente mucho más seguro de consumir.

Se cree que estamos en una época de grandes cambios y que el camino a seguir es la búsqueda del equilibrio con la Naturaleza.

El resultado del café es prometedor y, seguro, de rico sabor ...




Déjanos tu comentario

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más