• Heinz

    Heinz Wuth

    Chef Corporativo de El Volcán.
    Asesor y Consultor Gastronómico.
    Profesor de Gastronomía y Ciencia Alimentaria.
    Miembro de L’Academie Culinaire de France.
    Embajador Culinario de Wüsthof e iSi

     

Hablemos de Cocinar

Alimentarse es vital y nos encanta comer, pero el arte de “Cocinar” no está limitado y aunque respondas que no sabes hacerlo, te invito a leer este articulo


El estar más tiempo en las casas nos permite estar más en contacto con esta área, donde pueden salir suculentos manjares hasta un sencillo bocadillo. La Cocina es el lugar donde preparamos alimentos y esta práctica no restringe ni discrimina. Si bien hay quienes dicen que no saben cómo hacerlo o simplemente no les gusta, encontrarle el sentido a la palabra más que el significado metafórico nos dará un punto de partida; aun después del auge de la película Ratatouille donde su célebre frase “Cualquiera puede Cocinar” motivó a muchos a pensar todo lo que sucede antes y durante la preparación de su plato. En rigor, la frase es bien cierta.

Llama la atención el uso de la palabra “cocinar”, y nos podría intrigar saber si es cierto que: cualquier ser humano es capaz de prepararse sus alimentos para su consumo. Independiente de su experticia.

Antes de entrar en adelantadas decisiones, hablemos de que significa cocinar. Pueden salir muchas definiciones románticas que llegaran al mismo concepto, y puede que los profesionales hablen solamente de “cocciones”, pero es mejor utilizar las fuentes esenciales para que lleguemos a un consenso informado.

Según la RAE, cocción es:

Cocción (Del latín coctĭo, -ōnis).

  1. Acción y efecto de cocer o cocerse.

Cocer (Del latín coquĕre).

  1. tr. Hacer comestible un alimento crudo sometiéndolo a ebullición o a la acción del

Así es que de cocción llegamos a cocer. En su definición encontramos conceptos que nos llevan a altas temperaturas, o sea métodos de cocción con calor: asar, freír, brasear. Pero ahora veamos la palabra que nos atrae en este artículo:

 

Cocinar (Del latín coquināre).

  1. tr. Guisar, aderezar los alimentos. U. t. c. intr.

 

Y tomando estas palabras nuevas:

Guisar (De guisa).

  1. tr. Preparar los alimentos sometiéndolos a la acción del fuego.

Aderezar (De derezar).

  1. tr. Componer, adornar, hermosear. U. t. c. prnl.
  2. tr. Guisar, condimentar o sazonar los alimentos.

 

Un rumbo interesante ha tomado. Cocinar básicamente es preparar los alimentos, ya sea aplicando cocción y/o aderezándolos (condimentar, sazonar…) y estas acciones no requieren exclusivamente de un profesional, requieren del ánimo, estímulo u obligación necesaria.

Ejemplificando lo antes mencionado: tomar una hamburguesa y aplicar cocción en la sartén o parrilla, pues ya se ha cocinado. Batir claras de huevo para hacer merengue es cocinar. Y si usted toma una lechuga, la corta y adereza con limón, sal y aceite, ¡ya estas cocinando!

Suena muy sencillo, pero así funciona. Muchos cocineros afirman lo fácil que es este arte, pero no necesariamente hablan de sus platos complejos, sino de hacerlo en forma general, puesto que de eso se trata.

Más ejemplos, partir por la mitad un tomate y espolvorear sal, pelar una manzana, o si usted hierve agua para un café… todo eso es cocinar. Ya que estamos comiendo o alimentándonos con algo que nosotros mismos hemos preparado.

En el caso de los cocineros, son especialistas en cocinar, como un electricista es especialista en electricidad. Un cocinero domina los procesos para preparar alimentos, conoce de mezclas exóticas, especias, entiende tiempos de cocción y técnicas innovadoras, y en la gran mayoría es el deber de su trabajo. La diferencia entre una persona común y un cocinero es esa. Una persona cocinará a su manera para sí mismo o sus comensales, ya sea en los ejemplos antes dichos o algo más elaborado. Y un cocinero lo hará de manera más profesional y especializada, enfocado en seguridad alimentaria. Sin el ánimo de comparar que lo hará “mejor”.

Lo irónico que hasta el día de hoy escuchamos a quienes dicen “no sé cocinar”… y en verdad deberían decir “no quiero cocinar” o “no me atrevo a cocinar” ¡pero de que saben, saben! En otros casos podemos oír “sé cocinar mejor que tú” pero en realidad debería decirse como “cocino diferente que tú”. Todo lo anterior nos daría para otro artículo lleno de romanticismos.

Recuerden, cocinar no es un arte sagrado, ni menos una ciencia exacta. No es exclusivo de nadie y está disponible para todos. Ese lugar siempre nos espera.

Etiquetas:
Asesor y consultor gastronómico - Chef Corporativo de El Volcán - Embajador Culinario de Wüsthof e iSi - Gastronomía - Heinz Wuth - Miembro de L’Academie Culinaire de France - Opinión - Profesor de gastronomía y ciencia alimentaria




Déjanos tu comentario

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más