• Heinz

    Heinz Wuth

    Chef Corporativo de El Volcán.
    Asesor y Consultor Gastronómico.
    Profesor de Gastronomía y Ciencia Alimentaria.
    Miembro de L’Academie Culinaire de France.
    Embajador Culinario de Wüsthof e iSi

     

Elocuencia

¿Qué necesitan los cocineros para profesionalizarse? Además del trabajo y experiencia, deben aprender a “venderse bien”.


Una de las críticas que hago a amigos y colegas del rubro es su ortografía y manera de hablar. Si bien lo primero es corregible al texto, lo segundo tiene el impacto de la inmediatez, que se traduce en una primera impresión, a veces no muy agradable.

Cocineros buenos hay muchos, sé que varios desean ser más y lograr sus metas. En esto es importante darse a conocer entre los contactos, pero no todos tienen “el don de la palabra”, esa virtud de venderse ellos mismos que les permite oportunidades de crecimiento.

¿Qué hacer cuando vemos profesionales con potencial? Además de la experiencia, necesitamos entender qué es la elocuencia, definida como “la facultad de hablar bien, con fluidez, propiedad, y de manera efectiva para convencer a quien escucha”. También es “la fuerza expresiva para persuadir que tienen por sí mismas las palabras, gestos y ademanes”. Significa saber cómo enfrentar una audiencia y “venderse bien”.

A los cocineros se les dan las herramientas para preparar alimentos en forma sabrosa y segura, y puede que algunos proyecten estar mucho tiempo en una cocina, pero en las nuevas generaciones vemos el deseo de querer ser los mejores en el menor tiempo. Si bien la artesanía de un cocinero es la práctica (y mucha), vender su trabajo o confiar que inviertan en dicha labor requiere más que una deliciosa receta. El ejercicio más simple que hacen las escuelas gastronómicas es la simulación de un restaurant, donde los comensales dicen: “¡que venga el chef!”, pues desean escucharlo y que les explique el plato. Es ahí donde vemos su potencial, la buena dicción, las palabras correctas y el uso de vocabulario técnico que dignifique su carrera. Si bien existen cursos especializados, convengamos que es una habilidad blanda que necesita mucho trabajo.

¿Cómo podemos ser más elocuentes? Google muestra fotos de Barack Obama, que por muchos años fue la elocuencia misma. Sus discursos estaban llenos de fuerza, pasión y orgullo por su trabajo. El de un cocinero puede ser igual, pero orientándolo a lo que queremos lograr.

En gastronomía para ser más elocuentes necesitamos diferenciarnos del resto: ¿en qué somos buenos?, ¿en qué destacamos?, ¿dónde hay potencial? Luego entrenamos nuestro discurso, y para eso hay que tener dominio del conocimiento, mucho estudio y práctica. Elocuencia es convencer al otro gracias a la expertise en el tema. No se trata de “vender la pomada”, ya que después de la conversación viene el desafio de mostrarse y cumplir. Es ahí donde los verdaderos profesionales salen a flote: por la calidad de su trabajo.

Si vemos que muchos chefs triunfan es por eso: supieron vender su propuesta e imagen, la desarrollaron y cumplieron. A muchos les toma tiempo y es mejor que así sea, una “cocción lenta” de la identidad de uno mismo trae mejores resultados y menos pérdidas. Tiempo atrás pocos querían saber quién era el personaje detrás de los platos. Hoy se muestra, desarrolla su propio concepto y se da a conocer más allá de la cocina del restaurant.

Cuando estábamos en el colegio teníamos que disertar. Hoy entiendo por qué, para perder el miedo de enfrentar al público. Los cocineros necesitan mostrarse más, tendencia que hemos visto en cocinas a la vista, y cada uno tiene algo que decir. Es por eso que es bueno hablar con ellos, y para uno como cocinero tener preparado el propio discurso.

Etiquetas:
Chef - Elocuencia - Gastronomía - Heinz Wuth




Déjanos tu comentario

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más