Sabrosa renovación del casino de San Francisco de Mostazal

Monticello: chefs de TV entre tragamonedas

Monticello: chefs de TV entre tragamonedas

A la recién inaugurada Brasserie de Yann Yvin –de clásica y casera comida francesa–, se agregarán las llamativas recetas modernas de Sergi Arola y el innovador aporte local de Carolina Bazán

En plena sala de juego del primer piso del Casino Monticello (en San Francisco de Mostazal) funciona la recientemente inaugurada Brasserie Yann Yvin, que se suma a la decena de restaurantes de buen nivel que allí funcionan. Con diversos estilos, pertenecen a la entidad que maneja esa trilogía de entretenimiento formada por el hotel, las salas de juego y el recinto de espectáculos.  La apertura de este renovado local fue el primer evento del casino después de la pandemia. Con ello marca el comienzo de la reapertura, buscando llegar a la normalidad total y definitiva.

Lleva el nombre del chef francés que se hizo conocido entre nosotros a través de la televisión. Él, que continúa participando en el popular programa, diseñó personalmente el restaurante, su estilo y escogió al personal que lo tiene funcionando en las tardes de miércoles a sábado.  Yvin ha trabajado en varios restaurantes en Chile, pero se le reconoce principalmente por su trabajo como jurado en la competencia de cocina de MasterChef. Donde se ha mostrado algunas veces muy severo con los competidores. Aunque, en el mediano plazo, no ha eludido ofrecer un rostro seductor, evidenciando el agrado de compartir pantalla con atractivas participantes.

 

Casino Monticello funciona la recientemente inaugurada Brasserie Yann Yvin, que se suma a la decena de restaurantes de buen nivel que allí funcionan

 

EL CHEF YANN YVIN propone en su restaurante
una cocina clásica francesa

¿Por qué el casino decidió agregar una brasserie a su variada selección de sitios de comidas? El gerente general de Sun Monticello, Manuel Rojas, afirma que se trata de una fórmula ruidosa e informal, con un establecimiento más complejo que el bistró –que es rápido–, y menos formal que el restaurante. “La brasserie tiene historia, es innovadora y expresa simpatía y carisma. No se trata de que el público vaya a ponerle nota al chef Yvinn, porque creo que la nota la tiene puesta hace rato. El público llega allí no sólo por su talento para la cocina, sino por el cariño que le expresa su audiencia. Además, en el casino el público siempre nos está poniendo nota por todo. Y eso nos gusta, porque ayuda a mejorar. También, en este caso, se convierte en excelente oportunidad para venir a un lugar rico, tranquilo, relajado. Y además, a buen precio. Porque precisamente Yvinn decidió reivindicar la errónea creencia de que la comida francesa se reduce a diminutas degustaciones, de poquita comida y alto precio. Y no es así. Quiere mostrar que la comida francesa es habitualmente la favorita de muchos públicos, con platos generosos a buen precio, es decir, “a bon marché”. El promedio de consumo en este local está en $20.000. Claro, esta suma puede dispararse si alguien se entusiasma con los buenos vinos galos que tenemos; pero los consumos promedio no asustan a nadie. La relación costo beneficio resulta muy conveniente”.

Sin duda la presencia de Yann se ha convertido en atractivo para el público del centro de juego. Como lo demostró claramente en la inauguración, con la presencia de algunos rostros televisivos, aprovechados por los infaltables coleccionistas de selfies. En la cocina del merendero galo el equipo es dirigido por Felipe Salas, cocinero que trabaja directamente a las órdenes de Yvin. En este aspecto, la propuesta apunta a mostrar la variedad y riqueza de la cocina francesa tradicional, que ha ganado merecido prestigio. Y que esta vez no sufre mayores cambios que usar algunos insumos locales –como son las ostras de Cáhuil, o el sureño merkén, reemplazando al Tabasco–.

Ha sido un trabajo riguroso, que incluyó también la arquitectura y decoración del espacio, que en colorido y estilo se inspiró en los años locos de la primera postguerra y que ambienta su esquema en esa singular época.

 

“La brasserie tiene historia, es innovadora y expresa simpatía y carisma. No se trata de que el público vaya a ponerle nota al chef Yvinn, porque creo que la nota la tiene puesta hace rato. El público llega allí no sólo por su talento para la cocina, sino por el cariño que le expresa su audiencia”, explica el gerente general de Sun Monticelo, Manuel Rojas

 

No es necesario inventar atracciones. Los platos, los quesos, los picoteos y las preparaciones hablan por sí solas.  La cocina francesa, que ha tenido desde versiones palaciegas hasta apetitosas delicias totalmente populares, ofrece su amplio listado, que algunos miran con extrañeza y muchos con admiración. Desde los mejillones, preparados con vino blanco en su maravilloso caldo blanquecino, que comen con papas fritas y llaman “moules et frites”. Una ollada de choritos, con cebollín, zanahoria, apio y crema al final. Nada de caro en materiales, pero una delicia difícil de olvidar después de saborearla una vez.

Donde no puede faltar un clásico obligado, como la legendaria sopa de cebollas, que tiene tantas recetas como cocineros. Deliciosa hasta en su versión más sencilla.

LA BRASSERIE incorpora por cierto los infaltables quesos galos y una variedad de gratos picoteos para comenzar el almuerzo o cena
SOUPE A L’OIGNON hecho sobre una base de tocino, con cebolla pochada y caramelizada que se apaga con coñac y se infusiona por tres horas
BOEUF BOURGUIGNON con trozos de huachalomo guisado en vino tinto por lo menos por tres horas, champiñones salteados con tocino, cebolla o cebollines y zanahorias glaseadas


EN LOS POSTRES la Brasserie Yann Yvin
ofrece alternativas europeas

Super simple, su magia proviene de los detalles. Esta soupe a l’oignon se prepara sobre una base de tocino, con cebolla pochada y caramelizada que se apaga con coñac y se infusiona por tres horas. Se acompaña con croutons, tajadas de pan gratinadas al queso gruyere que se hunden en la sopa.

Los refinamientos están en pequeños secretos de cocina que convierten en delicia la carne del pato, del ganso, los hígados, los interiores. Incluso los caracoles de viña, servidos en pequeñas bandejas de plaqué, con tenedor y pinzas.

O cocinando por varias horas una carne en vino tinto: un tradicional boeuf bourguignon, para volverlo muy tierno, que se completará con un puñado de champiñones. A lo que se agregan vinos y destilados, más una delicada pastelería europea. Y qué decir de la variedad de recetas que se han acumulado por generaciones en la variadísima y exigente geografía gastronómica gala, que siempre ha tenido devotos en Chile.

Debido a la positiva interacción que tienen el casino y la región de O´Higgins, se considera siempre publicitar los buenos productos de la zona. Pensando en eso, en el boulevard de tiendas del Monticello se incluyó un salón para presentar los vinos del Cachapoal, de Requínoa y Rancagua.

 

La propuesta apunta a mostrar la variedad y riqueza de la cocina francesa tradicional, que ha ganado merecido prestigio

 

“Y hay que estar permanentemente pensando en novedades que completen la oferta de nuestras salas de juego”, explica Manuel Rojas, gerente general los últimos cuatro años, de los trece que tiene en total este centro de atracciones de Angostura. “La razón principal es que la clientela de Monticello es un público constante, que se repite. A diferencia de lo que puede ocurrir en Las Vegas o París. Por este motivo diseñamos en el tiempo una ruta de renovaciones. Después de la Brasserie tenemos programado abrir otro lugar de comidas, que será de cocina española y estará a cargo de otro apreciado cocinero visitante, el reconocido chef Sergi Arola

El chef español, quien se formó con la influencia de Ferrán Adriá, ha participado activamente en la formación de restaurantes ganadores de estrellas Michelin. Y sigue ligado a negocios internacionales vinculados con gastronomía y turismo. Se le reconoce como innovador, creativo y prolijo, en esta actividad engañosa, que se suele confundir con los rock stars, pero que es extenuante cuando se realiza a conciencia.

YANN YVIN Y SERGI AROLA. Los chefs que estarán en la nueva parrilla de restaurantes de Casino Sun Monticello
EL CHEF YANN YVIN. Pone el sello a esta nueva propuesta gastronómica en Casino Sun Monticello

 Y después de Sergi será la oportunidad de nuestra compatriota, Carolina Bazán, quien agregará un local de sandwiches y bocados de autor, acompañados con cervezas. Simultáneamente se está trabajando intensamente en reabrir el Gran Arena Monticello, con su capacidad para cuatro mil espectadores. Está considerado comenzar con presentaciones de artistas nacionales. Antes de la pandemia, tenían espectáculos todas las semanas. Ya partieron, todavía con aforo reducido, los viernes y sábados y con protocolos estrictos en lo sanitario. “Las funciones así no son muy rentables, pero aseguran lleno y bajo riesgo, y los clientes agradecieron las alternativas”.

Otra de las novedades en las que se ha trabajado es en el novedoso y sorprendente sistema de identificación que se empezará a utilizar para los espectáculos del Arena Monticello. Éste se volverá electrónico y automático. Al adquirir la entrada, el sistema organizará su reconocimiento: de este modo, al ingresar al recinto no se perderá tiempo ni personal en esa tarea, que sigue siendo de cuidado mientras perdure la pandemia.

 

Brasserie Yann Yvin
Sun Monticello

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más