Hostería El Copihue

Tradición en Olmué desde 1956

Tradición en Olmué desde 1956

A pesar de las diversas crisis y catástrofes en las últimas seis décadas y el impacto del Covid 19, este negocio familiar se mantiene activo, se reinventa cuando es necesario y se adapta a los nuevos tiempos para continuar entregando sus servicios turísticos con cariño y premiada excelencia

Olmué ofrece uno de los aires más puros del país, el Parque Nacional La Campana declarado como Reserva de la Biosfera por la  UNESCO, gastronomía chilena y, por cierto, muchas alternativas para hospedar. Es el caso de Hostería El Copihue de Olmué, con una tradición que traspasa varias generaciones. 

El matrimonio Hedwig Heitkamp y Federico Kubierschky, fundadores de Hostería El Copihue

La historia empresarial de la familia detrás de El Copihue se remonta a 1918, cuando producto de la gran crisis a finales de la primera guerra mundial en Alemania, Hedwig Heitkamp fue internada en una escuela hotelera y agrícola. Allí aprendió todo lo relacionado con chacarería, crianza de animales, preparación de cecinas y, fundamentalmente, administración hotelera.

En 1927 llegó a Chile y se casó con el agrónomo Federico Kubierschky, con quien comenzó a administrar diversos predios en el sur. Tras algunos problemas, en tiempos de guerra, en 1943 debieron abandonar su trabajo cerca de Concepción. A fines de 1949 se trasladaron a Valparaíso y compraron una residencial en donde Hedwig aplicó los conocimientos adquiridos en su juventud. Mientras su esposo, compró un taller de decoración de loza y porcelana. A poco andar, su labor fue reconocida y los directivos del Colegio Alemán les ofrecieron la administración del Ferienheim en Limache. Hedwig y Federico se enamoraron de la zona y compraron una pequeña quinta en el centro de Olmué, denominada el Pelamote. Poco a poco, fueron transformando este lugar en una residencial, construyeron algunas habitaciones, un comedor pequeño, una piscina y convirtieron los huertos en hermosos jardines.

Nació el nombre de El Copihue para este emprendimiento, en homenaje a los parajes sureños, que los habían acogido años antes. Y con motivo de las fiestas patrias de 1956, abrieron por primera vez las puertas a público en Olmué.  En 1958, falleció Federico Kubierschky pero Hedwig siguió batallando sola. Sin embargo, con una fuerza interior y un empeño extraordinario, construyó más habitaciones, amplió el comedor y la cocina. Cuando su salud se resintió -en 1969- su hijo Pedro y su señora Gloria Mafud, empezaron a ayudarla, hasta hacerse cargo completamente. 

En 1991, Alejandro Kubierschky, el hijo mayor de Pedro, ingeniero civil mecánico, con el mismo espíritu de sus abuelos y padres, se sumó a este sueño familiar. Después de casarse, su señora Paulina, educadora de párvulos, también se incorporó. A continuación, la hija menor, Paola y su esposo Esteban, ambos ingenieros agrónomos, se integraron al equipo. Por último, otra de las hijas, Carolina, ingeniero comercial, no dudó en sumarse.

REMODELACIÓN Y NUEVA TERRAZA

Cuando inició la pandemia, la hostería decidió cerrar y enviar a todo su personal a su casa, como medida preventiva. Luego, ante la imposibilidad de trabajar con público, resolvieron empezar con la modalidad de delivery. Primero con kuchen y empanadas, y de a poco se fueron integrando otros platos de la carta, como entradas, cremas, platos principales y postres.

Mediante la Región de Valparaíso va avanzando en las etapas de apertura, El Copihue ha estudiado los cambios a implementar, que fueron detallados por Alejandro Kubierschky. “La nueva normalidad nos obliga a aplicar todos los protocolos sanitarios dictados por la autoridad, así que nuestro personal está siendo capacitado y se deberán efectuar además los controles que ya se hacen en otros negocios hacia los clientes”.

La gastronomía es uno de los puntos fuertes de esta empresa “durante varios años ofrecimos un exitoso buffet a la hora de almuerzo los fines de semana, el cual no se podrá hacer especialmente por temas de manipulación de alimentos. Pero, estamos remodelando los comedores y terrazas, para empezar a atender en base a la carta con nuestros platos tradicionales y algunas nuevas presentaciones”. Acotó que están construyendo una nueva terraza, con salida directa a la esquina de la plaza, frente a la iglesia de Olmué, “la cual tendrá una excelente visual desde afuera, invitando a los comensales a pasar a conocerla y degustar nuestras nuevas preparaciones”.

Al ser consultado sobre el hecho que el turista va a preferir opciones de naturaleza, atención personalizada, aire puro, dijo “sabemos que, en este nuevo proceso, los clientes buscarán zonas de seguridad y naturaleza. Olmué tiene una condición natural de un excelente clima y calidad de aire, lo cual favorece a la rápida recuperación de todo tipo de enfermedades respiratorias. No en vano, uno de los slogans es “Olmué Regala Vida”. Claramente estamos potenciando todas estas bondades para que los clientes puedan venir a disfrutar de las actividades al aire libre, como caminatas, paseos a caballo, en bicicleta, por los diferentes rincones y atractivos de Olmué”.

HOSTERIA Y SPA

“La hostería se caracteriza por tener una atención personalizada, donde los integrantes de la familia estamos permanentemente presentes. Junto a nuestro equipo humano, quienes llevan muchos años con nosotros, son los encargados de traspasar este cariño y mística hacia los clientes. La gastronomía y repostería alemana son otro de los pilares de nuestra atención, la cual es reconocida desde hace mucho tiempo”, puntualizó Alejandro.

El Copihue cuenta con 40 habitaciones, en total, 28 habitaciones matrimoniales con capacidad de hasta 4 personas en cada una. Hay 4 habitaciones superior, pensadas para parejas y 8 habitaciones de 2 ambientes, familiares, para acomodar hasta 5 personas. En total pueden alojar entre 120 y 140 personas. La hostería cuenta con 2 diseños diferentes, en sus habitaciones. Las familiares son pabellones de 4 habitaciones cada uno, con 2 piezas, una matrimonial y otras para los acompañantes. Tienen entrada por ambos dormitorios directo desde el jardín. Las habitaciones matrimoniales, son de un ambiente, en un edificio de 2 pisos. Cada habitación tiene una terraza con vistas al jardín y cerros aledaños. Todas poseen baño privado, TV satelital, WiFi y frigobar.

En materia de sustentabilidad, en su momento obtuvieron el sello S de Sernatur y mantienen el reciclaje de vidrios, latas, cartones, envases plásticos y aceites comestibles quemados. “Por otro lado, la gran mayoría de nuestro personal es local, y lo mismo con nuestros proveedores”.

El Copihue cuenta con piscinas exteriores para adultos y niños y en los servicios de SPA, disponen de una piscina temperada techada, que se complementa con una terraza exterior con 2 tinas de hidromasajes y cómodos sillones para reposar luego del baño. Adicionalmente está el servicio de sauna y gimnasio con sus respectivas máquinas. Dentro de la gama de terapias, se ofrecen los masajes de relajación, descontracturante, Biomagnetismo, Reiki y piedras calientes.

“A los huéspedes les recomendamos algunos atractivos turísticos que pueden visitar. La principal atracción es el Parque Nacional La Campana, con sus dos sectores, Granizo que es el más importante y Cajón Grande. El Palmar de Ocoa, el Santuario del Niño Dios de Las Palmas o la Iglesia de La Dormida, que es patrimonio nacional. Hay cabalgatas con guía, así como caminatas dentro del parque. Y realizar un vuelo en planeador, aeronave sin motor, o en globo aerostático, también son atractivos únicos en nuestra región”.

GASTRONOMÍA A LA CARTA

Con los cambios en el sector comedor y terraza, esta hostería y restaurant ofrece desde temprano un servicio de desayuno buffet asistido y porcionado, donde se dispone de una amplia variedad de bebidas calientes y jugos, panadería, repostería alemana, mermeladas caseras, fruta natural, cereales, yogurt, etc.

“Nuestro personal de cocina son maestras con muchos años de experiencia, que se han ido desarrollando en la hostería, de la mano de la familia, quienes han dirigido esta sección de la hostería. La maestra principal, ya lleva como 30 años, y gran parte de sus conocimientos han sido autodidactas”, explicó Alejandro, quien mencionó algunas de las recetas que caracterizan su carta. “Dentro de los platos principales que más se solicitan están las empanadas de pino y las de queso, así como el arrollado huaso. Las cremas son una opción muy buena, ya que son preparadas naturalmente, y reconocidas por su calidad, especialmente la crema de tomates, champiñones y espárragos. Otro de los platos destacados es el pastel de choclo, donde se ha desarrollado la línea con y sin azúcar, así como las pasteleras como una opción naturista. Las alternativas de carne a la parrilla, con el lomo vetado, la carne al jugo y carne mechada, también son platos seguros”. En materia de postres resaltó las preparaciones chilenas, como la leche asada y el mote con huesillos. “Y respecto a la repostería, nuestros kuchenes de manzana, nuez, pie de limón, frutillas, son las recetas originales de la familia, que comenzaron con los abuelos hace ya 64 años”.

Finalmente, Alejandro Kubierschky subrayó que la hostería -cuya certificación con Sernatur corresponde a “Hostería Lujo”- ha recibido varios reconocimientos en los últimos años, a la trayectoria empresarial, tanto de las autoridades gubernamentales, como gremiales y particulares, por la destacada participación del turismo tanto en Olmué como en la región y a nivel nacional.

 

Hostería El Copihue

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más