Hotel Boutique Casablanca BCW

Profunda conexión con el valle

Profunda conexión con el valle

• Hotel Boutique Casablanca BCW cumple este mes 3 años desde su apertura, con una propuesta boutique, muy conectada con el entorno de viñas, tierras agrícolas y la pureza de un ambiente natural en la Región de Valparaíso, a solo 1 hora de Santiago

Lucía Quintino y Rodrigo Mujica hace muchos años albergaban el sueño de tener algún día un centro de sanación, hasta que se les presentó la oportunidad de comprar una casona antigua de los años 1890 -1910 en el sector de Lagunillas de Casablanca. “Aconsejados por un amigo lugareño, decidimos reconstruirla y convertirla en un hotel, dada la alta demanda de camas en la comuna y la alta afluencia de turistas extranjeros y nacionales al valle de Casablanca, por su actividad enoturística”. Fue así como un 7 de septiembre de 2017, junto a las autoridades locales, cortaron la cinta de Hotel Boutique Casablanca BCW.

Ella era jefa de sucursales en un banco, del que fue desvinculada de manera natural tras 25 años y Rodrigo, como empresario se dedicaba a la construcción y fue el responsable de las obras en su propio hotel. “Hoy nos dedicamos enteramente a atender y ser anfitriones en nuestro hotel, yo en el tema comercial, ventas, producción y huerta orgánica, y Rodrigo concentrado en la logística, operatividad del hotel, producción de vinos propios, elaboración de los menús y la gastronomía”, explicó Lucía.

Rodrigo Mujica y Lucía Quintino

Ambos contaron que escogieron este sector de Casablanca dado a que el lugar es tranquilo rodeado de cerros, naturaleza y “Lagunillas es un pueblito antiguo con mucha historia, con reminiscencias de la arquitectura de los años 1910, etc. Fue la antigua ruta de las carretas, entre Santiago y el puerto, es decir, en la Colonia contaba con algunas posadas y áreas de descanso para los animales antes de llegar a su destino”.

Rodrigo mencionó otros atributos “es un lugar cercano a Santiago (1 hora), a Viña del Mar, Valparaíso y al Aeropuerto de Santiago. “Nos encontramos rodeados de viñas, en un sector rural agrícola.  Estamos cerca de 13 viñas de la ruta del vino del valle de Casablanca con cultivos de pinot noir, sauvignon blanc, chardonnay y syrah ofreciendo un panorama atractivo, que permite conocer, disfrutar, degustar y respirar en profunda conexión con el mundo vitivinícola y campestre del valle”. 

El hotel es una casona antigua de adobe típica de la zona central de Chile que fue en su momento la casa de administración del fundo Valle Hermoso de Lagunillas. Con corredores amplios, muros gruesos de adobe tendido, habitaciones con baño exclusivo de diseño moderno y muy cómodos espacios que permiten disfrutar de una experiencia antigua, pero con ambientes modernos. Pisos de madera nativa en todos los espacios no húmedos lo que les da un carácter distintivo. Las puertas de todos los recintos fueron restauradas de la misma casona y otras traídas de inmuebles antiguos demolidos. “Nuestra casona fue reconstruida, remodelada y diseñada en sus interiores totalmente por nosotros, buscando la sobriedad, rusticidad, elegancia con una mirada ecléctica, sin casarse con algún estilo en particular. Buscamos, de tal forma que la experiencia sea campestre, colorida, acogedora y cálida. El paisajismo de los jardines sigue una línea mediterránea, complementándose con la arquitectura”.

El comedor y lounge están diseñados con la intención de insinuar un galpón, con techos altos forrados internamente con planchas de zinc reciclado, maderas antiguas rusticas, muros de adobe vistos con ventanales amplios para observar los jardines, lo que permite luminosidad y calidez a este sector.

10 HABITACIONES

El hotel cuenta con 10 habitaciones, 7 de las cuales pueden ser single, twin o matrimonial (superking) y 3 son triples, con 3 camas o una matrimonial y una individual plaza y media. De esta manera pueden hospedar a un total de 23 personas.

Las habitaciones disponen de ventanas de PVC con termopanel óptimo para la aislación térmica y acústica con el exterior.  “Su formato recoge el concepto de las ventanas antiguas propias de las casonas chilenas que dan a corredores, es decir, alargadas y angostas. Dejando entrar la luz del día, pero evitando que estas sean calurosas. Ello permite que durante el verano las habitaciones sean frescas sin necesidad de recurrir a ventilación forzada”, indicó Rodrigo y acotó que todas las habitaciones tienen un respaldo acolchado de tela con un fondo de roble francés ligeramente iluminado, más dos apliques murales diseñados con cobre envejecido y pantalla de cuarzo. Las camas son amplias y se acompañan de veladores de roble y ciprés, además de sillones y mesa, televisor con TV satelital, ropero hecho en obra para acoger la caja de seguridad, colgadores con batas, toallas, frazadas, secador de pelo y otros. Los baños disponen de amenities como jabón de mano y cuerpo, shampoo y acondicionador de pelo, que son productos orgánicos certificados.

PISCINA PINOT NOIR

Destaca la piscina no temperada, las dos tinetas de agua caliente y el sauna, todo al aire libre. “Escogimos una piscina de color rojo para insinuar el pinot noir que es el vino rojo del valle de Casablanca.  Para ello se eligió revestimiento cerámico rojo español. Con lo que garantizamos un color homogéneo y potente como el vino y la posibilidad de asegurar una mantención eficiente. Nos parece que este color nos da identidad como hotel del vino”, expresó Lucía.

Además, existe un salón de eventos para empresas o para matrimonios, dispuestos con calefacción central y todo el mobiliario que se requiera con capacidad para 100 personas.

“También tenemos servicio de masajes con reserva anticipada, y cata de vinos. Hoy estamos ofreciendo programas para grupos de mujeres amigas, aquelarre, y también Club de Toby entre otras actividades para la recreación grupal, donde se pueden contar con catas de vinos en el hotel y trekking por los parajes de la zona del valle”. Al estar inmersos en el valle de Casablanca, asesoran a los huéspedes para las visitas a las viñas del circuito formal de Ruta del Vino de Casablanca, más la ruta alternativa de vinificadores de autor, como son las viñas boutique, atendidas por los propios dueños.

EL DESCORCHE RESTAURANT

Ofrecen alojamiento con desayuno, almuerzo, cena, servicio de bar y bebestibles. Con una gastronomía de autor basada en comida casera chilena acompañada de un importante huerto orgánico que abastece de productos limpios y libres de contaminantes químicos. “El Descorche, nuestro restaurante, está manejado por dos cocineros –Carlos Plater y Carolina Lisboa– que trabajan una carta variadas de carnes de vacuno, cerdo, pescado y conejo, que buscan maridar con los productos del valle de Casablanca como vinos, quesos, mermeladas, miel, entre muchos otros. Adicionalmente producimos nuestro propio vino que busca entregar una visión completa de lo que puede ser posible en la cocina chilena”, mencionó Rodrigo Mujica.

Carlos Plater es venezolano, estudió en el Instituto Culinario de Alta Cocina en Caracas; trabajó en el Palacio de Miraflores (Caracas- Venezuela) donde dirigió a un gran equipo. Sus conocimientos gastronómicos se concentraron luego en la gastronomía peruana y desde su llegada a Chile, se sumó al Hotel Boutique Casablanca BCW, “aquí mi experiencia ha sido todo un aprendizaje una vez más, ya que mi trabajo cada vez se ha ido perfeccionando y he podido crear nuevas ideas también”. Carolina Lisboa, en tanto, estudió Técnico en Gastronomía en el Instituto Profesional Duoc UC Viña del Mar. Hizo su práctica en el Hotel del Mar, fue ayudante de cocina en Restaurant Equilibrio de Viña Matetic.  Y por seis años fue sous chef en Hotel La Casona Matetic y el 2018 se vinculó al hotel de Lucía y Rodrigo. “Acá tenemos una carta muy noble, sencilla que la sustentamos básicamente en productos orgánicos y locales, rescatando los sabores más puros, manteniendo la tradición de una cocina de antaño, pero con toques renovados”.

La experiencia culinaria se inicia con el desayuno, con café desde café americano a mocaccino; huevos revueltos, pochados, con panceta, omelette, ensalada de frutas, yogurt, cereales, pan integral y blanco en tipo molde, pan ciabatta, jugo de frutas y /o de naranja, mermelada natural de la zona, mantequilla, fiambres, torta, muffins, y/o medialunas.

Hoy el desayuno se está sirviendo en cada mesa para los huéspedes como una medida de protocolo sanitario actual.

La carta del restaurante está conformada por tres tiempos. En el primero puede ser una Crema de verduras como topinambur, tomate, apio y zanahorias entre otras, más la posibilidad de probar una Ensalada de verduras y frutas. “Todos los ingredientes son de nuestra huerta, con el frescor de haber sido recién cosechados. Además, destaca el Tártaro de atún, con frutas de estación aderezado a la manera caribeña o un Carpacho de zapallitos italianos, entre otras opciones.  El segundo tiempo busca entregar una proteína animal (cerdo, vacuno, guanaco, pollo, pescado, jaiba, pulpo y conejo) acompañado de vegetales en diversas preparaciones, que resalten en presentación y en sabor. “Cuando las verduras no son la alternativa tenemos pastas y otras opciones”, recalcaron los chefs. El tercer tiempo son los postres, con alternativas como Mil hojas de manzana, Merengón de lúcuma helado con frutos del bosque y Leche asada con sabor a ron naranja, entre otros tantos más. Adicionalmente a los tres tiempos, están los diversos piqueos conformados por Sándwiches de mechada en pan ciabatta, Pizzetas en pan libanés, Empanadas de queso y pino, Ensalada Casona que lleva todas las verduras y frutos del huerto aderezados en forma especial, etc. Existen platos veganos como las Cremas de verduras y Risotto de setas, entre otras. El menú completo sin vino o bebestibles rodea los 25 mil pesos por comensal. El Descorche funciona para todos los huéspedes y para los que solo quieran conocer, almorzar o cenar lo podrán hacer con previa reserva.

Carlos Plater, chef y Carolina Lisboa, chef

Como ya se mencionó gran parte de los ingredientes provienen de su huerta propia, con hortalizas como lechugas, acelgas, espinacas, distintas variedades de tomates, brócoli, hinojo, puerro, ciboulette, ajos, cebollas, pimentones, mizuna, coliflor, bruselas, repollos, amaranto, endivias etc. “Entre los frutales orgánicos tenemos los cerezos, manzanos, perales, higuera, nogal, nectarines, frutillas, nísperos, paltos, limones, naranjos, limas, granados etc. Y entre las hierbas aromáticas: lavandas, cedrón, toronjil, hierbabuena, menta, y ruda.  Además, contamos con flores comestibles decorativas como caléndula y otras”, enfatizó Lucía Quintino.

Tártaro de atún con frutas a la caribeña

En el restaurante la carta de vinos considera tanto los vinos del valle de Casablanca, como de otros valles de Chile, con la condición de que sean viñas pequeñas de autor. “Presentamos además con mucho orgullo en nuestra carta, dos vinos propios elaborados en nuestra casona. Uno es una carmenere que proviene del valle de Cachapoal y el otro un Sauvignon Blanc del valle Casablanca. Todos ellos elaborados en nuestro hotel en forma artesanal, lo que da un particular sabor y enriquecen nuestra gastronomía”.

Crema de tomate cherry de la huerta con pan ciabatta al ajo y pesto
Pulpo grillado con mix de papa y camote
Ravioles de jaiba mar y tierra, caldo de ostras y crema suave de betarraga
Mil hojas de manzana con helado de vainilla y granola con butterscotch

Por otro lado, el hotel está en camino de ser sustentable y obtener el sello de Sernatur. Contribuye el hecho que para su construcción se han reciclado los materiales de la casona original y que están evaluando el proyecto de tener energía solar para obtener energía eléctrica.

PANDEMIA Y DISTINCIONES

Tal como el caso de otros hoteles, la venta bajó prácticamente a cero entre abril y agosto de este año y recién están esperando una reactivación para septiembre y octubre. “En general en temporada alta, un 60% de nuestros huéspedes son extranjeros, y el 40% son locales o chilenos. Hoy nos estamos preparando para nuestros huéspedes chilenos, y creemos ser un lugar especial para poder recibirlos dado la tranquilidad, la naturaleza de nuestro entorno, la actividad de las Viñas del Valle de Casablanca, y la cercanía a las ciudades de Viña del Mar, Valparaíso y Santiago.

Torta de chocolate manjar

Lucía subrayó que el hotel siempre ha estado operativo.  “En Casablanca no hemos tenido índices de casos que hayan obligado a cuarentena, sin embargo, estas medidas en otras ciudades como Santiago y/o Viña del Mar, no nos han permitido tener pasajeros en los últimos 5 meses.  No obstante, la comunicación y el vínculo con nuestros pasajeros siempre sigue permanente ya sea a través de nuestra página, redes sociales y a través de contacto directo con nuestra hospitality manager y/o nosotros mismos, los dueños”.

Dentro de los cambios que han incorporado Rodrigo dijo “somos un hotel con capacidad de 10 habitaciones, lo que permite una distancia bastante holgada entre los huéspedes ya sea dentro del comedor, los jardines y terrazas del hotel. Como medidas básicas solicitamos que los huéspedes lleguen al recinto con mascarilla cubriendo boca y nariz. Tenemos un protocolo de higienización constante de todas las manillas del lugar, se han habilitado dispensadores de alcohol gel, en puntos estratégicos para ser utilizados por los visitantes. Las cartas de menú del hotel se envían de forma virtual para evitar el contacto directo con ellas, y el buffet ha sido reemplazado por desayuno a la misma mesa, pero con toda la variedad acostumbrada”.

Pese a su corta data, el hotel ya ha recibido varias distinciones como Premios 2018 Great Wine Capitals 1er lugar Alojamiento y 3er lugar Gastronomía. El 2020 esta misma entidad les otorgó el 1er lugar en Arquitectura y Diseño y el 3er lugar en Alojamiento. “Tenemos calificación de 9,5 en Booking y 5 estrellas en Tripadvisor. En agosto 2020 recibimos el premio de Tripadvisor de Travellers’ Choice, que ubica a nuestro hotel entre el 10% de los mejores y/o más populares hoteles en el mundo, en base a las opiniones y calificaciones de todos los viajeros que nos han visitado”.

Finalmente, la pareja comentó “esperamos un escenario optimista dado que hay muchas personas esperando salir de las ciudades, tomar contacto con la naturaleza, estar en lugares de silencio y tranquilidad, pero cercanos de la ciudad y eso es exactamente lo que nosotros podemos ofrecer”.

 

Hotel Boutique Casablanca BCW

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 17 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más

Area Comercial y Suscripciones