Villa Copenhagen

Lujo amable ecosustentable

Lujo amable ecosustentable

• Convertido en una de las aperturas más importantes de la hotelería de lujo de Europa miembro de Preferred Hotels & Resorts e instalado en un edificio histórico de la capital danesa, este hotel abrió sus puertas durante julio prometiendo, una experiencia exquisita para los sentidos ya sea en sus espacios comunes o en sus casi 400 habitaciones, áreas que lucen estético equilibrio entre el pasado y lo contemporáneo
• Siguiendo una filosofía donde la vida se disfruta desde los más pequeños detalles e impera la buena disposición, el lugar opera atento a las consecuencias de sus acciones en el planeta y tiene un estudiado proyecto gastronómico de cocina sustentable con diferentes espacios culinarios, todo lo anterior, como parte de un contexto que busca redefinir algunos conceptos de la industria

            Otorgando nueva vida a un imponente edificio construido en 1912, donde funcionó la Oficina de Correos y Telégrafos de la capital de Dinamarca, Villa Copenhagen figura como una de las aperturas europeas más interesantes del año.

            El hotel se emplaza en el corazón de la ciudad, contiguo a los Jardines Tivoli, un recinto creado en 1843 y conocido como uno de los parques de atracciones más antiguos del mundo. Resalta, además, como un lugar capaz de unir pasado, presente y futuro dentro de un ambiente inspirador y lúdico.

            Desde el inicio, su visión es ser un destino auténtico y abierto a diferentes tipos de personas, creciendo sobre tres pilares: contraste, lujo responsable y felicidad. “Creemos que estos valores están plasmados en el diseño, las instalaciones, los servicios para los huéspedes, las asociaciones de colaboración y nuestro enfoque de servicio, que reconoce la conexión entre Villa Copenhagen y la ciudad, con la fuerte creencia de que la hospitalidad de lujo debe centrarse en opciones sostenibles que beneficien el entorno local y las comunidades de los alrededores”, detalla Peter Høgh Pedersen, director y gerente del hotel. El ejecutivo añade que el proyecto es, en muchos sentidos, todo un testimonio del carácter resiliente de la urbe donde se emplaza. “Estamos encantados de compartir Villa Copenhagen con el público y confiamos en que las medidas sanitarias que hemos implementado tranquilicen a los huéspedes en esta nueva era de los viajes”, acota, respecto de un aspecto fundamental en estos tiempos y para el que se han preparado procurando superar las medidas sanitarias definidas por el gobierno de Dinamarca.

            El lujo consciente o responsable del que habla esta apuesta hotelera incluye el gozo de todo lo que la vida tiene para ofrecer, contando momentos únicos, gastronomía de alto nivel y el disfrute de entornos inspiradores, siempre en el marco de un hospedaje accesible –con tarifas a partir de 200 dólares por noche en habitación estándar– y fuerte adhesión a lo sustentable, no solo con una conducta de compromiso ecológico, también desarrollando significativas vivencias capaces de vincular con el paisaje, la cultura y la energía de Copenhague. Asimismo, destaca la adhesión a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, parte de su estrategia general, según lo expone Peter Høgh Pedersen.

            Todo lo anterior se conecta con la visión de mundo que caracteriza a la sociedad danesa, una filosofía donde luce la capacidad para encontrar alegría en lo cotidiano y la especial apreciación del tiempo, la libertad y la calidad. De esta forma, la cortesía y buen servicio que aquí se promueven surgen espontáneos y son la base para crear la atmósfera amigable y relajada, tanto como educada y personalizada que pretenden entregar a sus pasajeros.

ESPACIO PARA EL ARTE

            Uno de los indiscutibles aspectos que resalta en Villa Copenhagen es la armonía que logra entre lo actual y el pasado, puntualmente, con el estilo Neobarroco. El edificio, una construcción de cinco pisos, asegura en ello su presencia como hito urbano de vanguardia dentro del diseño escandinavo durante otros cien años, y los responsables son los miembros del equipo de Universal Design Studio, galardonada oficina de arquitectura con sede en Londres, cuyos profesionales dieron vida a varias de las áreas comunes del hotel, así como a las 381 habitaciones.

            Los pasajeros disfrutan aquí un ambiente que podría describirse como el de una sofisticada residencia donde se descansa en espacios de techos altos y suelos de madera en espiga; la luz entra por ventanas que conservan la estructura original aun cuando fueron restauradas, y el interiorismo se trabajó con toques dorados que brillan dentro de una paleta de tonalidades pastel, detalle que evoca a las pinturas de Vilhelm Hammershøi, maestro danés del siglo XIX.

            Vale destacar que Villa Copenhagen completo es una especie de galería artística, pues alberga lo que se considera la mejor colección privada de arte de la ciudad, compilación que se valora en más de dos millones de dólares y fue seleccionada por el reconocido curador Sune Nordgren. Actualmente, expone piezas de talentos locales y foráneos, Jaume Plensa, Per Kirkeby e Ian McKeever, entre otros.

La firma de Universal Design Studio también se aprecia en la Suite Universal Penthouse, habitación de dos pisos conectados por una llamativa pero elegante escalera de caracol, estructura hecha en madera de nogal y acero que lleva del salón al dormitorio principal.

            La suntuosa Earth Suite, con sus 50 m2, resulta otro ejemplo de delicado trabajo. Corresponde a la exaltación del lujo consciente y a una muestra de diseño actual con innovadoras soluciones; ostenta el talento de la arquitecta Eva Harlou, profesional nacida en Dinamarca que aquí logró un espacio de filosofía sostenible con textiles reciclados y muebles ecológicos de la marca Mater Design, también gracias a materiales de construcción como ladrillos y pastas de albañilería de tipo ecológico.

Otro nombre vinculado al hotel es Shamballa Jewels, casa de alta joyería que diseñó las siete suites restantes, incluida The Shamballa Master Suite, una opción de elevado lujo y cuyo precio es el mayor en todo el país, superando los ocho mil dólares la noche. Vale mencionar que Shamballa es una palabra que, traducida del sánscrito, significa lugar de paz y tranquilidad, un concepto que en esta habitación de 129 m2 y con kitchen-dining area, se logra mediante elementos que buscan brindar la sensación de hogar.

DELICADAS Y ENTRETENIDAS INVITACIONES PARA COMPARTIR

            The Courtyard y Old Boardroom son dos áreas comunes de Villa Copenhagen donde también está el sello de Shamballa Jewels. El primero corresponde al patio del hotel y fusiona la filosofía oriental con una moderna estética nórdica, mezcla capaz de crear un espacio multidimensional perfecto para eventos pop up, música en vivo y exposiciones; es así como desde el 1 al 4 de julio, durante la programación de apertura, Maria Black Piercing Studio –ampliamente conocida en Dinamarca–, ocupó este espacio para ofrecer citas exclusivas y presentar una selección de sus joyas, piezas que están a la venta en la tienda Passagen del recinto.

            Old Boardroom, en tanto, pone al alcance de los huéspedes una atractiva huella del pasado propio del edificio: correspondía a una sala de reunión y, actualmente, es un espacio reservado para eventos diversos y cenas íntimas que funciona con una cocina preparada para servicios privados de catering; casi sin transformaciones, aquí es posible apreciar, por ejemplo, decoración con antiguos candelabros, revestimientos de madera sometidos a procesos de restauración y también papeles pintados y reinterpretados.

            Si se trata de espacios comunes, el hotel otorga, además, la posibilidad de disfrutar con áreas verdes, tanto interiores como al aire libre. Están ahí con el propósito de promover una sensación de bienestar y tranquilidad entre sus pasajeros, tanto como un ambiente inspirador y lúdico.

            En lo alto del hotel, Rooftop Pool & Bar invita a refrescarse en una piscina de 25 m cuya agua temperada se mantiene durante todo el año gracias al exceso de calor que se obtiene del sistema de refrigeración del edificio. Junto a ella es posible disfrutar con servicio de bar y, en la misma planta, ejercitarse en un gimnasio abierto 24 horas, relajarse en el sauna o escaparse a un jardín secreto donde se recoge miel y se cultivan hierbas orgánicas, así como especias y verduras que luego utilizan los cocineros del hotel.

COCINAS ABIERTAS, SABROSAS Y FRESCAS

            La gastronomía de Villa Copenhagen está a cargo de su chef ejecutivo, Tore Gustafsson, responsable del proyecto de alimentos sostenibles que aquí se lleva a cabo, un programa centrado en la cocina libre de carbono y cero desperdicios. El profesional se ha involucrado, además, en el desarrollo de todas las áreas culinarias del proyecto, un trabajo conjunto con Epicurean, estudio de F&B de la famosa casa de diseño de interiores Goddard Littlefair.

            En la planta baja, donde funcionaba la antigua sala de clasificación de la Oficina de Correos y Telégrafos de la capital de Dinamarca, está Public y Rug Bakery, amplia zona que invita a iniciar el día con el desayuno y también disponible para ciertos eventos; tiene cocina abierta y propuestas a la carta servidas a la habitación, opción para llevar en bolsas selladas e individuales, además de alternativas de pastelería, café y pan, este último personalizado y entregado recién hecho.

            En T37 Bar & Lounge, un rincón restaurado que luce columnas de mármol originales, el sello es un menú de estética humorística que se disfruta con cócteles artesanales y platos ligeros. Contiguo se encuentra Playroom, área equipada con juegos de mesa, libros y sofás, perfecta para disfrutar de tardes relajadas.

            Con su propia entrada hacia la calle y frente a la Estación Central, la brasserie Kontrast completa la apuesta gastronómica. Corresponde a un acogedor restaurante cuya decoración es propia de mediados del siglo XX y donde público general puede concurrir en horario continuado. Desde su activa cocina abierta, salen las recetas de una carta de platos frescos y especialmente sabrosos elaborados con ingredientes orgánicos de producción propia u obtenidos con proveedores locales.

Contemplando que Villa Copenhagen también es un centro internacional de reuniones de privilegiada ubicación en el corazón de la ciudad, el hotel completa su propuesta con diferentes instalaciones para eventos: Square, The Boardroom and Playroom, cada una con su propia atmósfera y una capacidad total para acomodar hasta mil 200 personas.

COMPROMISOS DE CALIDAD

            Villa Copenhagen es parte de Preferred Hotels & Resorts, una de las mayores colecciones de hoteles independientes de lujo. La asociación está presente en 85 países, conecta a viajeros realmente exigentes e incluye un Programa de Garantía de Calidad Integrada que permite avalar que la reciente apertura hotelera en la ex Oficina de Correos y Telégrafos de Copenhague cumple con elevados niveles. Al mismo tiempo, la pertenencia entrega a los pasajeros acceso al programa de fidelidad I Prefe y también, a Preferred Residences, Preferred Pride y Preferred Golf, planes que ofrecen valiosas ventajas para clientes de alto nivel.

            La calidad y buen servicio al que se hace mención figura en los diferentes aspectos ya descritos y también en aplicaciones de tecnología, sobre todo, para brindar seguridad y confort. Así, Villa Copenhagen opera con sistema de ingreso a las habitaciones sin llave física, check in en modalidad remota y check out también virtual.

            Las acciones destacadas como parte del lujo responsable que propicia el hotel avanzan en la misma línea y contemplan una cuidadosa selección de colaboradores, es el caso de NOTEM Studio, la firma ocupada para papelería, y Bodum, empresa elegida para vajillas de porcelana. Las amenidades, por su parte, llevan fragancias naturales Skandinavisk, el equipo de recepción viste uniformes de la marca local sostenible Sur Le Chemin, y en los minibares los huéspedes encuentran cerveza artesanal Mikkeller. Destaca, por último, que Villa Copenhagen recicló más de dos toneladas de plástico de residuos oceánicos para convertirlos en 800 asientos, y lo hizo en sociedad con Mater Design. “Elegir un diseño cuidadosamente producido para nuestras sillas ha minimizado la huella de carbono en más de 3,7 toneladas de CO2, y ha apoyado nuestro propósito común de adherir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU de consumo y producción responsable”, aseveran.

 

Villa Copenhagen

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 17 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más

Area Comercial y Suscripciones