Sofitel Legend Santa Clara

Hotelería épica en Cartagena de Indias

Hotelería épica en Cartagena de Indias

Situado en una ciudad Patrimonio de la Humanidad, este lugar es el único en Latinoamérica que pertenece a la exclusiva lista de hoteles Sofitel Legend. Por lo demás, figura entre los mejores hospedajes de lujo en el mundo y se luce con un sofisticado estilo que sabe armonizar el pasado y el presente, brindando al pasajero una experiencia de alto valor patrimonial, donde, por supuesto, se disfruta plena comodidad, alta gastronomía y una original apuesta por el arte contemporáneo

Tan contemporáneo como histórico, este hotel es capaz de ofrecer la conmovedora experiencia de una ciudad colonial. Reflejo de lo que es Cartagena de Indias, Sofitel Legend Santa Clara reluce en un antiguo convento dentro de la Ciudad Amurallada de la turística urbe colombiana, frente al mar Caribe y estratégicamente situado: menos de 15 minutos lo separan del aeropuerto y del puerto de cruceros, embarcaciones cuyo arribo tiene temporada alta justamente por estos días, desde agosto hasta mayo.

NICOLÁS PESTY, gerente general del hotel

Considerado uno de los mejores hoteles del planeta según publicaciones especializadas como Condé Nast Traveler, sobresale por el delicado trabajo de sus espacios. Destacan en este sentido cuatro suites icónicas, cada una, inspirada en la obra de renombrados artistas de la escena colombiana: la pareja Jim Amaral y Olga de Amaral, Ana Mercedes Hoyos, Enrique Grau y Fernando Botero. En honor a este último se creó la suite presidencial, que ha sido premiada nacional e internacionalmente, por ejemplo, como la mejor del mundo en la lista Tops 101 Suites of the World. Está decorada con objetos personales del artista, libros, fotografías y piezas de arte como el cuadro Mujer tomando chocolate. Las paredes, donde se puede apreciar la firma del pintor y escultor estampada de su puño y letra, acaban en altos techos, y la superficie alcanza alrededor de 150 m2; a su vez, el mobiliario clásico contemporáneo viste un gran salón comedor y un dormitorio con sala. Aquí el huésped encontrará frutas locales, selección de vinos y espumantes, rituales culinarios en torno al café y cenas que se convierten en verdaderas experiencias, como aquella en la que los comensales mantienen sus pies en el agua para disfrutar un menú de langostas.

Junto con los cuidados ambientes, el hotel ofrece servicio personalizado y cuenta con sistema de mayordomo para quien lo requiera, ayudando a manejar agendas y realizando un acompañamiento profesional multilingüe.

 

En Cartagena de Indias, Sofitel Legend Santa Clara reluce en un antiguo convento dentro de la Ciudad Amurallada de la turística urbe colombiana, frente al mar Caribe y estratégicamente situado

 

Toda la excelencia de las suites icónicas está presente en las 125 habitaciones de Sofitel Legend Santa Clara. Categorizadas según tamaño (las más pequeñas tienen 28 m2), es posible encontrarse con las de tipo Superior Room, que ofrecen vista a jardines o piscina, las Junior Suite Republicana o las Suite Colonial Junior. La variada oferta permite que los pasajeros puedan hospedarse en antiguos aposentos de monjas Clarisas e, incluso, en áreas tipo loft, algunas suites tienen estructura antigua y mobiliario contemporáneo, otras se visten completamente de modernidad y muy poca referencia al pasado. Todo el interiorismo es fruto del trabajo de diseñadores colombianos, figurando el nombre de Marcela Villegas como responsable de la más reciente remodelación. Y como la comodidad de los espacios es clave, aquí se disfruta con camas diseñadas especialmente para Sofitel, con protector de colchón relleno con pluma de ganso y ropa de cama de 700 hilos de algodón egipcio, tal como lo detalla el gerente general del hotel, Nicolas Pesty.

EL PASADO ESTÁ PRESENTE

Resulta imposible no dejarse encantar por la delicada convivencia de los estilos arquitectónicos colonial y republicano del edificio con forma de herradura que alberga a Sofitel Legend Santa Clara; el primero viste lo que fue un convento de monjas Clarisas, mientras que el segundo es parte de los espacios que en el siglo XIX acogieron las instalaciones de un hospital.

Hablar de aquello invita a conocer la historia del hotel, un relato que comienza en 1621, cuando se establece el convento de religiosas Clarisas, congregación que arribó a Cartagena de Indias proveniente de Sevilla con la misión de establecer una de las más grandes iglesias católicas en la ciudad, por entonces, recientemente fundada.

Originalmente, el lugar fue habitado por un reducido número de monjas de clausura. Posteriormente, se creó una sección para acoger niños huérfanos y, luego, el proyecto siguió creciendo para recibir novicias, a partir de labores como la elaboración de dulces y hostias.

El convento funcionó como tal hasta 1880, fecha en que una ley dictada por el gobierno de Tomás Cipriano de Mosquera retiró todos los bienes de las iglesias. Fue entonces cuando el lugar se convirtió en el hospital Santa Clara y se ampliaron los metros cuadrados útiles, ocupando una porción del gran patio que antes fue parte de la huerta de las religiosas.

 

Considerado uno de los mejores hoteles del planeta según publicaciones especializadas como Condé Nast Traveler. Destacan en este cuatro suites icónicas, cada una, inspirada en la obra de renombrados artistas de la escena colombiana: la pareja Jim Amaral y Olga de Amaral, Ana Mercedes Hoyos, Enrique Grau y Fernando Botero.

 

En 1974, se construyó un nuevo hospital para Cartagena de Indias, esta vez, en las afueras de la ciudad y, aunque el antiguo edificio siguió abierto, solo fue como escuela de medicina.

Hacia 1995, cuando el espacio estaba prácticamente abandonado, la idea de un hotel de lujo hizo revivir la centenaria construcción. El desarrollo lo tomó una compañía colombiana y, posteriormente, Sofitel. Hacia 2012, se sumó al concepto Legend de la cadena, integrando este recinto a una exclusiva lista que, actualmente, integran apenas seis hoteles en todo el mundo, cada uno capaz de sobresalir por su sello histórico y legendario servicio. Fue entonces que se creó el concepto de las suites icónicas y se trabajó en torno al arte, puntualmente de estilo contemporáneo.

Vale destacar que, al tener categoría de Patrimonio de la Humanidad, cualquier modificación de las estructuras de Cartagena de Indias debe hacerse bajo estricto control. Respetando aquello y con la intención de mantener la historia del edificio, la compañía hotelera dio curso al necesario trabajo de restauración dejando la labor en manos de una reconocida firma de arquitectos –Arias Serna Saravia–, trabajando con apoyo de investigadores, historiadores y restauradores, siempre en línea con las disposiciones del Instituto de Patrimonio de Cartagena de Indias y de Unesco.

En la actualidad, el hotel es parte del paisaje cartagenero con la fachada original del hospital Santa Clara, obra del arquitecto francés Gastón Lelarge, mantenida intacta, además, como parte de la identidad de este recinto. Por dentro, todas las estructuras que corresponden al siglo XIX se echaron abajo para construir desde cero, en tanto la parte colonial, aquella que data del siglo XVII, donde el paso del tiempo no hizo estragos, se mantiene sin mayores modificaciones, y es así como se aprecian vigas y techos originales, también columnas y un patio colonial recuperados.

 

Y como la comodidad de los espacios es clave, aquí se disfruta con camas diseñadas especialmente para Sofitel, con protector de colchón relleno con pluma de ganso y ropa de cama de 700 hilos de algodón egipcio.

 

PLACER Y FIESTA

En el patio colonial tipo andaluz del hotel crecen variedad de especies, algunas propias de tierra colombiana. Junto a los jardines y una piscina al aire libre –la más grande del centro histórico–, entre los espacios comunes del hotel se cuentan gimnasio y spa. Todo es parte de un servicio wellness que, complementado con productos franceses y colombianos, varios de estos hechos con métodos naturales y desarrollados especialmente para Sofitel Legend Santa Clara, incluye diversidad de masajes y tratamientos holísticos, como limpieza de aura en manos de un chamán proveniente de la sierra nevada de Santa Marta.

Quienes disfrutan los espacios y servicios de este hotel son colombianos y extranjeros, especialmente estadounidenses, cuyo registro alcanzó cerca del 65% de las estadías en 2019.

Si bien la mayoría de las visitas son por viaje de placer, el hotel está interesado en promover el segmento corporativo, clientes que hace dos años representaban 20% de su demanda, según lo precisa Nicolas Pesty.

Lo cierto es que Legend Santa Clara cuenta con salas ideales para desarrollo de reuniones y, si se trata de eventos de mayor envergadura, por ejemplo, matrimonios, es posible ocupar el amplio salón situado en la capilla de las Clarisas, un espacio que conserva los antiguos pisos de mármol, techo de madera y vigas.

Cada año, en el hotel se desarrollan más de 85 bodas, de manera que el hotel se ha transformado en un destino para estas instancias. Las parejas que eligen celebrar aquí deben reservar, por lo menos, con un año de anticipación y son atendidas por un equipo planificador de vasta experiencia; pueden ocupar terrazas, pasillos, alrededores de la piscina o la antigua capilla del hotel, un lugar lleno de historia y convertido en bar room.

PARGO, plato que lleva costra de hierbas y tomates asados
PIZZA JARDÍN, receta preparada con jamón serrano, rúcula, mozzarella y aceite de trufas
DOMINIQUE OUDIN, chef ejecutivo

SABORES Y RELAJO EN JARDÍN SANTA CLARA

Para el disfrute de la gastronomía Sofitel Legend Santa Clara creó dos restaurantes y dos bares, uno al aire libre y otro en el antiguo coro bajo de la capilla, lugar que guarda especial nexo con Gabriel García Márquez, quien tenía una casa familiar de veraneo cercana al hotel; según se dice, aquí se habría inspirado para escribir alguna de sus obras.

Durante la pandemia, el foco de la cocina ha estado en Jardín Santa Clara, restaurante que privilegia preparaciones sencillas y uso de buenas proteínas, así como adecuadas guarniciones y salsas, sin olvidar técnicas francesas y frutos locales, todo eso, además de una factura de alta calidad, tal como lo destaca el chef ejecutivo Dominique Oudin.

 

Para el disfrute de la gastronomía Sofitel Legend Santa Clara creó dos restaurantes y dos bares, uno al aire libre y otro en el antiguo coro bajo de la capilla, lugar que guarda especial nexo con Gabriel García Márquez

 

Preocupados por integrarse a la comunidad y bajo una clara filosofía sostenible, los insumos vegetales se compran a productores locales; asimismo, toda sobra compostable se deriva a monjas Clarisas para que produzcan el abono que ellos mismos les compran y usan en el huerto del techo del hotel, donde crecen flores y hierbas comestibles.

Los comensales disfrutan en espacios al aire libre dentro del patio y en un ambiente con temática casual. El servicio comienza a las 7 de la mañana y a la hora del desayuno hay diversidad de alternativas, como patacones, charcutería, vegetales y preparaciones con productos locales, siempre jugando con las culturas colombiana y francesa.

Para almuerzos y cenas existe una carta que marca personalidad con la constante incorporación de productos. El ambiente se presenta ideal para compartir en torno a una cocina acogedora, un lugar para ir en familia o en pareja. “Hay un solo restaurante Jardín en el mundo. A cualquier hora es un lugar único. Muchas personas buscan aquello, por su valor turístico que es parte de lo que anhelan los visitantes”, dice Dominique Oudin.

Jueves, viernes y sábado es posible disfrutar en Botika Santa Clara Bar, área que funciona en una terraza al aire libre con vista al mar y ofrece una carta innovadora donde se encuentran cócteles clarificados con y sin alcohol, siempre con frutas de Cartagena de Indias y entretenidos nombres capaces de evocar el pasado.

 

Sofitel Legend Santa Clara

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más