Amukan Lodge

Confortable como en casa y frente al Panguipulli

Confortable como en casa y frente al Panguipulli

Cabañas sólidas, bien equipadas y cómodas, en definitiva, delicadamente desarrolladas para entregar una experiencia de alto nivel en un entorno tranquilo y próximo a diversos y atractivos destinos del sur de Chile. De tal forma se luce esta propuesta de hospedaje donde destaca, además, la atención personalizada de sus dueños, una pareja de profesionales del turismo con vasta experiencia no solo en el rubro, también en los atractivos que distinguen a esta zona del país.

Diseñado como un proyecto para recibir todo tipo de viajeros, Amukan Lodge ofrece cabañas Premium que son elegidas por chilenos y extranjeros, usualmente, para disfrutar estadías de tres o cuatro noches, aunque también no es extraño que sus huéspedes se queden un par de semanas. Y no es sorpresa, porque la experiencia se torna especialmente confortable en este lugar donde la recepción y el servicio está a cargo de los dueños, siempre atentos a los comentarios y necesidades de sus visitas; brindan desde ayuda para hacer el fuego de la parrilla hasta recomendaciones de restaurantes de la zona o de excursiones outdoor.

El ambiente en Amukan llega a ser tan familiar que, muchas veces, surgen instancias en donde los pasajeros amenizan su tiempo con las historias locales que les comparte Matías Álamo, propietario del lodge, junto a su esposa y socia, Catalina Arancibia.

Todo ocurre en el contexto de un destino que, junto con su belleza natural, destaca como un punto de partida particularmente cómodo o estratégico para poder conocer y disfrutar de la Región de Los Ríos y más allá, por ejemplo, haciendo viajes por el día a Pucón, Huilo Huilo, San Martín de Los Andes, Puerto Varas, el lago Ranco, termas de la zona, la costa valdiviana y la cuenca del lago Panguipulli.

Vale mencionar que Catalina Arancibia y Matías Álamo son profesionales con cerca de 20 años de experiencia en el rubro del turismo, ella tiene formación en ecoturismo y él trabaja como asesor hotelero en turismo y hotelería. Ambos son de Santiago, aunque dejaron la capital hace dos décadas, han vivido en San Pedro de Atacama y en otros polos turísticos de Chile, como Rapa Nui y Puerto Varas, ciudad donde tuvieron su residencia cuatro años.

Con el sueño de emprender y ser sus propios jefes latente, hacia 2015, decidieron independizarse, aprovechando un terreno que habían comprado frente al lago Panguipulli como inversión en el año 2010, esto, mientras trabajaban en Huilo Huilo.

 

Amukan Lodge ofrece cabañas Premium que son elegidas por chilenos y extranjeros, usualmente, para disfrutar estadías de tres o cuatro noches, aunque también no es extraño que sus huéspedes se queden un par de semanas.

 

La idea era ocupar el lugar para edificar una casa, quizás su segunda vivienda, pero analizándolo bien, concluyeron que lo mejor que podían hacer era construir cabañas. Y el plan resultaba perfecto, porque la experiencia en el rubro del turismo les permitía saber cómo habilitar espacios suficientemente cómodos y funcionales, además de atractivos. Por lo demás, podían otorgar un servicio adecuado a visitas chilenas y foráneas, gracias a su buen manejo de inglés.

Con todo a favor, solo faltaba bautizar la empresa y se decidieron por Amukan Lodge, evocando una voz mapuche que, según averiguaron, significa viajar. “Y a nosotros nos encanta viajar. Además, nos pareció importante que el nombre de nuestro proyecto tuviera que ver con el lugar donde está”, dice Matías Álamo.

AMPLIO, FUNCIONAL Y SUSTENTABLE

El lodge se emplaza a un kilómetro del centro de Panguipulli, frente al lago homónimo y con privilegiada vista al volcán Villarrica. La inauguración fue en 2017, luego de que durante 2015 se construyeran tres cabañas. Posteriormente, en 2018, terminaron de edificar la cuarta, además de la casa a la que se trasladaron para vivir. De este modo, actualmente, Amukan cuenta con una cabaña para dos personas que, por lo demás, está habilitada para pasajeros con movilidad reducida; y tres cabañas para cuatro huéspedes, cuya distribución contempla una habitación matrimonial y otra con camarotes de plaza y media. Se suman el living comedor y la cocina, todo integrado, muy amplio y con salida a una terraza también muy espaciosa donde se puede disfrutar en torno a una parrilla tipo fogón. Si hablamos de superficie, los espacios contemplan desde 35 m2, en el caso de la cabaña pequeña, hasta 75 m2, en las cabañas grandes.

Trabajando con la oficina de arquitectos valdiviana Armo, lograron estructuras de una misma línea, la que puede describirse como contemporánea bajo el concepto menos es más, lo más limpio posible y dando total protagonismo a las panorámicas del lago, según lo resalta Catalina Arancibia. “Como estamos frente al lago quisimos privilegiar la presencia de ventanales. Es lo que más impresiona a la gente cuando llega, se dan por pagados de inmediato. Entran por un altillo, bajan cuatro peldaños y pueden apreciar la vista del lago”, complementa su socio.

 

El ambiente en Amukan llega a ser tan familiar que, muchas veces, surgen instancias en donde los pasajeros amenizan su tiempo con las historias locales que les comparte Matías Álamo, propietario del lodge, junto a su esposa y socia, Catalina Arancibia.

 

Procurando apegarse a una filosofía sustentable, destaca la presencia de una muralla hecha de maderas nativas, material obtenido en una demolición, las ventanas de termopanel que aportan a la eficiencia energética y los paneles solares que alimentan parte de la electricidad que requiere el lodge, algo no menor, dado que las cabañas funcionan completamente con electricidad, esto último, por temas de seguridad. Los paneles figuran como una de las novedades del lodge y permiten conectarse a la red del distribuidor de la zona, integrándose a un sistema en el que generan energía y, cada mes, la compañía eléctrica les resta ese consumo.

La sustentabilidad es un aspecto particularmente importante para Amukan Lodge y aquello se refleja en detalles como la presencia de puntos verdes dispuestos en el recinto. “Nosotros mismos nos preocupamos de lavar los recipientes y los vamos a dejar en un centro de acopio municipal. Nos dan certificado de cuantos kilos reciclamos de cada tipo de material”, detalla Matías Álamo.

Por lo demás, buscan integrarse y aportar a la comunidad, es así como los tres trabajadores contratados en el lodge son de Panguipulli y el 80% de los proveedores son de la misma localidad. Las amenidades son lo único que traen regularmente de Santiago, puntualmente, de la empresa Brika Organics, cuyos productos son ecológicos; los reciben en envases de gran formato para distribuir en dispensadores murales al interior de los baños.

DETALLES DE PLACER

En el interior de las cabañas que forman Amukan Lodge, Catalina y Matías se enfocaron en entregar a sus huéspedes máxima comodidad y lujos vinculados a esa experiencia, todo muy bien elegido. “Hicimos cosas buenas desde el principio, por ejemplo, sábanas de 300 hilos, almohadas de elevada calidad, copas de vino grandes, wifi de alta velocidad… Detalles que, cuando nosotros éramos quienes visitaban lugares, nos gustaban especialmente”, precisa Matías Álamo.

 

Todo ocurre en el contexto de un destino que, junto con su belleza natural, destaca como un punto de partida particularmente cómodo o estratégico para poder conocer y disfrutar de la Región de Los Ríos y más allá, por ejemplo, haciendo viajes por el día a Pucón, Huilo Huilo, San Martín de Los Andes, Puerto Varas, el lago Ranco, termas de la zona, la costa valdiviana y la cuenca del lago Panguipulli.

 

Las cabañas también están equipadas con televisión satelital, aire acondicionado, estufa de combustión lenta y, en cuanto a mobiliario, sillones que sobresalen por lo confortables, modelos como los que podría elegir cualquier persona para su sala de estar. A su vez, el equipamiento de la cocina incluye horno y cocina empotrada, todo eléctrico. “Queríamos que la gente que viene se sienta como en su casa, con harto diseño, con áreas funcionales y cómodas”, agrega Matías. Todo ese trabajo fue hecho en conjunto por esta pareja, valiéndose de los numerosos contactos de proveedores que tenían a partir de su experiencia en turismo y hoteles, por supuesto, seleccionando aquellos que les parecían las mejores opciones.

Por otro lado, al diseñar el lodge, la pareja dispuso un cómodo estacionamiento al lado de cada cabaña. A su vez, no quisieron crear espacios comunes como quinchos o tinas de agua caliente, todo aquello para privilegiar el silencio del lugar y la experiencia privada. Solamente son comunes los jardines, áreas que mantienen bien cuidadas, con senderos y bancas que complementan la estadía y se disfrutan, especialmente, gracias a que Amukan se encuentra en una zona residencial y particularmente tranquila.

Tampoco han querido sobrecargar el terreno con más cabañas. En los planes está la construcción de una más, a los dueños del lodge eso les parece suficiente para mantener la armonía que han logrado para sus huéspedes, resaltando el gozo en los espacios naturales del terreno.

Amukan Lodge

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más