Hotel Boutique Azul Pacífico

Cuando el mar y el descanso son protagonistas

Cuando el mar y el descanso son protagonistas

En Higuerillas Concón se ubica este hotel boutique que ofrece 4 habitaciones luminosas con vista al mar, tranquilidad y atención muy personalizada, cuidando los protocolos bajo la certificación de Sernatur

“El océano pacífico se salía del mapa. No había donde ponerlo. Era tan grande desordenado y azul que no cabía en ninguna parte. Por eso lo dejaron frente a mi ventana, frente a la ventana de Pacífico Azul”, expresó -reproduciendo un extracto de un poema de Pablo Neruda- Jacqueline Zavala Oyarzún, quien, como concesionaria, administra este pequeño oasis en Concón.

Jacqueline Zavala Oyarzún

El hotel boutique Azul Pacífico está emplazado en un inmueble de estilo nórdico que su dueño -Alfredo Maira- adquirió en 1985 al arquitecto Renato González. “Fue su casa de verano en la playa, hasta que en 2013 decidió remodelarla con miras a transformarla en un hotel boutique, para ser inaugurado en año nuevo del 2014”, explicó Jacqueline, quien integra empresas Dunamar SpA, especializada en ingeniería para modelo de negocios, inversiones y desarrollo de gestión inmobiliaria, que desde el 2018 se hizo cargo de administrar este hotel junto a su marido Sebastián Yáñez de la Sierra, ingeniero civil mecánico, socio y director.

 

Jacqueline Zavala puntualiza que ya cuentan con el Certificado de Confianza Turística de Sernatur, respecto a los protocolos requeridos por la pandemia

 

Jacqueline estudió turismo en Inacap de Viña del Mar y fue dueña de la agencia de viajes ItalianTours en Viña, trabajó en tour operadores, en el área ejecutiva de El Mercurio de Santiago, donde tuvo la oportunidad de viajar y conocer hoteles boutique en la región, Chile, Perú, Italia, Francia y Egipto, entre otros países. “En ese sentido las vueltas de la vida me llevaron a vivir en el sur y dedicarme a las terapias alternativas en Los Ángeles y Constitución”.  El 2010 volví a la Región de Valparaíso y abrí con una socia el Centro de Salud Integral Biomonor, que fue una experiencia maravillosa hasta que tuve que decidir dejarlo para asumir plenamente la concesión de este hotel”. 

VISTA AL MAR

En cada espacio del hotel es posible apreciar el mar, tanto desde sus habitaciones, terraza principal y desayunador. Las vistas juegan un rol protagónico en este hotel de calle Las Elenas, elevado sobre la costa, pero a pasos de algunas playas como Las Conchitas, Las Bahamas, Los Lilenes, Playa Negra y Playa Amarilla, entre otras y del Club de Yates de Higuerillas.

Disponen de cuatro acogedoras y luminosas habitaciones con baño exclusivo, vista al mar y terraza incluidas. Cada habitación, con una personalidad propia, está dispuesta para dos personas en camas matrimoniales y se encuentran equipadas con baño privado, sábanas de 400 hilos, cobertores, terraza exclusiva, Wifi, frigobar (con espumante, vino, chocolates, y snacks), caja de seguridad, TV pantalla plana con servicio de cable y escritorio. Si bien es un hotel para parejas, pueden venir niños durmiendo con sus padres.

Está la habitación Pacífico Norte, amplia, con vista al mar, con decoración delicada en tonalidades de verde, muy acogedora. Pacífico Sur, que mira en esa dirección, ambientada en colores agua y celeste. Vista Faro con cama de bronce de 2 plazas, terraza que mira desde el Faro del Club de Yates hasta Quintero y decoración en tonos rústicos. Y Vista Marina, habitación premium con vista panorámica al océano, gran terraza con sillones, cama king, decorada en tonos románticos. Los amenities en los baños son elaborados por Jacqueline en base a esencias de Óleo 31, en crema de cuerpo, shampoo, bálsamo y jabón, donde “los pasajeros nos identifican por el aroma que les relaja, descansa y les otorga tranquilidad”. 

La administradora puntualiza que ya cuentan con el Certificado de Confianza Turística de Sernatur, respecto a los protocolos requeridos por la pandemia. Además, son sustentables en algunos aspectos pues reciclan parte de los desechos, cuentan con panel solar para economizar gas, la iluminación es led e informan a los huéspedes las políticas de ahorro de agua.

DESAYUNO Y SUNSET

Además de las habitaciones, los pasajeros -que no superan las 12 personas- pueden estar en distintos ambientes distanciados e íntimos, como el living, la terraza principal y el desayunador, donde existe una terraza especial para disfrutar de este servicio. Cada rincón está decorado con toques marinos, con elementos traídos de distintas latitudes como Miami, Río, Lima y la Toscana al norte de Italia, cuadros alusivos al mar y a Valparaíso, entre otros.

El huésped es atendido por un equipo muy cariñoso integrado por Martha Neciosup,   mucama peruana residente. Recientemente, se sumó Roxana Martí, mucama de Venezuela. “Hemos descubierto que hay una calidez especial en trabajar con personal de otros países, con un concepto incorporado naturalmente en la calidad del servicio. Los extranjeros, a diferencia de los propios chilenos, traen una escuela en esta materia, lo cual es ideal para la experiencia que queremos entregar a nuestros huéspedes y pasajeros”, enfatizó en tono crítico Jacqueline.  

 

Las vistas juegan un rol protagónico en este hotel de calle Las Elenas, elevado sobre la costa, pero a pasos de algunas playas como Las Conchitas, Las Bahamas, Los Lilenes, Playa Negra y Playa Amarilla, entre otras y del Club de Yates de Higuerillas

 

 

El desayuno es servido a la mesa e incluye huevos a la orden, jamón de pavo, fruta natural, yogurt, quesos diferentes, mermeladas, palta, pan integral, pan con masa madre, ciabatta, café de grano, teteras de tés variados, jugos de pulpa, pastelitos y queque de la casa. Además, se adaptan a los requerimientos, gustos e intolerancias previamente solicitadas. A la hora de once, se ofrecen sándwiches mixtos de ave, palta, jamón queso, o pan tostado con acompañamientos; torta de chocolate, tres leches, kuchen, cheesecake y queque de zanahoria o almendra caseros. Para la puesta de sol destaca la Tavola Fredda o Tabla Fría, con quesos, grisines, aceitunas, prosciutto, salamín, papitas vegetales, trozos de pizza y empanaditas, con pisco sour, Aperol Spritz, vinos o espumante.  

Paralelamente, dada la experiencia de Jacqueline en terapias, se ofrecen masajes de relajación, reflexología y Reiki en la habitación o en la terraza exterior con vista al mar.

LO POSITIVO DE LA PANDEMIA

“Fue impactante al principio al tener que cerrar en marzo con una tremenda incertidumbre. El 2 de mayo volvimos a abrir con los permisos pertinentes. Como es un hotel pequeño la desinfección y limpieza es fácil y controlable. Las habitaciones son sanitizadas con amonio cuaternario, alcohol, las sabanas se envían a una lavandería certificada ante Covid19, se limpia el control remoto, pisos, cortinas, veladores, etc.”, recalcó Jacqueline y dijo “la pandemia más que perjudicar, nos ha favorecido, el huésped está buscando un lugar más personalizado, con poco flujo de gente, donde sentirse más acogido, y donde puedan celebrar en pareja de manera tranquila y relajada”. Añadió “yo me hago amiga de los pasajeros y cuando me avisan con tiempo, preparamos la habitación para ocasiones especiales, decoramos con pétalos, con algo entretenido, original e inolvidable”.

Es importante acotar que este trato personalizado y cariñoso se ha visto reflejado. El 2015 recibieron el premio al Mérito Turístico otorgado por la Municipalidad de Concón, en 2019 obtuvieron por Booking y Trip Advisor, la distinción como Mejor Hotel de Concón (9,5). 

“El hotel es parte de AGT Asociación Gremial de Turismo de Concón y tenemos una gran relación con los hoteleros y gastronómicos de la zona. En esta asociatividad nos potenciamos y remamos para el mismo lado. Recomendamos visitar el humedal de la desembocadura del río Aconcagua, las dunas, Ritoque, toda la zona gastronómica de Concón alto y costa. Y por supuesto, sugerimos ir a Isla Negra, el litoral norte, sur, Casino a Valparaíso, entre otros. Tenemos una persona de confianza a cargo de traslados al aeropuerto o destinos turísticos”, puntualizó la administradora y añadió que se encuentran situados a 10 km del centro de Viña del Mar y a 20 km del centro histórico de Valparaíso, por ejemplo.

 Finalmente, Jacqueline Zavala mencionó que están abiertos a hacerse cargo de administrar otros hoteles. “A través de la empresa Dunamar SpA. donde podemos asumir el desafío de reproducir la magia de Azul Pacífico como una experiencia inolvidable, en cualquier lugar de Chile. Ha sido un modelo de servicio muy reconocido, porque hacemos una gestión integral, la cual ha sido 100% aprobado por nuestros clientes. Es un trabajo en equipo muy personalizado y efectivo”. 

 

Hotel Boutique Azul Pacífico

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más