¿Cómo estimular la atención de los equipos de trabajo hacia los objetivos empresariales?


Toda empresa tiene tres grandes desafíos: crecer, diferenciarse y mantenerse en el sector del mercado en el cual ofrece sus productos y servicios, para lo cual necesita obligatoriamente cumplir con las acciones que se diseñen para alcanzar   sus objetivos. El éxito de estas acciones recae en sus equipos de trabajo, los cuáles deben desempeñarse de manera eficiente para poder alcanzar las metas propuestas.

Los equipos de trabajos están conformados por seres humanos, por lo que un equipo efectivo es aquel donde sus miembros tengan la capacidad de lograr el cumplimiento de los objetivos empresariales con el mínimo de recursos posibles o en el menor tiempo lo que dependerá, en gran medida, de la cantidad y calidad de atención focalizada y selectiva comprometida con las acciones congruentes al logro de las metas planteadas.

Veamos que entendemos por atención. La palabra atención proviene del verbo attendere que significa “ir hacia “. La atención es un proceso cerebral en el cual intervienen diferentes estructuras que nos permiten conectarnos con el mundo, delinea y define   nuestra experiencia. 

La atención juega un rol esencial en lo que vemos del mundo que nos rodea, pues aquello a lo cual no se le preste atención o este fuera del foco atencional dejará de ser parte de nuestra realidad, la cual es una resultante interpretativa de la porción del mundo focalizada y seleccionada.

¿Cómo seleccionamos a lo que le prestamos atención?

Constantemente estamos recibiendo miles de estímulos provenientes del mundo que nos rodea, sin   embargo tenemos la capacidad de inhibir unos y filtrar otros y esta selección depende de un factor estrictamente motivacional: lo que nos interese. Independientemente que el interés es particular para cada ser humano compartimos tres tipos de estímulos a los cuales les damos prioridad atencional:

1-El peligro (físico-emocional), pues el objetivo fundamental del cerebro es nuestra sobrevivencia por lo que en nuestro estado de vigilia estamos siempre en modo alerta para detectar el peligro y poder sobrevivir.

2-El placer (el bienestar y la satisfacción), el placer es un sentimiento necesario para que el ser humano pueda fluir y alcanzar estados de equilibrios físicos y emocionales donde logra su mejor rendimiento cognitivo y conductual.

3-El ahorro energético (lo fácil, simple, sencillo), las neurociencias nos aportan que el cerebro tiene un costo metabólico el cuál controla constantemente pues consume más del 20 % de toda la energía de nuestro cuerpo solo para poder cumplir sus objetivos fundamentales.

Conociendo lo anterior, cabe preguntarnos entonces, ¿cómo hacer para que los objetivos empresariales se conviertan en estímulos salientes atencionalmente y estén en el centro del foco atencional de los equipos de trabajo?

En este artículo quiero compartir con ustedes ciertas pautas a seguir para poder lograrlo:

1-Conocer cuáles son los objetivos empresariales: la primera forma de poder prestarle atención a algo es el conocimiento de su existencia, no podemos esperar estimular acciones en un mundo o escenario que no se conoce anteriormente.

2-Conocer cuál es el rol del equipo frente a estos objetivos, en otras palabras, qué se espera del equipo desde el punto de vista de su conducta. Esto permite que el equipo de trabajo pueda organizar sus expectativas sobre el tipo y grado   de competencias necesarias para desarrollar las acciones esperadas.

3-Conocer cuál es la posición y tipo de relación que debe jugar cada miembro dentro del equipo al cual pertenece. En ocasiones los roles y relaciones varían de acuerdo al objetivo que se plantee, el poder tenerlos bien definidos interviene en la creación de atmosferas laborales emocionalmente expansivas que refuerzan las conductas congruentes con los objetivos a alcanzar.

4-Sondear el nivel de brecha entre el beneficio esperado versus el beneficio recibido por la consecución de los logros empresariales. La obtención de recompensas es, sin lugar a dudas, un estímulo reforzador de la focalización de la atención hacia un comportamiento determinado, al perderse esta interpretación se inhibe la motivación por manifestar las conductas que son posibilitadoras del logro.

5-Determinar cuál es la emocionalidad que desencadena conocer los puntos anteriores. Las emociones pueden abrir o cerrar espacios de posibilidad conductual frente a los objetivos planteados.

6-Crear espacios en los que se pueda compartir las posibles preocupaciones sobre los puntos anteriores, pues las preocupaciones son los principales distractores de la atención y tienen un efecto más nocivo si no se externan en el momento y escenario adecuado.

Es necesario, por lo tanto, reflexionar sobre la importancia del nivel   de atención de los equipos de trabajo hacia los objetivos empresariales, pues será el motor impulsor de la manifestación de conductas efectivas sostenibles en el tiempo y necesarias para el mantenimiento, crecimiento y diferenciación de las empresas en el mercado.

Etiquetas:
Conferencista internacional - Consultor - Director Consultora Hotelería de la Experiencia - Formador - Hotelería - Opinión - Osvaldo Torres




Déjanos tu comentario

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más