Rishtedar La Reina

Experiencia hindú en todo su esplendor

Experiencia hindú en todo su esplendor

Acercar la auténtica cultura de la India y entregar sus verdaderos sabores es parte de lo que busca este restaurante que, consolidando su propuesta, ya cuenta con tres sedes dentro de la capital. La apertura más reciente, el local de Av. Príncipe de Gales, corresponde a un espacio de ambiente liviano y pensado para recibir variedad de público, al mismo tiempo que hace comunidad en torno a diferentes actividades.

Un destino de sabor genuinamente hindú y donde los comensales pueden sentirse en India desde el momento en que cruzan el umbral del restaurante. Así es Rishtedar, y en su espacio de La Reina refuerza lo que la cocina fundada por Vikram Thadani viene haciendo desde 2003, cuando abrió el primer local de esta marca. Lo mejor es que el lugar del que hablamos también tiene identidad propia gracias a un sello étnico e internacional. Por lo demás, según lo describe el creador de Rishtedar, se trata de un lugar pensado para hacer comunidad, un sitio donde es clave la idea de traspasar la experiencia india en su máximo esplendor.



GOA CHILLY JHEENGA. Frescos Camarones Ecuatorianos en salsa de cebolla, pimiento, tomate y especias
JOHAR E MOTIA RISHTEDAR. Champiñones frescos en una suave salsa blanca con deliciosas castañas de cajú y un toque sutil de cardamomo


VIKRAM THADANI, dueño y fundador
de Rishtedar

Aunque el restaurante tuvo su apertura en febrero de 2021, este año ha podido explotar todo su potencial gracias a una actividad continua, sin las pausas obligadas por las restricciones sanitarias. Se luce con un ambiente relajado, muy lejos de un estilo de mantel largo e ideal para todo tipo de público, también con suficientes metros cuadrados para distintos eventos. “Nos dimos cuenta de que Rishtedar Holanda era muy ejecutivo y que en Vitacura pasaba lo mismo, aun cuando venían familias a comer. Entonces, pensamos que nos faltaba un espacio para los niños y donde poder hacer nuestros bailes, eventos, clases de cocina, etc.”, detalla Vikram Thadani.

Para concretar la idea se necesitaba amplitud y al buscarla encontraron un terreno de La Reina con 1.400 m2 donde se podía, incluso, contar con suficientes plazas de estacionamiento, detalle fundamental, pues “Rishtedar es un lugar de destino, la gente planea ir al restaurante”, resalta el dueño del restaurante.

Inicialmente, la intención fue construir un palacio de unos 460 m2, pero el estallido social y la pandemia determinaron el desarrollo de algo más pequeño, eso, aun cuando se lograron ambientes que permiten el disfrute de 220 personas con mesas distribuidas en dos pisos y una gran terraza.

 

Rishtedar, en su espacio de La Reina refuerza lo que la cocina fundada por Vikram Thadani viene haciendo desde 2003, cuando abrió el primer local de esta marca. Lo mejor es que el lugar del que hablamos también tiene identidad propia gracias a un sello étnico e internacional.

 

Tal como pasó en los Rishtedar Holanda y Vitacura, el espacio de La Reina se luce en estética gracias a la asesoría de Gino Falcone. “Lo que logró es traer la India original”, asegura Vikram, quien colaboró importando todas las piezas necesarias para el concepto. Según describe el empresario, mientras en Holanda el estilo es más clásico y sibarita, y en Vitacura, elegante y rococó, en el local de Av. Príncipe de Gales la impronta es, particularmente, étnica.

Con gran sensibilidad para guiar su negocio, este chileno e hindú, de padres indios y formado en administración de empresas, se encantó con el rubro gastronómico precisamente a través de su carrera, eso, aun cuando fueron los viajes lo que le llevaron a decidir emprender en esa área. Por supuesto, y tal como lo había hecho su familia, decidió hacerlo en torno a India, fue así como fundó Rishtedar haciendo la primera apertura en el local de calle Holanda, durante 2003; siete años más tarde inauguró el segundo restaurante de la marca, esta vez, en Vitacura.

SOMOSAS. Empanadillas de fina masa con comino, rellenas de papas y verduras con especias indias
MURGH TIKKA PAHADI. Especiado pollo cocinado al tandoor con bastante cilantro sabor ahumado

TIEMPO PARA VIVIR UNA FANTASÍA

Cuando se partió con Rishtedar, nos dimos cuenta de que la gente, aparte de exigir que el producto sea de sabor original, querían un poco más y por eso se trabajó por hacer sentir como en la casa de un hindú”, Dice Vikram Thadani. ¿Cómo se logra aquello? Son múltiples detalles, por ejemplo, las mujeres reciben un bindi apenas entran en el local, cada garzón atiende vestido con kurta –indumentaria tradicional traída desde India– y, según la costumbre, inicia su servicio con el saludo namasté; el menaje es de cobre, también importado, lo mismo pasa con las lámparas y las mesas. De este modo, poco a poco, el comensal se instala en una fantasía que lo lleva fuera de Chile. La experiencia se expande una vez que llega la comida a la mesa, y es que los platos de Rishtedar no solo entregan sabores originales: siguiendo las indicaciones del garzón, la propuesta es degustarlos a la usanza india, con la mano. Luego, un aguamanil con agua de azafrán, limón y especias quitan el olor que los condimentos hayan dejado en la piel.

ACHARI BENGA. Berenjena macerada y cocinada en salsa achari (mezcla de salsas afrodisíacas), con sabor ácido picante
PANEER TIKKA MASALA-RISHTEDAR. Preparación especial de queso indio cocinado al tandoor, luego salteado en 2 tipos de salsa de tomate, cebolla y massala
SAAG MURGH. Queso indio en salsa de cajú con massala, aromatizada con cardamomo
ARROZ BASMATI. Arroz de la India de grano largo y aromático cocinado con especias

Todo ocurre sin prisa en Rishtedar. “Nuestro enfoque es hacia la experiencia y la experiencia se demora, no se puede hacer en 40 minutos”, advierte Vikram Thadani.

Y como en este restaurante no todo pasa en torno a su carta, han procurado que haya tiempo y espacio para quienes quieran hacerse tatuajes de henna o mehndi, participar en competencias culinarias o disfrutar con las noches de danza al estilo Bollywood, también de las presentaciones en vivo con música instrumental de la India.

 

Tal como pasó en los Rishtedar Holanda y Vitacura, el espacio de La Reina se luce en estética gracias a la asesoría de Gino Falcone. “Lo que logró es traer la India original”, asegura Vikram Thadani su dueño, quien colaboró importando todas las piezas necesarias para el concepto.

 

RECETAS FIELES A LA TRADICIÓN

Dueños y representantes del sabor que tiene una cultura milenaria, mezcla de pueblos persa, mongol y bengalí, entre otras, los chefs de Rishtedar –14 cocineros contando los tres restaurantes– trabajan una cocina forjada en torno a especias, con sabores reales y costumbrista. Son expertos que, muchas veces, siguen una tradición familiar traspasada generación tras generación, además de verdaderos conocedores de la comida del norte y la costa de India, particularmente, de Goa, zona donde, según la sensibilidad del fundador del restaurante, existe equilibrio entre la esencia hindú y el gusto del chileno.

FELIPE CORTÉS, gerente
comercial de Rishtedar
y Vikram Thadani

A su vez, siempre buscando lo auténtico, en Rishtedar no se crea ninguna receta: todos los platos corresponden a la tradición y a aquellos que se pueden replicar en Chile con los insumos disponibles, ya sean frescos y locales o secos e importados.

En gran parte, la carta es vegetariana y cuenta con opciones como Achari Bengan, favorito del público y con una historia que se remonta a miles de años atrás, cuando se cocinaba en milicias hindúes: lleva berenjena macerada en aceite de mostaza y semillas de cebolla, luego se cocina en salsa achari (mezcla afrodisíaca) con sabor ácido y picante. Angoori Khumb Aur Matar es otra preparación a destacar, es vegana y lleva champiñones frescos con arvejas en salsa de cebolla y especias.

Si se trata de sabores marinos, resalta el uso de coco y curry, así como la presencia de camarón, jaiba y reineta, que es lo más parecido a lo que se encuentran en las costas de Goa.


JHEENGA TIL TIKKA-RISHTEDAR. Camarones Ecuatorianos apanados en sésamo y deliciosa salsa tikka con doce especias
CHUTPATE KEKRE. Calamar en salsa de tomate con frito de cebolla y especias indias

La carne de cordero tiene un apartado especial y está ahí para compensar la falta de vacuno. “Nos dimos cuenta de que la gente buscaba mucho la carne y por eso se decidió incluir recetas con este insumo que se prepara muy bien en India”, comenta Vikram Thadani. Detalla que en el restaurante usan cordero magallánico dado su parecido con el ganado indio y que lo maceran en aliños, tal como dicta una antigua tradición de pueblos guerreros que buscaba extender la duración de las carnes.

 

A su vez, siempre buscando lo auténtico, en Rishtedar no se crea ninguna receta: todos los platos corresponden a la tradición y a aquellos que se pueden replicar en Chile con los insumos disponibles, ya sean frescos y locales o secos e importados.

 

Balti Gosht es buen ejemplo de cómo se disfruta el cordero en Rishtedar: servido en un balde, incluye salsa de cebolla, tomate y especias. Mathan Josh Curry, es otra alternativa: la carne va macerada en salsa de cebolla con finas especias indias y abundante massala.

La carta también cuenta con una selección de Basmati y otra de pollo, en esta última, con opciones como Murgh Kali Mitch, con salsa blanca, castañas de cajú y pimienta.

HARA
SINDHIS

La técnica tandoor es otro especial de la carta, hablamos de una cocción a las brasas que permite disfrutar diversos productos preparados en un horno típico capaz de llegar hasta 500 ºC, brindando sabores ahumados y un golpe de calor gracias al que los alimentos quedan cocidos y jugosos por dentro. Murgh Reshmi Kabab, un pollo en salsa de crema, cúrcuma y azafrán, es una de las opciones al estilo tandoor disponibles en Rishtedar.

A propósito de que en la India se consumen como gran fuente proteína, los quesos han sido especialmente considerados por la cocina del restaurante: se preparan cuajando la leche con vinagre y destacan por su bajo nivel de grasa, los hay moderadamente picantes, con cebolla y jengibre o cocinados al tandoor, entre otros.

Finalmente, si se trata de postres, el restaurante optó por clásicos, caso de Gulab Jamu: bolitas dulces hechas con almidón de leche macerada en agua de rosas y azafrán. También hay helado Kulfi, con almendras y pistacho, y Mouz Muzafar, un plátano frito con helado tradicional.

Vale destacar que una selección de todos estos platos está disponible en la carta delivery de Rishtedar, son preparaciones posibles de ser despachadas sin alterar la calidad del producto. Precisamente aquello, la excelencia de su cocina es lo que Vikram Thadani tiene en su horizonte y, por eso, si se trata de proyectarse, no hay planes de abrir más locales por el momento. “No es nuestro foco, sí lo es transmitir la experiencia. Privilegiamos reforzar la identidad del restaurante”, afirma el empresario, quien, de todos modos, no descarta la posibilidad de abrir un espacio Rishtedar en algún punto fuera de Santiago.

 

Rishtedar

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más