Grupo AP

Grupo AP Diez años desarrollando e implementando espacios gastronómicos

Grupo AP Diez años desarrollando e implementando espacios gastronómicos

Antonio Prado, Arquitecto

Diez años desarrollando e implementando espacios gastronómicos


• LA SANGUCHERA DEL BARRIO, NIKE, CARLO COCINA, CAFÉ DULCE LUNA, BARRA CHALACA, TEA CONNECTION Y HAVANNA, SON ALGUNOS DE LOS CLIENTES QUE HAN REQUERIDO LOS SERVICIOS DEL GRUPO AP, FIRMA DEDICADA A LA ARQUITECTURA Y CONSTRUCCIÓN, QUE POR DIEZ AÑOS SE HA ENFOCADO EN LA HABILITACIÓN E IMPLEMENTACIÓN DE ESPACIOS COMERCIALES DE DISTINTA COMPLEJIDAD.


GRUPO AP, liderado por el arquitecto Antonio Prado, cumple diez años este 2020. Dedicados a prestar un servicio integral que involucra arquitectura, construcción, diseño, habilitación e implementación de espacios comerciales de distinta complejidad, partieron enfocados en el retail para ir abriéndose paso al sector gastronómico. “Trabajo hay por mil. Hay mucho por hacer y es entretenido”, cuenta Antonio sentado en una mesa de Barra Chalaca, una de las exitosas propuestas en las que ha trabajado junto al grupo Mil Sabores.

“Cuando partí, uno de los primeros proyectos que tuvimos fue Danubio Azul, la nueva imagen de Pagoda. Yo venía de Ripley, con todo el tema textil y las grandes tiendas. Desde el 2013 trabajamos fuerte con Mil Sabores. Me dijeron que querían hacer todos los proyectos conmigo”.

El primer desafío junto a Mil Sabores fue Tanta, de Plaza Vespucio, con 800 metros cuadrados. “Fue una inversión grande, y como salimos bien empezamos a inventar nuevas marcas”. Actualmente las labores de AP se enfocan en un 65% en gastronomía. “Me gustaría que fuera un 50% porque demostramos que somos buenos. Cuando estás enfocado en un solo rubro empiezas a achicar los horizontes”, explica.

También han trabajado en oficinas, cerca de un 35%, y en tiendas, alrededor de un 10%. “La idea es diversificar el riesgo. La caída del retail, posterior a 2015, y la llegada del e-commerce no les afectó, pues su experiencia anterior en el rubro gastronómico les dio ventaja. “Básicamente porque habíamos partido antes”, dice Prado.

MIL SABORES

            Su relación con Mil Sabores es estrecha. “Antes el dueño trabajaba conmigo. Nos conocimos el 2006, trabajamos juntos en Ripley”. Cuando se creó el holding, después de Tanta, comenzaron a crear marcas propias, como La Sanguchera. “Tienen una operación tan bien montada, que vamos desarrollando distintos conceptos en gastronomía. Hacemos arquitectura y construcción de todo lo que hace Mil Sabores, y ellos están en un régimen de aproximadamente 15 a 18 locales al año, así que nos consumen bastante”.

Además de Mil Sabores, Grupo AP ha trabajado junto a Juan Valdez; Cantabria, que posee Emporio La Rosa (donde hicieron un cambio de imagen) y Bonafide; Civitano, a cargo de Santa Brasa y Pescados Capitales; y restaurantes de autor, como Mulato, de Cristián Correa; y Carlo Cocina, de Carlo von Mühlenbrock.

También son arquitectos patrocinadores (no de autor) de Casa Costanera, ambientando restaurantes y generando remodelaciones en centros comerciales. “Remodelamos Vivo Los Trapenses, y estamos dándole un upgrade al Mall Centro de Concepción”.

HAPPYLAND

            Hace año y medio a la empresa nacional Happyland, vinculada al entretenimiento, con instalaciones en México y Chile, se le presentó la oportunidad de hacerse cargo de un local de 3.300 m2 en Perú. “Estaban acostumbrados a 800 o 1.000 metros. Hicimos un vuelco en la empresa sobre cómo cambiar el modelo de negocio y determinar cuál era el foco, para hacer que el cliente permanezca el mayor tiempo con los niños jugando, o que el papá no se latee. El tema fue cómo abastecer ese abanico”.

            La propuesta elaborada por el Grupo AP que solucionó aquella incógnita, fue ubicar en el corazón del recinto un restaurante como eje articulador. “No tipo Chuck E. Cheese. La idea era que la gente viniera a comer, eso más un área infantil, juegos para niños de dos años, además de una guardería y sector de adventure”. Con dos semanas de apertura, el Happyland Mall Aventura Santa Anita fue todo un éxito. “Era una apuesta tremenda, y una inversión importante también”, cuenta Antonio.

DESDE CERO

            “Cuando alguien llega y dice: ‘Quiero hacer una hamburguesería’, por ejemplo, preguntamos por el tipo de cliente, a qué segmento está dirigido. Empezamos a ver qué concepto darle. Hay varios matices y encauzamos los requerimientos”.

Antonio explica que el desarrollo de marca se hace desde cero. “Desarrollamos el nombre en conjunto con el cliente, con las ideas que pueda llegar a tener, y hacemos la bajada del nombre después”. Todo el concepto de arquitectura se hace en relación a ese primer paso. Luego viene la construcción, decoración, permisos y temas municipales. “Entregamos las llaves a los clientes. Lo único que tiene que saber hacer es cocinar, porque eso yo no lo sé”, dice riendo.

El formato de trabajo implementado por AP exige trabajar con arquitectura y construcción ligados. “Se amarra a la construcción para que la utilidad completa pueda solventar el trabajo, por eso se hace ese paquete, pero hacemos arquitectura solamente también”. La idea es que el cliente trate con una sola entidad facilitadora. “Somos una solución a cualquier proyecto que tenga el cliente”.

En ese sentido, lo que más complica al cliente es el tema construcción. Los atrasos, relación con maestros y proveedores, todo está mediatizado al trabajar con AP. “Es un enigma para ellos y prefieren delegarlo”.

CLAVE DEL ÉXITO

Para Prado, que hoy se encuentra abriendo el primer local de Papachos en Chile – vienen en carpeta tres más –, el plus de su firma radica en la autenticidad. “Nos metemos la marca en la piel y logramos sacarlo adelante. De los proyectos que hemos hecho no hay uno que se parezca a otro, y por eso nos valoran”. La diversidad de clientes va a la par de su capacidad de inventar una propuesta diferente en cada ocasión. “Vamos diseñando lo que necesita la marca para que sea un éxito”.

Eso, además de la honestidad y experiencia. “Si llego a sentir que el proyecto no va a ser un éxito, prefiero decírselo al cliente antes de que ponga un peso. Desde el principio asesoramos, tratamos de orientar con bases, y cuando hemos explicado nos han entendido”. La verdad es que cada cliente llega con una volada distinta.

Diseño, decoración, mobiliario, AP se preocupa de buscar los mejores profesionales en cada caso para entender el proyecto y abarcarlo. “No puedo decir que soy la receta, uno va probando y aprendiendo”, dice Antonio. Todo nace del logo, de la marca. “Si no, tenemos que reformular todo porque no tiene identidad. Logramos hacerlo bien porque al final todo concuerda: nombre, arquitectura, ropa, mesas, sillas, etc. Se siente el concepto en todos lados”.

SECTORIZAR

El mismo Portal Bulnes, que hace poco no existía como tal y hoy posee un flujo constante, era una apuesta. De todos los locales que se encuentran en la remodelación de este hito, como un emplazamiento gastronómico en plena Plaza de Armas, AP se ha encargado del 80%. “Hay tres que se nos fueron”, cuenta Prado.

“Manejamos cerca de 30 proyectos simultáneos que se van concretando en fechas diferentes, cada uno en distintas fases. Con Mil Sabores estamos evaluando 15 más”. Según Antonio, la tendencia es sectorizar.

“El restaurante que entregaba de todo no es el que le va bien, tienes que ir acotando. Está el tema vegano, saludable, wok, hay mil cosas, y en cada uno hay varios matices también. Hay que cuidar que no haya tanto restaurante, porque no creo que haya mercado para todos. Lo hay, pero no atomizado. Lo más entretenido del trabajo que hacemos es que es súper dinámico, y que todos los días te encuentras con un nuevo desafío”.

 

Grupo AP

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 17 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más

Area Comercial y Suscripciones