• Marión

    Marión Garín

    Sommelier de Té y Tea Blender certificada por Tea Institute Latinoamérica y El Club del Té.
    Con instrucción en la Ceremonia Japonesa del Té, otorgada por MOA Chile.
    Asesora para la marca Kombuchacha y miembro del Equipo de Colaboradores de Tea Institute Latinoamérica.

Paradigmas del té

Muchos saben que el té nos acompaña desde hace miles de años. Sin embargo, ignoran que este producto no siempre se ha consumido como infusión, sino también como un alimento en preparaciones saladas. Demos un breve vistazo a lo que este producto puede ofrecer en este sentido


Hace muchos siglos atrás, durante la dinastía Tang en China (618-907 d.C.), el té se consumía en forma de una decocción salada o sopa, acompañado por verduras. Posteriormente, algunos siglos más tarde, durante la dinastía Ming (entre los años 1368 y 1644), se popularizó su consumo en forma de bebida, que fue la manera exportada a Europa y que se consolidó en el mundo occidental hasta el día de hoy.

Curiosamente, si bien hoy en día estamos habituados al hecho de que la infusión de la Camellia Sinensis se puede ingerir de forma segura para el ser humano, no consideramos que en realidad sus hojas son efectivamente comestibles, porque sencillamente dicha idea no forma parte de nuestra cultura de consumo del té. Sin embargo, la aparición en escena del Matcha nos demuestra que efectivamente este producto se puede ingerir por completo y en preparaciones muy versátiles, tales como smoothies, postres y masas.

Aun así, todavía queda un paradigma por derribar, y es que el té no debe estar necesariamente circunscrito al ámbito de las preparaciones dulces, sino que puede incorporarse exitosamente en platillos salados.

Tomemos por ejemplo el caso del Ochazuke japonés, una comida típica del país que se compone de una porción de arroz coronada por elementos tales como pescado, nori, encurtidos y algunos condimentos (furikake), todo ello bañado finalmente por una dosis de té verde, comúnmente Sencha. El nombre del plato se traduce literalmente como “sumergido en té”, aunque también hay variantes que emplean caldo (dashi) o agua caliente.  

Viajando luego a Myanmar encontramos el Lahpet, una famosa preparación clásica del lugar. Se trata de hojas de Camellia Sinensis que se dejan fermentar por varios meses y luego se combinan con aliños como aceite de sésamo, ajo, chile, etc., dando lugar a una mezcla pastosa que puede consumirse sola o bien en “Lahpet Thoke”, una ensalada que incorpora verduras, granos y frutos secos. Tanta es su fama que en el país existe un dicho común sobre ella: “de las frutas, la mejor es el mango; de las carnes, la de cerdo; de las hojas, el lahpet”.

Considerando a China, podemos mencionar los “tea eggs” o “huevos de té”, un snack callejero muy popular que se prepara sumergiendo huevos cocidos (cuya cáscara se ha resquebrajado intencionalmente) por varias horas en una mezcla de té, salsa de soya y especias (como anís estrellado, canela y pimienta de Sichuan). Así, los huevos adoptan un aspecto marmoleado y absorben los sabores del líquido en el cual fueron sumergidos.

Las recetas anteriores son famosas por utilizar el té como parte de su estructura esencial, pero fuera de ellas existe un sinnúmero de platillos salados que lo incorporan como elemento complementario que permite aromatizar salsas, marinar carnes, añadir textura mediante el tempurizado de las hebras, etc. Esperemos que con el correr del tiempo podamos ver algunas de estas preparaciones en Chile. En este momento ya existen innovadores salones de té y restaurantes que han incorporado exitosamente este producto en pasteles, chocolates, helados, lattes, y mixología. Ojalá el siguiente paso sea verlo brillando como eje central de alguna preparación salada. Porque el té es tremendamente versátil y todavía tiene mucho que aportar a la cultura gastronómica, siempre y cuando sea abrazado libre de paradigmas.




Déjanos tu comentario

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más