Cervecería Tamarugal y Hotel Sariri

Oasis de sabor en La Tirana

Oasis de sabor en La Tirana

Ser el primer hotel cervecero del norte de Chile forma parte del horizonte de esta propuesta que, con raíces e inspiración pampina, mezcla inteligentemente cerveza artesanal y local con gastronomía, relajo y alojamiento. empleando esos ingredientes, ha sabido lucir en un pueblo de enorme riqueza cultural, ayudando a extender su atractivo durante todo el año

Cervecería Tamarugal surgió siguiendo el fascinante propósito de representar el desierto chileno, y puntualmente la Pampa del Tamarugal. Todo eso a través de una bebida de preparación artesanal. Así abarca historia y cultura locales, mostrando en un producto toda la riqueza que, siglo tras siglo, se ha forjado en esta zona del norte chileno. De esta manera lo explica Alejandro Silva, gerente general de la empresa, además de dueño y fundador de la iniciativa. Se trata de un profesor de historia, especializado en el área de la neurociencia, disciplina que estudió en el extranjero, donde también tuvo oportunidad de conocer el mundo cervecero, asistiendo a catas y otras experiencias vinculadas. Todo aquello despertó en este docente tal pasión por la elaboración de la bebida que, una vez de regreso en Chile, no tardó en convertirse en un ferviente emprendedor del rubro.

Alejandro, quien pertenece a una familia de la región de Tarapacá, cuenta que advirtió la posibilidad cierta que, en plena pampa, y a pesar de las adversidades o desafíos que implica instalar la producción en una localidad como La Tirana, sí es factible desarrollar ahí una cerveza de elevada calidad, capaz de destacar sobre otras, gracias a una identidad regional. Se puso manos a la obra, dedicando sus esfuerzos en el proyecto junto a su esposa, quien también es educadora y se desempeña como directora de una escuela con vulnerabilidad social en Alto Hospicio.

“Generamos un producto resguardando procesos históricos industriales”, precisa. Para ello, en su elaboración rescatan labores propias del ciclo salitrero de la pampa, donde, entre otras fermentaciones, figura la elaboración de chicha de algarrobo: “En nuestra cerveza agregamos un dry hop, que es parte de lo que bota el árbol del tamarugo, especie representativa de nuestro desierto. Otra cosa que rescatamos es la etiqueta, que muestra a Ñusta Huillac, guerrera que se enfrentó a los españoles en el período de la Conquista, donde reflejamos la dualidad entre la iglesia católica con el imperio español y la resistencia indígena”.

Aunque esta aventura comenzó hace cuatro años –cuando se creó la Cervecería Tamarugal–, el producto está en el mercado hace poco más de dos. En este breve período la respuesta ha sido excepcional y el crecimiento vertiginoso, es así como existen puntos de venta en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta.

“La capacidad productiva parece seguir la misma línea ascendente”, asegura Silva. Actualmente llega a cuatro mil litros, lo que permite producir doce mil botellas cada siete días, entendiendo que este producto requiere un mes para completar su proceso de elaboración. “Con la cantidad de lotes que llevamos encima, podemos sacar cada siete días cerveza fresca”.

DESCANSO “A LA CERVEZA”

La propuesta de Cervecería Tamarugal se ha sabido complementar, e ir más allá de la elaboración y venta de un producto. Aprovechando que el posicionamiento de la marca se ha desarrollado bien en la región, se pensó en una iniciativa desarrollada en Bélgica y otros movimientos cerveceros, para integrar en su modelo de negocio una opción hotelera de tradición en La Tirana. Se trata de Hotel Sariri, situado junto a la iglesia local. Fundado cerca de 40 años por los padres de Alejandro como parte de un negocio familiar, nació a partir de arraigadas raíces pampinas, principalmente de la madre de este empresario local, quien vivió en las salitreras Humberstone y Santa Laura.

La esencia emprendedora parece arraigada en esta familia. Su “hoja de vida” indica que la experiencia se extiende hasta el corazón del Monumento Nacional Oficina Salitrera Humberstone, donde, en pleno Patrimonio Cultural de la Humanidad, la familia Silva tiene una cafetería con una oferta de café italiano, y sandwichs con ingredientes representativos de la cocina local.

Otra vez en La Tirana, Hotel Sariri figura como un espacio cálido y sencillo que acoge al visitante para brindarle un oasis de descanso y relajo. En los ambientes de este lugar se aprecia una estética simple, trabajada principalmente en tonos tierra y pastel. Luce una segunda planta donde, además de vigas a la vista, destaca una galería abierta e iluminada. Sus diez suites son espacios climatizados que cuentan con balcón, y entre otras comodidades hay televisión satelital, wi-fi y room service.

Las áreas comunes del hotel incluyen dos salas de descanso, y un salón de entretenimiento habilitado para que los pasajeros disfruten una shopería de libre disposición y mesa de pool, además de ratos de ocio en una máquina de videojuegos.

Todas estas instalaciones se complementan con el negocio de la bebida. “Lo que hacemos durante el año es vender experiencias cerveceras”, dice Alejandro Silva.

Tanto el Hotel Sariri como la Cervecería Tamarugal son lugares visitados, previa reserva, por turistas regionales, nacionales y también extranjeros. Arriban para una jornada que comienza visitando la planta cervecera, incluida una charla destinada a conocer los procesos que ahí se llevan a cabo. Posteriormente se disfruta de un spa, donde la totalidad de servicios y actividades tienen relación con la cerveza, desde insumos hechos con sedimentos y levadura de cerveza, hasta tinas llenas de la bebida.

 

Otra vez en La Tirana, Hotel Sariri figura como un espacio cálido y sencillo que acoge al visitante para brindarle un oasis de descanso y relajo

 

Se continúa con una gastronomía inspirada en la cultura pampina, desarrollada, una vez más, en torno a la cerveza. El escenario es el restaurante del hotel, un espacio acogedor, tradicional y hogareño, con cocina abierta, donde la oferta incluye platos como Mechada con cerveza negra y pollo curado, una preparación donde la carne se saltea, por supuesto, en cerveza. A la hora de la cena, la invitación es ir a la terraza y deleitarse con una cata sensorial y maridaje, disfrutando de las variedades de esta planta artesanal. Las opciones Tamarugal son Porter, Pale Ale y Brown Alem. La Porter destaca por su color café intenso, espuma densa con notas a chocolate, granos de café tostado y gasificación media. Pale Ale es estilo inglés, poderoso tono oro, espuma cremosa y notas acarameladas. Por último, Brown Alem resulta una cerveza de espuma liviana, color cobrizo, baja gasificación y notas a chocolate toffee.

La ampliación del hotel y la cervecería son los próximos planes de esta aventura. La proyección se hará aprovechando la propiedad de un terreno colindante, para de esta forma aumentar la producción de la planta en dos mil litros. Por otra parte, la oferta de alojamiento será de 16 habitaciones. Alejandro Silva explica también que, gracias a este trabajo, pretenden contar con la estructura necesaria para terminar el año cumpliendo un claro objetivo que consolida la propuesta: ser el primer hotel cervecero del norte del país.

 

Cervecería Tamarugal y Hotel Sariri

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 18 años cubre en forma amplia todas las propuestas del Canal Horeca y Food Service como también el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta fresca y entretenida.

Leer Más