Ox Restaurant

Ox Restaurant

Ox Restaurant

Es uno de los principales actores dentro del negocio de los steakhouse en todo el país, un restaurant con tradición, pasión, pero sobre todo, rigurosidad cuando de materia prima se trata. En 2017 Ox cumplió diez años de vida, y junto con las celebraciones está el desafío de conquistar a las nuevas generaciones, de los mismos que han sido sus clientes durante toda esta década

Daniel Avayú, Julio Sepúlveda, Daniel Galaz
y Javier Gárate

ES UNO DE LOS RESTAURANTS más tradicionales de la capital. Un lugar clásico, de diseño masculino y sin tanta ostentación en su forma de mostrarse al público. Pero quienes conocen bien a Ox, saben que su valor es otro, además de una atención de primera, el alto estándar de sus materias primas lo dejan dentro de los primeros lugares en cuanto a calidad de productos.

Ox Restaurant nació el 2007 bajo el concepto steakhouse & brasserie al estilo norteamericano, con preparaciones sencillas. El objetivo es que el producto sea la estrella en cada plato, y tras una década de funcionamiento, su evolución se ha desarrollado fiel a esta premisa.

Quien también se ha mantenido fiel es su chef Daniel Galaz. El mismo que por diez años ha estado a cargo de esta cocina, hoy hace una reflexión de todo el trabajo ejecutado, y los nuevos desafíos en esta etapa. “Un día el dueño, Daniel Avayú, me dijo: ‘Vamos a celebrar’. Y no sabía de qué estaba hablando. Entonces me cuenta que cumplimos diez años, y yo ni siquiera le creía. No tengo idea de cómo pasó el tiempo, pero de lo que estoy seguro es que el complemento entre ambos ha hecho que nos sintamos a gusto. Nuestra relación ha hecho que me mantenga aquí, nos llevamos bien, nos demostramos respeto el uno al otro, a pesar de las diferencias que puedan existir en el trabajo. Nos gusta el concepto, desarrollarlo, lo que hacemos y lo que queremos seguir haciendo. Tanto él como yo hemos tenido ofertas. A él constantemente le ofrecen comprar el local, y yo también he tenido otras ofertas de trabajo, pero ambos sentimos que tenemos una estabilidad que vale la pena”, cuenta Galaz.

LO NUEVO

Si bien el restaurant busca conservar sus tradiciones, claramente los pequeños cambios han hecho que logre mantenerse vigente, y más aún, en la cumbre de los más solicitados de la capital. Algunas de las renovaciones son una remodelación en su local de Nueva Costanera, una nueva terraza, más otra especial para fumadores, un recién inaugurado estacionamiento de dos mil metros cuadrados a un costado del restaurant, cambio de vajilla, cubiertos, manteles, y otros detalles que van dando un nuevo aire a su ambiente.

A modo de celebración de los diez años, la carta sufrió una de las modificaciones más profundas. Pero más que cambiar la propuesta, lo que se hizo fue incorporar nuevos platos y tragos para atraer así a un público más osado. “Con las entradas, guarniciones y acompañamientos tengo más posibilidades de jugar. También hemos ido incorporando algunos pescados, ensaladas y pastas pensando en el público femenino, y también la gente joven que quiere cosas nuevas y es más exigente. A raíz del aniversario, queremos abrirnos a los hijos de esa gente que por años han sido nuestros clientes. Por eso la terraza nueva, por eso la coctelería, porque acá el público tradicional quiere su vino de siempre, o sour, pero el ejecutivo joven quiere probar un aperitivo distinto, o tomar un trago después de almuerzo en la terraza. Es a ellos a quienes queremos llegar”, señala el chef.

Lolly pop de camarones ($16.900)

En la nueva carta se puede encontrar un Foie gras, hígado de pato hecho en casa, con membrillo sellado con sal maldon, zarzaparrilla y maracuyá; o unos originales Lolly pop de camarones, bocados de camarones triturados y enteros, cubiertos con salsa de leche condensada y naranja y base de papitas hilo. Entre las pastas se ofrecen unos suculentos Pappardelle de mariscos con camarones y locos, todo en reducción de coñac. Y como novedad hay Hamburguesa Ox, una exclusiva combinación de punta paleta, entraña, y un embutido de longaniza clásica en pan brioche, cebolla y queso azul.

En coctelería la idea es ser frescos y originales, pero siempre siguiendo el estilo de su comida, sólo con productos premium. Algunos ejemplos son el Borbón, Mezcal, Don Julio, y un Syrup de maracuyá, entre otros.

Daniel Galaz
Lomo vetado wagyu ($34.900), arroz negro con queso de cabra ($6.900)

LO EXCLUSIVO: SUS CARNES

Foie gras ($19.900)

Claro que el fuerte de Ox son sus carnes, de hecho son pioneros en ofrecer carnes maduradas, y uno de los primeros en poseer su propia cámara, donde se maduran los cortes a temperatura controlada. “Todas nuestras carnes son exclusivas o de exportación, es decir, no la encuentras en otro lugar. Somos tan exigentes, que si el corte no llega a cumplir nuestros estándares, mejor no lo tenemos. Pasó por ejemplo con el wagyu, que no se encontraba de primera calidad y luego desapareció. Ahora está volviendo, pero de forma limitada, así que tenemos en oferta muy poco”, explica Galaz.

Toda la carne que se encuentra en este restaurant es nacional. Esto rompe un poco el mito de que el producto extranjero es mejor, porque mucho se dice que en Argentina o Brasil son mejores proveedores, pero lo cierto es que el sistema norteamericano que adopta Ox se basa en utilizar ganado más viejo, pero con carne más infiltrada en grasa. El animal prácticamente no se mueve, recibe masajes con atmósfera controlada, y cada corte tiene su maduración óptima. La carne chilena que trabaja Ox se exporta a Estados Unidos, e ingresa a ese país con la más alta clasificación permitida para un producto extranjero. “Permanentemente recibo una placa de un corte transversal que se hace en la vaca, donde se ve cuál es el grado real de infiltración en el lomo, así puedo escoger la placa adecuada a nuestros estándares. Se hacen los cortes, se sellan al vacío, y se maduran dos o tres semanas aproximadamente. El objetivo es romper la fibra e intensificar los sabores”, indica el chef.

Pappardelle de mariscos ($12.900)
Ox burger ($14.900)
Confit de canard ($15.900)

Otro detalle importante en un steakhouse es cuidar el punto de la carne. Para evitar errores decidieron crear una carta con cinco puntos que se definen por color, así, más allá del nombre que se le dé a cada punto, el cliente podrá pedir el color que prefiera. “Cuidar el punto es fundamental en un restaurant de carnes, por eso siempre se pide que la carne salga de la cocina minutos antes, para que llegue a punto a la mesa. Además el cliente tiene que saber que si corta la carne en los costados, no será lo mismo si lo corta en el centro, que es donde tendrá el punto exacto”, señala Julio Sepúlveda, maître del restaurant desde el primer día.

Lomo vetado wagyu
Filete Ox con hueso ($31.900), ensalada de habas ($8.900)

Con veinte años de trabajo en el desaparecido hotel Carrera, y una distinción del Círculo de Cronistas con el Premio al Servicio en 2008, Julio Sepúlveda ha sido fundamental en la atención y organización de un salón que suele estar al borde de su capacidad: “He atendido a clientes que hoy vienen con sus hijos y nietos. Los conocemos muy bien, son muy fieles, vienen a probar las nuevas ofertas y siempre vuelven. Quienes nos presentan un desafío son sus hijos y nietos, y a ellos apunta esta remodelación y cambio de carta. Queremos mostrar una cara más renovada, pero con las mismas tradiciones y base en el producto. Ése es nuestro secreto para mantenernos diez años: ofrecer lo mejor de lo mejor”.

Arroz negro con queso de cabra ($6.900)
Lomo vetado wagyu ($34.900), arroz negro con queso de cabra ($6.900)

Con más competencia en el mercado, Ox ha decidido evolucionar de forma constante, y sin duda el plan ha dado resultado. En un escenario donde el negocio gastronómico es uno de los más inestables, y diariamente se ve cómo abren y cierran nuevos restaurants, este lugar se mantiene como uno de los más sólidos, con un público fiel, y otro incipiente que comienza a conquistar gracias a su alto nivel y empatía.

Torrija con helado de vainilla ($7.900)
Borbón, gin
Mezcal, vodka
Don Julio, Tom Collins
Syrup de maracuyá
Syrup de maracuyá

Ox Restaurant

  • Av. Nueva Costanera 3960, Vitacura
  • Teléfono: (+56-2) 2799 0260
  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.