ORGANIC PATAGONIA

ORGANIC PATAGONIA
Maximiliano y Federico Gil, de Organic Patagonia

Coctelería orgánica en el fin del mundo

Un trabajo sustentable, original, hecho con mucha pasión es el de Organic Patagonia, empresa compuesta por bartenders uruguayos y profesionales del área turismo que realizan esta labor en el Parque Nacional Torres del Paine

En Uruguay, mientras Maximiliano Gil trabajaba como bartender, a su hermano menor Federico, un espectador más en cada jornada de luces, copas y botellas, un día le dieron la oportunidad que tanto había pedido. La espera no fue en vano, de inmediato demostró un gran talento.

Los hermanos Gil siguieron trabajando juntos en su país hasta que sintieron que el escenario se limitaba, Uruguay no tiene muchos habitantes y el deseo de conocer nuevos horizontes los llevó a viajar por varios países.

Un día llegaron a Santiago, bares y hoteles estaban apareciendo, y sin conocer a nadie ni tener algún contacto, sólo su experiencia, comenzaron a trabajar. El primero fue Bar Constitución, luego Hotel W y Valle Nevado, donde escucharon que existía la posibilidad de un trabajo en Torres del Paine. “Vi las fotos del parque y pensé: ‘tengo que conocer ese lugar’, así que agarré mis cosas y me fui ‘mochileando’. Me gustó tanto el lugar que me quedé en Puerto Natales con unos amigos, hasta que logré que me conocieran en Hotel Las Torres. Me invitaron a trabajar una temporada y me hicieron capacitación. Después llegó mi hermano Maxi. Llevamos seis temporadas y hoy estamos a cargo del bar”, cuenta Federico.

Aborigen ($7.500)
Costumbres ($6.500)
Indómito ($7.000)
Van Gogh Negroni ($6.900)

El estilo de los hermanos destacó rápidamente en la zona. Lo primero que pensaron fue rescatar la identidad del lugar y crear un coctel que representara a la gente, “comencé mezclando ingredientes locales, como mermelada de ajenjo y otras hierbas, siempre probando, conociendo a la gente que trabaja aquí para inspirarme. Factor fundamental fue la huerta orgánica que funcionaba en el hotel y las personas que cuidaban de ella, muy importantes para mí, como don Tito, un anciano muy sabio que ya falleció, pero que me ayudó a crear varias cosas”, recuerda Federico.

Fue así como comenzó a ver la luz uno de los tragos insignia del bar: Aborigen, una combinación inédita que llamó la atención de un periodista que pasó por el lugar y divulgó la noticia, hasta que en 2013 Federico fue invitado a competir en el Torneo Nacional de Coctelería. Pensando en un concepto más sólido para ser parte de la competencia, su trago evolucionó con una decoración acorde a sus orígenes, y una receta que lo hizo merecedor del primer lugar en Capel Puro Talento de ese mismo año. La mezcla ganadora es un pisco destilado nacional, syrup de ajenjo casero, fusión de mango y toronjil que crece en el invernadero orgánico del hotel, bitter artesanal y ruibarbo machacado, una planta que también crece en la zona. Bajo el estilo sustentable de los bartenders, el trago es presentado en un vaso reciclado de botella y una bombilla o pajilla fabricada de otra planta local, un concepto que llama la atención de los huéspedes, nacionales e internacionales, que desean probar este clásico de los hermanos Gil.

La primera cerveza del Parque Nacional Torres del Paine ha sido elaborada por Organic Patagonia de forma orgánica y sustentable

ORGANIC PATAGONIA

Cuando ganaron el torneo, los bartenders habían creado una empresa que buscaba abrir horizontes y seguir vigentes en épocas en que el hotel permanece cerrado, pues sólo abre sus puertas en temporada alta. El emprendimiento denominado Organic Patagonia lo formaron junto a sus parejas, Carolina Bravo y Pamela Osorio, ambas egresadas de turismo, quienes han aportado su visión al negocio de la coctelería. Los cuatro aprovecharon el buen momento que les generó ganar la competencia nacional, de hecho crearon un torneo que se realiza cada año en Torres del Paine: Fusión Patagonia, un concurso que ha ganado reputación con el pasar de los años, y que ha logrado traer a jurados internacionales de muy buen nivel que desean ser parte del evento.

De esta forma la empresa ha creado un estilo único y diferenciador que no pasa inadvertido, “basada en cocteles de autor, la propuesta se enfoca cien por ciento en la sostenibilidad y sustentabilidad, es expresar lo nuestro sin depender de algo que corte la producción. Cuando comienza la temporada, por ejemplo, tenemos pocos ingredientes, pero después todo crece rápidamente y nuestros tragos dependen absolutamente de lo que producimos. Esto significa que tienes que ayudar a quienes están alrededor tuyo. Hacemos los vasos con artesanos locales, generamos fuentes de trabajo, de eso también trata la sustentabilidad, de manejar tu entorno de forma adecuada recogiendo los productos de la zona”, explica Maximiliano.

También han nacido otros cocteles que destacan y que incluso han salido a competir en otros torneos. Uno de ellos es Costumbres, un trago que busca representar las costumbres locales, como el famoso Cordero al palo, simbolizado en la decoración con una galleta, que además lleva whisky, infusión de hierba mate, campari, y un syrup de la casa con hierbas de la huerta.

Otro ejemplo es el Van Gogh Negroni, una receta basada en el trago de moda, pero buscando el trasfondo de la palabra que simboliza el ingrediente principal que es el vermouth. Como en la época del artista Vincent van Gogh se consumía mucho ese licor, quisieron basarse en su leyenda y la historia de amor y mutilación que lo rodea. La presentación es muy visual y se compone de Gin Hendricks, aperol en pimienta, vermouth casero de ajenjo, hielo de roca transparente artesanal y naranja deshidratada en carbón.

Otro que ha trascendido es Indómito, un coctel con que los bartenders participaron en el Torneo Nacional y los clasificó para la final en Colombia, con resultados muy buenos, pues llegaron con un premio a la mejor decoración y el quinto puesto panamericano del campeonato. Dos años tardaron en diseñar este trago, que lleva como ingrediente principal la cerveza Pionera, una que elaboran ellos mismos y que es la primera fabricada dentro del Parque Torres del Paine, “queríamos un coctel que representara a todo el país, no sólo a la región, entonces pensamos por qué no hacer un vaso de cobre que simule el rojo de las torres y parezca un alambique. Nuestras cervezas son sin filtrar, así que realizamos carbón vegetal de la raíz del calafate y así pudimos obtener los resultados. Hacemos una preparación con pisco macerado en paramela, una planta de cordillera sur que sólo crece aquí, agua de cebada caramelo y syrup de flor de sauco”, indica Federico.

CERVEZA PIONERA

Además de la coctelería la cerveza local ha sido un hit, sin duda un éxito entre chilenos y extranjeros. Su sabor original es difícil de igualar, aunque es fácil imaginar por qué, se fabrica con ingredientes cien por ciento de la zona y algunos que crecen en la huerta. “Un día caminando por la cascada aborigen, que está muy cerca del hotel, dije: ‘¿cómo quedaría una cervecería acá?’…yo me la imaginé con agua trasparente…‘aquí tenemos que hacer algo’…Empecé a investigar y a trabajar, presentamos un proyecto serio al hotel viendo cuánto se consumía, qué estilo de cerveza se podía hacer. Realizamos un estudio de agua, no somos maestros cerveceros pero aprendimos. Un experto vino a enseñarnos y vimos que realmente sí era posible”, cuenta Federico.

Hace dos temporadas que están ofreciendo el producto a público con muy buenos resultados. De estilo ale, su sabor y aroma son totalmente originales, “tiene nuestro sello, estamos plantando y cosechando nuestros propios lúpulos, con ingredientes y sabores de Las Torres, agua del deshielo del cerro Paine. Le agregamos nuestra receta que es un secreto. Una de sus características es que la espuma te acompaña hasta el último sorbo, eso habla muy bien del cuerpo y de los materiales, y es casera porque todo es manual. Puede que te guste o no, pero sabes que es diferente y sólo te la tomarás acá”, dice Maximiliano.

Esta es la más reciente creación de Organic Patagonia, pero no la última. Los hermanos que llevan diez años viviendo en Chile tienen más ideas en mente. Mientras continúan trabajando en el Hotel Las Torres Patagonia, tienen la intención de lograr pronto una variedad de cerveza negra y fabricar su propio destilado, además de estar continuamente pensando en nuevos componentes, como chicha de ruibarbo, hidromiel y otros ingredientes naturales y orgánicos que son parte de su coctelería.

Para ellos Las Torres del Paine no es el límite, es el escenario perfecto para mostrar un estilo personalizado…y representar las costumbres, sabores y aromas del lugar donde estén, ya que según dicen, “los bartenders son ciudadanos del mundo”