MAREAS RALÚN LODGE

MAREAS RALÚN LODGE

Calidez y naturaleza en Puerto Varas

Luciana Misi, brasilera, y Alex Lorenz, norteamericano, eligieron levantar en el sur su proyecto por el fuerte potencial turístico, la belleza natural, tranquilidad y calidad de vida de la Región de los Lagos.

“ESCOGIMOS ESTE LUGAR POR SU BELLEZA, porque nos parece un destino fascinante, con abundante vegetación, agua, montañas y biodiversidad. Nos enamoramos del estuario de Reloncaví, que además es un humedal protegido con aves hermosas”, dice emocionada la arquitecta Luciana Misi, la misma que desde el primer día vio los parajes de Puerto Varas, donde junto a su socio, el diseñador Alex Lorenz, abrieron en diciembre pasado un particular hotel y lodge.

Luciana, de nacionalidad brasileña, y Alex, norteamericano, comenzaron por casualidad en la industria hotelera. En Estados Unidos ella trabajaba en su empresa inmobiliaria donde compraban terrenos, construían casas y las vendían, “hasta que el 2008 vino la crisis inmobiliaria. Los bancos dejaron de financiar al comprador final y nosotros quedamos con cuatro casas que no podíamos vender, así que las amoblamos y ofrecimos en arriendo por temporadas. Fuimos los primeros en amoblar casas lujosas en Austin Texas. Como nos fue bien, nos expandimos a Miami y Brasil con departamentos, y ahora estamos en Chile. La idea en ese entonces era asociar la hotelería a mi arquitectura en un contexto distinto, más natural y sustentable. Para mí este proyecto es especial, además de ser una pasión profesional pensé en la zona”, explica quien aún se dedica a la arquitectura y tiene una empresa en USA donde diseñan casas para inversionistas. Su socio posee la empresa de diseño y fabricación de luminarias Led Minimis.

Luciana Misi, dueña de Mareas Ralún Lodge

Oficialmente abrieron el 26 de diciembre recién pasado. “Elegimos esta zona por el fuerte potencial turístico, la belleza natural, la tranquilidad y calidad de vida”, señala Alex, quien indica además que son un lodge pues el entorno es natural, donde poco se interviene el estado original, “queremos que quienes visiten este lugar salgan de su rutina y se conecten con la naturaleza, que puedan identificar árboles y arbustos que rodean las casas, que disfruten con la llegada de una garza, sonrían con los juegos de los colibríes, y puedan comer frutos silvestres de los generosos arbustos de la Región de los Lagos”.

Licha Peña, cocinera; María Josefa Palomero, administradora y Luciana Misi, dueña

Mareas Ralún Lodge es ecosustentable en varios sentidos, tal como lo puntualiza Luciana: “El proyecto arquitectónico causó mínimo impacto en el ecosistema, las casas existían y no alteramos sus dimensiones en el terreno. Aún más, como remodelamos las viviendas se mantuvieron, economizando recursos de construcción y manteniendo el carácter vernacular de esta preciosa zona, que es Patrimonio Mundial de la Biosfera”. La arquitecta dice también que ocupan prácticas de reciclaje con separadores de basura y compost orgánico, y que disponen de un invernadero y huerto con productos orgánicos para el consumo de los huéspedes y el staff. Emplean leña seca, la tina caliente la llenan con agua de pozo que luego es usada para el riego y la iluminación es led 100%, “desde el comienzo hemos estado trabajando para postular al sello de sustentabilidad, uno de nuestros proyectos 2017, 2018”.

En cuanto al concepto operativo el lodge incluye, en su mayoría, trabajadores y proveedores cercanos. Ralún es una zona que produce miel de ulmo, manjar de campo, pan, kuchenes, mermeladas, pescado, jaiba, choritos y cholgas, entre otros. También existe una alianza con organizaciones locales, como Caleta Rollizo, por ejemplo, a fin de potenciar la comunidad donde están insertos.

CASAS-CABAÑAS

“Nos gusta describir las cabañas como casas, porque en verdad fueron concebidas para eso, en un entorno natural y tranquilo. Invitamos a vivir con comodidad una auténtica experiencia patagónica, donde se puede disfrutar con amigos o familia, sin las distracciones presentes en las casas: cuentas por pagar, cosas que ordenar, actividades que nos ocupan y quitan la oportunidad de disfrutarla como realmente queremos”. Alex indica además que están full equipadas para aquellos que les gusta cocinar, con comodidades como excelentes camas, amplios baños, espacios planificados y mucha luz natural, con ventanales diseñados para crear la sensación de integración del inmueble con la naturaleza del entorno. Como también es una zona de lluvia, las casas disponen de terrazas techadas con muebles exteriores.

Hay tres alternativas de hospedaje. La primera es Casa Arrayán, la más pequeña, con capacidad para tres personas. La estructura es de coigüe reciclado de otras construcciones, el revestimiento exterior es de tejuelas de alerce originales, y siding de pino oregón. Full aislada (piso, entretecho y paredes), posee ventanas termo paneles operables y calefacción de combustión lenta. Su interior amplio y abierto tiene un único ambiente, donde la cama es elevada por una plataforma permitiendo vista libre del estuario, en medio de un precioso bosque de arrayanes. Con respecto a la decoración, donde predomina el blanco, telas de lana de colores naturales gris y negro se mezclan con hilos de lana rojos. El mobiliario es moderno, posee una cama box americana tipo queen, futón para una tercera persona, cocina equipada con horno, refrigerador y microondas, con cubierta de granito negro.

La Casa Cerezo es perfecta para dos parejas, más una persona o niño, pues la distribución considera dos habitaciones, cada una en puntos extremos de la casa. Cada una cuenta con baño privado. Diseñada para maximizar la vista al estuario, posee living comedor y cocina americana, techos altos con ventanales que permiten la entrada de la luz del sol. La estructura también es de coigüe, recogido de árboles caídos en terrenos vecinos. El revestimiento exterior también es de tejuelas de alerce originales y siding de pino oregón. Igual el blanco predomina, hay toques de lana de colores naturales, e hilos de lana de colores vivos.  El mobiliario moderno incluye mesa de comedor Midcentury Modern y silla Wassily. Cada habitación dispone de una cama box americana, una tipo queen y otra king.  En el living hay un futón para un quinto huésped o niño.

Finalmente la Casa Luma, la más antigua y grande de las tres, fue diseñada por la propietaria anterior. Estaba lista y amoblada cuando compraron la propiedad. Privilegia la iluminación natural y la vista hacia el estuario. Cuenta con chimenea, amplio living, y una terraza con hermosas vistas. Todas las casas poseen ropa de cama blanca de excelente calidad, amenities y servicio de desayuno campestre. En cuanto a los espacios comunes, en la recepción hay una zona de bienvenida. Además hay invernadero, huerta, zona de parrilla, senderos en el bosque y carpa de juegos para niños. Cada casa posee su propia terraza y equipamiento exterior. Cuentan con servicio de masajes y un hot tuben una de las casas.

ENTORNO Y EXPERIENCIAS

El lodge se ubica en el estuario de Reloncaví. “Somos vecinos de una hermosa caleta de pescadores, Caleta Rollizo, donde compramos jaiba, congrio, choritos, cholgas, rollizo, entre otros. El estuario es buen lugar para pescar salmones, y en febrero, marzo y abril, el tan preciado chinook”, cuenta la gerente María Josefa Palomero, quien agrega que también ofrecen un tour para amantes de los mariscos y el mar. La ruta se realiza en la localidad de Rollizo, en el km. 8.5, camino a Canutillar, distante 90 kms. de Puerto Varas, en la única caleta de buzos y pescadores artesanales. En el paseo, que se inicia con un desayuno, se ofrecen productos locales. También se prepara un curanto al hoyo, con mariscos surtidos, milcao, chapalele, longaniza, cerdo ahumado, pollo, y una porción de pebre. Al mediodía se programa una salida al mar, con demostraciones de buceo artesanal. Al regreso se hace el curanto. “Además de ser un sindicato de buzos y pescadores artesanales, somos una agrupación de turismo. Nos hemos visto en la necesidad de diversificar la pesca artesanal y hacer turismo”, explica Olaya Mancilla, quien se encarga de realizar esta actividad (su teléfono es 9.7291 8857).

También hay otros tours, como la práctica de kayak sobre el río Petrohué, rafting, avistamiento de aves, paseos en lancha, pesca, caminatas, canopy, visita a Saltos del Petrohué, volcán Osorno, Lago Todos los Santos y Laguna Verde, además de un asado al palo. “Somos privilegiados, estamos rodeados de parques nacionales, y justo en el lugar que da inicio a la bella carretera austral”, añade María Josefa Palomero.

GASTRONOMÍA

Para todos, el día comienza con un desayuno basado en productos locales: pan amasado, kuchen de la zona, mantequilla de campo, queso de la zona, mermeladas de murta, rosa mosqueta, mora o frambuesa, café de grano, variedad de té, cereales, frutas de la estación, huevos de campo, miel de ulmo y jugos naturales. “Licha Peña Miranda es nuestra cocinera, y nos prepara con mucho cariño platos típicos de la zona, para que nuestros huéspedes puedan vivir la auténtica experiencia de la cocina patagónica”, dice María José, quien agrega que existe un servicio de chef en las cabañas. “Es personalizado y los huéspedes pueden participar en la elaboración. Se comienza con la extracción de verduras del huerto, o una visita a la caleta donde se compra el pescado”, explica Licha.  

Consultada sobre si hay algún proyecto de expansión, Luciana Misi señala que “la idea es seguir mejorando la infraestructura, instalar tinas calientes para las otras dos casas y crear más espacios comunes. Deseamos expandir el concepto de hotel boutique rural, con enfoque en el descanso, la tranquilidad, el servicio y la calidad, pero en otros sitios y localidades, desde Ralún, por diferentes puntos de la Carretera Austral. Esto permitiría desarrollar un alojamiento de calidad en esa zona ambiental, con un mínimo impacto al valioso ecosistema”.

Mareas Ralún Lodge

  • Km. 1.2 Camino Canutillar, Ralún
  • Puerto Varas, Chile
  • Teléfono: (+56-9) 8372 8008
  • www.mareasralun.com