LOS LINGUES

LOS LINGUES

Hacienda Los Lingues es nuevo epicentro del turismo patrimonial

La imponente e histórica casa patronal se perfila como eje de una naciente ruta turística, la que además de incrementar la oferta colchagüina existente, se vincula con originales atractivos propios del Valle de Cachapoal, beneficiando principalmente a emprendedores, artesanos, empresas e iniciativas locales de carácter ancestral

EN SAN FERNANDO, puerta de entrada al Valle de Colchagua, y a sólo 124 kilómetros al sur de Santiago, se emplaza la icónica Hacienda Los Lingues, reconocida como un destino imperdible para numerosos turistas, siempre atraídos por la sola idea de maravillarse con cada uno de sus sorprendentes rincones, todos llenos de historia y que albergan antiguos relatos de más de 400 años.

Los orígenes de esta antigua casona se remontan a 1607, época en que Melchor Jufré del Águila recibe por gracia del Rey de España la Estancia de la Angostura, convirtiéndose en el primer dueño de la que posteriormente pasa a denominarse Hacienda Los Lingues. Más tarde, casi a fines del siglo XVIII, nace en ésta su nieto José Gregorio Argomedo Montero del Águila, reconocido prócer de la Independencia de Chile, precursor de más de 18 generaciones que ininterrumpidamente han heredado el cuidado del preciado inmueble.

Germán Claro Lira, descendiente directo de la familia Argomedo y actual propietario, ha querido respetar las características que mostraban las casas rurales del Valle Central de Chile en el período colonial hispánico. Por eso, gracias a tal conservación del estilo original de la construcción, Hacienda Los Lingues goza de la categoría Patrimonio Cultural Arquitectónico desde 1980.

Este reconocimiento se atribuye en parte “al hecho de que nuestros pasajeros pueden alojar en la propia habitación de José Gregorio Argomedo, dormir en su misma cama, donde también conservamos su escritorio particular hecho con madera de caoba. Él como abogado ocupó varios cargos públicos: Presidente de la Corte Suprema y el Congreso Nacional, Alcalde de San Fernando, y primer Rector de la Universidad Real de San Felipe, que en la actualidad es la Universidad de Chile”, explica Claro.

En la señorial arquitectura de la Hacienda Los Lingues destacan las tejas y el adobe,  junto a construcciones hechas con maderas de roble, coligüe y patagua. Sus 14 habitaciones de lujo, un singular bar y diferentes salones dispuestos para reuniones, juegos, lectura y la música, sorprenden junto a la vasta exhibición de mobiliario, utensilios y decoración centenaria. Todo sumado a la existencia de áreas comunes: patios, jardines y comedores al aire libre con capacidad para mil personas, lugares donde la colmada vegetación es protagonista sin excepción. Verdaderamente, un encantador viaje al pasado.

Mención especial merece la presencia de una capilla católica, donde, entre otras piezas históricas, se conserva un Cristo Florentino confeccionado en el siglo XVI, atribuido al oratorio privado del Papa Pío IX. En ésta se celebran misas, matrimonios y bautizos. También está abierta para visitantes que deseen tener momentos de recogimiento espiritual.

NUEVO DESTINO TURÍSTICO PATRIMONIAL

Con la finalidad de dar valor al turismo patrimonial de seis comunas pertenecientes a las provincias de Cachapoal y Colchagua, pero en torno a La Hacienda Los Lingues y a los recursos existentes en la zona, la Universidad Central mediante su Instituto del Patrimonio Turístico, está liderando desde enero de 2016 el desarrollo del proyecto “Los Lingues: Patrimonio Turístico Competitivo”, iniciativa financiada por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional, enmarcado en la Estrategia Regional de Innovación.

El objetivo de la propuesta es estudiar una serie de recursos patrimoniales que serán puestos en valor a través de la construcción de un “relato turístico”, junto a la oferta de servicios e iniciativas locales. “El proyecto, además de insertarse en la oferta del Valle de Colchagua, se articula con el Valle del Cachapoal abarcando seis comunas: Rengo, Requínoa, Quinta de Tilcoco, Malloa, San Fernando y Chimbarongo, todo en torno a la Ruta 5 Sur, asociado entre plano agrícola y los faldeos cordilleranos aledaños, constituyendo así un nuevo territorio turístico para la Región de O’Higgins”, señala Natalia Toledano, coordinadora de proyectos del Instituto del Patrimonio Turístico perteneciente a la Universidad Central.

LA SENDA CON TINTE ANCESTRAL

Entre los atractivos patrimoniales del nuevo destino figura la zona típica de Guacarhue, en Quinta de Tilcoco, donde resalta la histórica Casa de Ejercicios y la Parroquia Nuestra Señora del Rosario. Esta última declarada Monumento Nacional, reconstruida luego del terremoto de 2010 y abierta al público cuatro años después. También en Rengo el Convento de las Monjas Benedictinas de Mendoza, imponente casona que conserva una capilla y un singular torreón, el mismo que en 1814 Bernardo O’Higgins utilizó para avistar a sus tropas mientras hospedaba en dicho lugar. El turista hoy puede visitar sus parques, la iglesia y la sala de venta con productos fabricados por las mismas religiosas.

En esa comuna se encuentra también la viña Torreón de Paredes, fundada en 1967 por Amado Paredes. Ahí es posible admirar la preservación de la casa principal, espacio que contiene un amplio salón destinado a convenciones y próximos espectáculos de corte cultural, pero siempre en relación al vino. En una dependencia contigua destaca el torreón original, restaurado con técnicas de adobe, y un cuarto piso nuevo desde donde se pueden admirar los viñedos destinados al cultivo de cepas tintas y blancas, más una espaciosa bodega dispuesta para la elaboración de los caldos.

La particularidad de esta bodega es que entre los socios está el conocido comediante y fanático de las motocicletas “Coco” Legrand (Alejandro González Legrand), quien da rienda suelta a otras de sus facetas, pero más desconocida, la del empresario amante del vino, participando en la administración de la viña Torreón de Paredes junto a sus hermanos Álvaro y Javier Paredes Legrand.

La nueva ruta patrimonial busca vincularse a la connotada vitivinicultura del Valle de Cachapoal, que incluye además los Grandes Vinos de San Pedro, proyecto ubicado en el Fundo Totihue, camino al sector Pimpinela, en Requínoa, zona Cachapoal Andes. “La parte más alta de nuestro proyecto que se ubica a casi 400 msm, destaca las cualidades positivas de este valle, dadas principalmente por sus distintos tipos de suelo. Esperamos que nuestros vinos sean embajadores y expresen fielmente lo que es este lugar”, dice Gonzalo Castro, enólogo jefe de la división.

Acá los sentidos del turista no sólo se deleitarán con los aromas y sabores de las connotadas marcas que se elaboran en la bodega: Altair, Sideral y Cabo de Hornos, también disfrutarán junto a una delicada selección de quesos y charcutería, y se maravillarán sin duda con las impresionantes vistas de la naturaleza y el paisaje vinícola que regala el lugar. Simplemente, una armonía perfecta.

Quincho El Asador del Bicentenario

  • Puntilla de San Pedro s/n, comuna de Malloa
  • Teléfono: (+56-9) 6648 6448
  • Talleres de artesanía en mimbre

Rodolfo Castro
Rosendo Jaramillo 84-B, Chimbarongo
Teléfono: (+56-9) 9656 2173

Miguel Ortega
Javiera Carrera 3, Chimbarongo
Teléfono: (+56-9) 9918 0293

  • Rancho San Luis
    Camino San Luis al fondo, s/n, Pelequén
    www.ranchosanluis.cl
    Entre sus actividades destacan la domadura de animales, movimiento de rienda, hilado y telar mapuche, pastoreo, esquila de ovejas y asado al palo.
    Tour por el día: $50.000 por persona en un grupo de seis. Incluye comidas y actividades.
    Hospedaje en cabaña para dos personas $40.000, con desayuno y uso de piscina.