SHERATON BUENOS AIRES

SHERATON BUENOS AIRES

Sheraton Hotel & Convention Center

Un clásico de Buenos Aires

Con más de 45 años de historia, Sheraton Buenos Aires ha sobrevivido varias crisis económicas en el país, posicionándose como uno de los favoritos de miles de turistas que cada año visitan esta ciudad. Con 740 habitaciones, el hotel de la cadena internacional Starwood ofrece comodidad, un buen servicio y gastronomía de nivel internacional.

UBICADO EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD, Sheraton Buenos Aires Hotel & Convention Center es un monumento para los ojos de turistas nacionales e internacionales. A media hora del aeropuerto Ministro Pistarini de Ezeiza, ofrece vistas insuperables de la ciudad y Río de la Plata, logrando captar lo mejor de una de las capitales más turísticas de la región, con más cuatro millones de visitas al año.

Fue construido entre 1969 y 1972, y se transformó en el primer edificio del conjunto urbano Catalinas Norte. Aunque es ideal para altos ejecutivos que buscan eficiencia y descanso, sus instalaciones lo proyectan como una muy buena alternativa para familias y vacacionistas que quieren conocer la ciudad y divertirse. “Entre los servicios que ofrece el hotel tenemos el Sheraton Club Lounge, un refugio reservado para huéspedes que esperan un determinado nivel de servicios y amenidades, que permite seguir trabajando cuando viajan. Su hospedaje le brinda una oportunidad para relajarse y reunirse con amigos o con su equipo de trabajo”, explica María José Gutiérrez, encargada de marketing de Sheraton Buenos Aires.

El hotel además cuenta con piscina al aire libre, abierta en temporada alta, con una espectacular terraza solárium y bar. También hay una piscina interior disponible todo el año, con corriente de agua, cómoda en cualquier clima y para grandes y chicos.

Para quienes gustan del shopping, posee una galería de compras con servicios que incluyen una agencia de viajes, automóviles con chofer, una joyería, un salón de belleza, tiendas de ropa, un banco de cheques de viajero y cambio de moneda, y una galería de arte, todo ubicado convenientemente en el hotel. Otro diferenciador son sus canchas de tenis iluminadas, que permiten practicar durante el día y la noche si se desea. Además está Sheraton Fitness, un gimnasio totalmente equipado con personal a disposición para entrenamientos vigorosos, y una variedad de tratamientos de spa.

HABITACIONES

En Buenos Aires hay cuatro hoteles de la cadena Sheraton, dos en Capital, uno en Pilar y otro en Mar del Plata, pero sin duda, con 720 habitaciones, un centro de convenciones y 20 salones, este edificio es el más importante e imponente. Con un diseño y decoración sofisticada, elegante, con algunos toques modernos, lidera la oferta con seis tipos de habitaciones, cada una pensada para un tipo determinado de pasajero.

Las Classic son habitaciones espaciosas y cómodas. El mobiliario de madera clara crea un ambiente elegante, mientras que las vistas a la ciudad conforman un telón de fondo encantador. Le siguen las Sheraton Club, ubicadas en los seis pisos superiores que ofrecen amenidades mejoradas, agua embotellada de cortesía y acceso al club deportivo, también de cortesía. Están equipadas con impresoras multifunción para cubrir las necesidades de los huéspedes de negocios. “Nuestras suites Premiere ofrecen el espacio y la comodidad para disfrutar de una visita relajada. Las vistas panorámicas son sensacionales, y el telón de fondo perfecto para el ambiente acogedor y atractivo de estas suites. Con un baño y un área de estar, las suites cuentan con espacio suficiente para que los huéspedes se relajen”, dice María José.

La suite Belgrano, una habitación espaciosa de dos dormitorios, ofrece una espectacular vista panorámica de la ciudad y del Río de la Plata. Ubicada en el piso 23, esta habitación es cómoda y privada, con un ambiente encantador y perfecta para relajarse o recibir invitados. La sala de estar y la cocina la convierten en una de las suites de mayor tamaño. Pero la más grande es la suite San Martín. La tranquilidad de un piso superior combinada con los cuadros, decoración antigua y mobiliarios estilo francés, le otorga un encanto clásico. Con una gran sala de estar, cocina tamaño completo y armarios vestidor, esta suite posee todas las comodidades de un hogar, además de un ambiente elegante y una vista panorámica espectacular.

Por último se encuentran las suites Sheraton Club, ubicadas en los seis pisos superiores, poseen un área de registro separada, acceso a internet de alta velocidad, fax, amenidades mejoradas, agua embotellada de cortesía y acceso al club deportivo, también de cortesía, e impresoras multifunción.

SABORES ITALO-ARGENTINO

Además de sus completos desayunos en los que destaca la irresistible bollería dulce nacional, en este hotel se ubican dos espacios para comensales, huéspedes y clientes externos. El primero es St. Regis, un restaurante de lujo en un marco cálido y luminoso, acompañado por una gastronomía moderna argentina, con productos frescos de mercado que logran construir una experiencia excepcional y autóctona.

Por otro lado se encuentra Buono Italian Kitchen. Este lugar fue inaugurado el 24 de febrero de 2016, y presenta un giro moderno a la clásica trattoria italiana. Aquí los huéspedes toman desayuno, y más tarde ofrece una cocina abierta que une todos los espacios. “Las recetas heredadas guardan no sólo los más íntimos ingredientes, sino que también el amor de cada plato, las risas y las miradas. Queremos que sea un lugar donde amigos y familia se junten para disfrutar de pizzas frescas, pastas, antipastos, y especialidades a la parrilla con firma de servicio y hospitalidad”, indica María José Gutiérrez.

Con estas características, Hotel Sheraton Buenos Aires es más que un clásico en la ciudad, es un lugar destacado que ofrece a toda la comunidad cultura, tradición, y una elegancia que estuvo a punto de perder. Las grandes cadenas marcan un referente en servicio, y este caso no es la excepción.

Sheraton Buenos Aires Hotel & Convention Center