DANIEL’S BAKERY & CAFÉ

DANIEL’S BAKERY & CAFÉ

Para gozar y golosear la vida

Después de capacitarse en Estados Unidos y Chile, Daniel Glukman instaló su café en Ñuñoa cumpliendo un sueño: un lugar estilo norteamericano pero con toques originales

DANIEL GLUKMAN ES EMPÁTICO POR DONDE SE LE MIRE. Quizás porque es psicólogo clínico de profesión, porque ama la panadería y la repostería…y se le nota, o porque su capacidad creativa está dando frutos. ¿Dónde?, en Daniel’s Bakery & Café: “ahí somos golosos, gozadores de la vida y de las cosas ricas”, dice Glukman.

Esta pasión Daniel la tuvo desde niño, pasaba metido en la cocina, aprendiendo cada receta que le permitía practicar su abuela o la entrañable nana de la familia. Y aunque estudió y trabajó como psicólogo clínico infanto-juvenil y en paralelo hizo talleres de teatro, realizó cursos de extensión en Culinary Santiago, “quedé fascinado, tuve tremendos profesores que vieron cómo me brillaban los ojos cada vez que me resultaba una receta”.

Otro hito que lo marcó fue cuando llegó a sus manos el libro del prestigioso Bakery Café Amy’s Bread, con varias sucursales en Nueva York. “Escribí a su dueña, Amy Scherber, quien gentilmente me invitó a hacer una pasantía en su fábrica. Así que partí a sus locales en la Gran Manzana y me quedé un año”, recuerda Daniel, quien además entró a estudiar al ICC International Culinary Center de EE.UU…“estando allá me embebí del resurgir maravilloso de la panadería, que trabaja con un ser vivo tincado, que tiene sus días y cambia según hace calor o frío, eso es muy divertido (ríe). Me encantó eso de poder trabajar con lo metódico de la pastelería y la inexactitud de la panadería”…

Con las ideas más claras volvió a Chile y concretó su sueño: abrir Daniel’s Bakery & Café. Buscó una casa y encontró una perfecta de dos pisos en Nuñoa, “la gente curiosamente está viniendo de otros puntos de Santiago especialmente al local, porque supieron de un plato, de un sandwich, o de algo de nuestra repostería”, cuenta el creador de este café que abrió hace un año y tres meses.

HORNEADO HONESTO

“Horneamos artesanalmente recetas tan sabrosas como se ven. Estamos orgullosos de lo que hacemos y lo reflejamos en nuestras creaciones. Usamos sólo ingredientes naturales, no sucedáneos, optamos por ofrecer algo real y natural”, señala Daniel, y agrega: “nos gusta que el chocolate sea chocolate; que la mantequilla sea mantequilla, y que la fruta sea fruta. Cocinamos con dedicación y soñamos con sabores caseros que evoquen calidez, honestidad y cariño”. Dice también que la invitación es a disfrutar del concepto confort food, con comida cálida, reconfortante y acogedora.

La carta tiene fuerte influencia norteamericana. “Me encantan los sabores de la pastelería francesa, pero siento que la de EE.UU. está ligada al concepto coziness (acogedor), asociado también a algo que se puede hacer en casa, que es simple y delicioso”, indica Glukman.

Sin embargo, la llegada de la chef venezolana Andreina Valerio le aportó picardía caribeña a la propuesta, “ella le ha dado más chispa, riesgo y valentía a la carta nueva, que estaba siendo más tradicional y ahora es muy original y pro positiva”. Un rol importante también está jugando Nelson Angulo, jefe de pastelería, que ha dado un diseño muy particular a algunas tortas y productos, quien junto a Daniela Hidalgo, chef administrativa y mano derecha de Daniel y el equipo de colaboradores en cocina y salón, contribuyen a que este local esté superando todas las expectativas.

“Queremos que la gente venga a tomar un capuccino espumoso o un chocolate caliente con marshmallows con nuestra receta casera, a disfrutar de una ensalada o del mejor pan con queso derretido de Santiago. Que lleguen a escuchar una canción en nuestra terraza, o a trabajar con un latte al lado. Que vengan solos, con amigos, familiares, o con sus mascotas, pues somos dog friendly”, cuenta Daniel, quien agrega que para los perros hay juguetes Kog con mantequilla de maní y galletas especiales ($1.000 y $1.200).

A las recetas se suma el Corn on the cob, choclo en mitades, asado a la parrilla con mantequilla, paprika y sal ahumada; y Mango playero, frescos cortes de mango con gajos de lima y sal maldon ($3.000 a $ 4.500). También hay variadas preparaciones de huevos, como Egg salad y Shakshuka; y ensaladas como Kale caesar, la súper food del momento, con camarones grillados, tocino crunchy, crutones caseros y aliño césar con anchoas ($5.500 a $6.200). En sandwichs hay pan casero Grilled cheese deluxe; Arepa peluda, con carne mechada sobre cama de plátano frito y queso gauda, rallado en arepa venezolana y ensaladita de pepino; como también Pizza artesanal vegetariana; Tostadas francesas; Mac&Cheese, cremosa mezcla de quesos y macaronis con flores de brócoli, tocino, y crocantes de pan al romero ($5.100 a $6.900).

Destacan las alternativas para compartir o cucharear, como The crumble; The brownie; el suculento Milkshake ($4.000); las tortas en trozos ($2.800), o enteras a pedido ($28.000 y $30.000); los pie, cupcakes, brownies, cinnamon rolls, scones, muffins y galletones ($1.300 a $3.200). Para beber proveen de sus propios blends de café de Barista Club y té de especialidad Anamaya; jugos naturales y limonadas en mezclas entretenidas y cervezas ($1.300 a $4.000).

PUESTA EN ESCENA

Daniel estudió dirección de arte en los talleres de teatro, que también aplica en el local, donde cada espacio es una puesta en escena. En el primer piso resalta el estilo industrial, que es acogedor, con madera, cobre, y el techo con cañerías expuestas. El segundo nivel funciona como terraza de invierno, por sus enormes ventanales que permiten apreciar la cordillera en toda su majestuosidad, y una pared que simula ser un muro verde. Gracias a los cambios recién estrenados de sus ambientes exteriores sumaron más capacidad (de 50 a 80 personas). En el frontis hay un espacio para niños, con juegos, libros, y una gran pizarra para que expresen su creatividad. También hay un patio para fumadores decorado con fotografías que Daniel define como “sexis, golosas, adultas y entretenidas”. Por último está el sector lounge, espontáneo, con mesones y sillones para grupos más grandes, con un mural full tropical y un carrito tiki de helados y milkshake. En cada uno de estos ambientes se dictan esporádicamente cursos de decoración, floristería, collage, artesanías, repostería y más.

“La psicología la aplico en mi quehacer con el equipo de trabajo. Me interesa la tristeza del resto, y me acerco para ayudar en la medida que puedo”, señala finalmente Daniel Glukman, con ese especial brillo en los ojos que refleja que hoy vive la combinación perfecta de sus pasiones.

  • Daniel’s Bakery & Café
  • Celerino Pereira 1530, Metro Príncipe de Gales
  • Ñuñoa, Santiago
  • Teléfono: (+56-2) 2226 5679
  • Horario: Martes a viernes, de 9:30 a 21:00 hrs.
  • Sábado y domingo, de 10:00 a 21:00 hrs.
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • www.daniels.cl