BARISTA CAFFÉ

BARISTA CAFFÉ

Una experiencia redonda

Innovando desde sus inicios en Puerto Varas, en 2007, El Barista Caffé incorporó el concepto de calidad en torno al café, que sumado a muy buenos tragos, vinos, cerveza y una carta recién renovada, lo convierten en un clásico

CORRÍA EL 2007, cuando Elinor Nazir Reyes en busca de nuevos horizontes realizó un viaje al sur de Chile con el fin de encontrar un proyecto de negocio propio para la familia, pensando en Valdivia o Pucón. Pero el destino final fue Puerto Varas, Región de Los Lagos, donde su hijo Jorge Gutiérrez Nazir tenía contactos por haber trabajado en un bar de la zona. Elinor comenzó a madurar la idea de hacer un café con estilo, y con los nuevos métodos que recién se estaban conociendo del café bien preparado. Finalmente encontraron un lugar pequeño, en una tranquila calle de la ciudad. Así, a mediados de ese mismo año se inició la historia de El Barista Caffé.

Jorge Gutiérrez, Juan Gutiérrez y Elinor Nazir

Elinor antes había trabajado con adultos mayores en el área social de la Municipalidad de La Florida, en Santiago, y se dedicaba a las artes holísticas. Jorge era bartender en distintos restobares, como La Cava de Dardignac, Azul Profundo, Como Agua para Chocolate, Muñeca Brava, El Barcelona en Santiago, y finalmente El Barómetro de Puerto Varas. Sin embargo sus experiencias más importantes las tuvo en restaurants de Francia, España y Bélgica.       

Al ser consultados por qué lo llamaron así, Jorge explicó que “barista era un término desconocido en ese entonces, viene del italiano y se refiere a las personas que atienden la barra, sirviendo hot drinks – espresso y capuccino –; también lo era bartender, que sirven bebidas alcohólicas y otras no tanto. Como la idea era tener una barra central, dada la calidez y cercanía que suele proyectar, y junto con eso preparar excelentes cafés, adoptamos el primer nombre”. El dueño señaló también un dato curioso: “cinco años atrás la gente nos comenzó a relacionar con el café, antes nos vinculaban más con el trago pese a llamarnos barista”. Otro punto a favor fue dar vida a la calle Walker Martínez, y a un sector que de tener menos popularidad pasó a estar rodeado de tiendas, librerías, restaurants y cafés.

  • Arriba: Torta Panqueque chocolate ($3.400) y Mokaccino ($3.000)
  • Izquierda: Kuchen de crema pastelera con frambuesa ($2.800) y Capuccino ($2.500)
  • “El Barista es un lugar donde se trabaja todo el día: se puede beber café a las 8:00 a.m. y conectarse al wi-fi más veloz disponible, almorzar a las 14:00,  tomar una oncecita a las 19:00, cenar a las  23:00 o disfrutar cocteles a las 01:00, incluso más tarde. O sea, existen infinitas opciones”, indicó Elinor.

    En las vitrinas del local también se pueden encontrar productos con los que trabajan, para llevar a casa o como regalo. Existen cafeteras, teteras, café, té, chocolate, vinos y más. Esto junto a la sección de tabaquería, antigüedades y diversos souvenirs. “Incluso te puedes llevar el cuadro de la pared si te agrada, ya que tenemos diversos expositores de pinturas, fotos y otras artes”, dijo la dueña.

  • Arriba: : Tapa de salmón: gravlax de salmón curado en sal, azúcar y eneldo, con queso crema y palta en pan baguette ($5.800)
  • Izquierda: Sandwich Veg burguer, hamburguesa de garbanzos y lentejas, champiñones, cebollines salteados, mix verde, tomate y salsa de yogurt en pan pita ($5.500), con cerveza Morchela artesanal pale ale ($2.400)
  • La ambientación ha ido mutando desde su apertura el 2007, “la última intervención fue el 2015, donde hicimos un trabajo de boiserie con maderas nativas para darle un estilo clásico, con toques ingleses”, puntualizó Jorge. Hoy el local de tonos cálidos cuenta con espacios para diversas opciones, desde una mesa para doce personas, mesas altas para novios o amigos, la barra y la terraza. “La madera aporta la belleza del sur y los colores fueron elegidos con pinzas. Hay carteles que advierten la poca gravedad del lugar, las luces destacan los elementos más importantes con suavidad, completando el ambiente con las exposiciones de fotos y cuadros, y las vitrinas con antigüedades y productos”. La barra fue diseñada por Jorge junto al arquitecto Fernando Mingo, “es una espectacular obra de arte, tanto del lado de quien la disfruta, ya que el espacio es cómodo, con apoya pies, un lugar donde se pueden colgar las pertenencias, etc., como para quienes trabajan del otro lado, donde montar las preparaciones se hace eficiente y agradable”.

    Raimundo y Jorge son amigos. Juntos armaron la carta con el objetivo de que fuera sencilla y que utilizara productos frescos de la zona. “El estilo es una fusión entre lo mediterráneo y lo criollo. Puedes pedir un lomito italiano en las opciones de sandwichs que tenemos, unas papas cabrales de picoteo, o un costillar de chancho ahumado, braseado en vino tinto, acompañado de porotos pallares en emulsión de ají amarillo”, explicaron. 

    Langostino austral, enteros con aceite de oliva y ajo ($6.900)
    Merluza a la plancha con salsa atomatada, alcaparras y arroz blanco ($7.400)

    En la carta destacan los Picoteos. Está el Ceviche mixto, camarones y trucha con leche de tigre, cebolla morada, pimiento y perejil; Tapa de salmón; Langostino austral; Papas cabrales fritas, con salsa de queso azul; o Entrañas en tiras selladas con reducción de vino tinto ($4.200 a $7.900). También están los Platos: Merluza a la plancha; Plateada braseada al vino tinto; Confit de pato con puré de papa camote; Risotto de camarones y verduras; o Pescado de roca con puré de porotos pallares ($7.500 a $11.900). Entre los sandwichs hay Veg burguer; Mechada; Jarpalta o Salmonini ($3.600 a $6.500), junto a ensaladas, ricas opciones para el desayuno y la hora del té.  De postre, Kuchen de crema pastelera con frambuesa; Torta panqueque chocolate; Pie de limón; Crème Brûlée; Brownie con helado, etc. ($1.300 a $5.000).  

    El menú diario ($6.800) permite optar por una entrada (ensalada o sopa); fondo con tres opciones (veggy, casero o mediterráneo); y para beber, una copa de vino, caña de cerveza, limonada (menta, arándano, jengibre, etc.) hecha a la minuta, con limón de Pica o bebidas. Los tragos, con una surtida carta, se sirven a la usanza de España, acompañados de una tapa de cortesía, como pinza de jaiba, croqueta de quínoa, jamón serrano, etc. Resalta el Moscow mule, un trago antiguo con vodka, ginger beer y limón en copa de cobre, con tapa de cortesía ($4.500); Laguna azul; Julep mint, Piston, buenos vinos y cervezas. 

  • Arriba: : Plateada braseada al vino tinto con tallarines caseros ($7.900)
  • Derecha: Confit de pato con puré de papa camote asada ($11.900)
  • EL CAFÉ

    “En la barra central tenemos La Marzocco, máquina de espresso italiana roja que nos acompaña desde 2009”, contó Juan Cristóbal Gutiérrez Nazir, barista jefe, hermano de Jorge, quien posee una extensa trayectoria ligada al café. El profesional ha trabajado en varios locales en Santiago y se ha capacitado con expertos.

    Peregrino les provee de café, con un blend house especial. Juan Cristóbal explicó que “el café fue el enganche inicial y la batuta de toda esta historia. Innovamos en el latte art y en presentación, buscando el gusto italiano. El café es de tostado intenso, de baja acidez, compuesto por un porcentaje de robusta que le da cremosidad y un color también intenso. En la actualidad estamos trabajando con Sebastián López, de Café Peregrino, junto con el tostador barista Claudio Murillo, dedicados a encontrar un blend especial para nosotros. Hemos probado blends de Sumatra en Indonesia, e India, consiguiendo un café intenso, de poca acidez, con aromas de frutos rojos, madera y cacao”.

    Juan Cristóbal contó también que la última incorporación fue el filtrado en dripper, “algo que toma tiempo y requiere paciencia, pero con resultados que asombran el paladar. Podríamos decir que el filtrado en dripper es lo opuesto al espresso, donde puedes disfrutar sabores sutiles con un método más ligero, pero no por eso menos apreciable”.

    Cuando están prontos a cumplir diez años, las ideas no se detienen. Es así como crearon las Noches Temáticas, como la de ostras, locos, centolla, choritos, donde se lanza un plato especial que no está en carta. En otras veladas hay música en vivo: jazz, cueca brava, bossa nova, o un Dj.

    Al cierre, Elinor destacó que en todos estos años han conseguido que El Barista Caffé sea un grato lugar de encuentro, de hecho cuatro años consecutivos han recibido el certificado TripAdvisor gracias a la excelencia en el servicio, “somos una especie de red social cosmopolita. Están los de siempre, más visitantes y turistas, una opción fuerte que sirve para calentar motores en Puerto Varas”

  • Arriba: : Moscow mule, con vodka, ginger beer y limón y tapa de cortesía ($4.500)
  • Izquierda: Chef Raimundo Fernández y sous chef Diony Montero
  • El Barista Caffé

    • Walker Martínez 211 A
    • Puerto Varas, Región de Los Lagos
    • Teléfono: (+56) 65 223 3130
    • Horario de atención: Lunes a jueves, de 7:45 a 2:00 a.m.
    • ​​​Viernes y sábado, de 9:30 a 3:00 a.m.
    • D​​​omingos y festivos, de 9:30 a 1:00 a.m.
    • www.elbarista.cl